20 de agosto de 2019
13 de abril de 2014

El sonido "reconocible" de Automatics regresa al Contempopránea

El sonido "reconocible" de Automatics regresa al Contempopránea
IMAGEN CEDIDA POR AUTOMATICS

MÉRIDA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El sonido "personal y reconocible" de Automátics volverá a escucharse por tercera vez en el Contempopránea, que este año rendirá un homenaje a esta banda de Linares (Jaén) por su trayectoria musical durante la década de los 90.

   Automatics, que formó parte del cartel del festival en las ediciones de 1997 y 2000, actuará el próximo 26 de julio en la sede de Alburquerque (Badajoz), donde compartirá escenario con La Habitación Roja, Exsonvaldes, León Benavente y Odio Paris. El día antes actuarán Niños Mutantes, Pony Bravo, Maika Makovski, Kokoshca, Klein y Supertennis.

   Alfonso Linares (guitarra), Manuel Aranzana (guitarra), José Lozano (voz), Javier Hernández (bajo) y David Morales (teclados), miembros de Automatics, han reconocido en una entrevista concedida a Europa Press que para ellos es "muy importante" el reconocimiento del Contempopránea a sus diez años de carrera, entre 1991 y 2001, ya que se trata de un festival que "siempre ha cuidado mucho a los grupos nacionales", algo que "es de agradecer", han apostillado.

   Se trata de una banda en cuyo primer disco ya se intuía cuáles eran sus influencias, sus temas estaban "muy cercanos" al noise-pop, pero con el paso del tiempo fue haciendo un sonido "más personal y reconocible", aunque le sigue gustando mezclar el ruido y acompañarlo de melodías pop.

   Automatics aborda "a veces" experiencias personales que se pueden trasladar a cualquiera, y en otras, por el contrario, deja "más espacio a la imaginación", pero "sin duda" sus canciones son "básicamente" pop "camufladas" con guitarras fuertes, aunque también le gusta adentrarse en el space-rock y experimentar "un poco".

EVOLUCIÓN DESDE 1991

   Esta banda comenzó su andadura musical en el año 1991, separándose en 2001, pero el testimonio de esa etapa y el camino por donde transitaba quedó reflejado en su último trabajo editado 'Wilson, love me'.

   Durante esos diez años, Automatic sacó al mercado varios discos tanto de pequeño como y formato largo, tales como 'Drive Wheel' (1993), 'Cesárea' (1994), 'Ultrasónica' (1995), 'Space rock melodies' (1997), 'Duty' (1999), 'Tv preacher' (1999), 'Experiment in motion graphics' (2000) y 'Wilson, love me' (2001).

   Ahora 13 años después de aquella separación, la evolución del grupo está en "standby", ya que sólo está tocando en directo para "defender" las ventas del doble disco recopilatorio que se ha editado "recientemente", y después de esto se replanteará "seguir o dejarlo definitivamente".

   Por ello, los miembros de Automatics han reconocido a Europa Press que una vez terminen sus compromisos, valorarán si entran en estudio y sacan al mercado nuevo material o, por el contrario, lo dejan "definitivamente".