30 de octubre de 2020
26 de junio de 2018

Medio Rural defiende no ampliar el acto riesgo de incendios a octubre aunque los medios sí estén contratados

Medio Rural defiende no ampliar el acto riesgo de incendios a octubre aunque los medios sí estén contratados
EUROPA PRESS

"Es complicado dar marcha atrás a un máximo riesgo", señala Fernández-Couto, quien justifica que puede haber "muchas" peticiones de quemas ese mes

OURENSE, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director xeral de Ordenación Forestal de la Xunta, Tomás Fernández-Couto, ha defendido este martes que el periodo de alto riesgo de incendios se haya declarado entre el 1 de julio hasta el 30 de septiembre, aunque la contratación de medios propios se haya prolongado un mes más, hasta el 31 de octubre.

En un desayuno informativo en Ourense, Fernández-Couto ha indicado que la "principal novedad" es que este año los medios propios están contratados durante cuatro meses, mientras que hasta ahora se iniciaba progresivamente el despliegue "para que los medios también se ocuparan el mes de octubre". "Pero una y otra vez, octubre nos da trabajo y hemos decidido ampliar el periodo de despliegue en cuanto a recursos propios", ha explicado.

Sin embargo, el alto cargo de la Xunta ha indicado que "esto no quiere decir que se haya ampliado a octubre también" el periodo de alto riesgo, si bien el Gobierno gallego ha dicho en reiteradas ocasiones que tenía intención de hacerlo, como así lo dijo también el día en que el Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó el periodo de alto riesgo entre el 1 de julio y el 30 de septiembre.

Con todo, el decreto de la Xunta publicado recoge que, aunque el periodo es el descrito, el director de Ordenación Forestal está facultado para "modificar" estas fechas y declarar "peligro alto otras épocas del año".

JUSTIFICA QUE PUEDE HABER QUEMAS

Fernández-Couto ha justificado la medida de no ampliar el alto riesgo porque "si empieza a llover el 10 de octubre, es complicado dar marcha atrás a un periodo de máximo riesgo". Y ha puesto como ejemplo que puede haber "muchas peticiones de quemas", las cuales, desde junio, están prohibidas, llueva o no.

"Entonces nos parece que trasladar esa norma a todo el mes de octubre no era necesario, pero sí actuar como si fuese", ha sintetizado Fernández-Couto quien, por otro lado, ha recordado que el despliegue de medios propios sí se mantendrá.

CONCIENCIACIÓN SOCIAL

Así las cosas, Tomás Fernández-Couto ha defendido en su intervención la concienciación social y la ampliación del operativo de brigadas durante un mes más, de julio a octubre, como dos medidas "clave" en la lucha contra los incendios en la Comunidad.

También ha señalado que "el único freno" en la proliferación de los incendios en los montes gallegos es "la colaboración ciudadana y la concienciación social", ambas "muy importantes en la lucha contra cualquier delito".

"La colaboración de los ciudadanos a la hora de denunciar o mantener limpias sus parcelas es muy importante, sobre todo, en los días de condiciones meteorológicas extremas, en los que se registra una mayor actividad incendiaria y en donde está el problema", ha abundado.

"Los cuerpos y fuerzas de seguridad y el despliegue público hacen mucho, pero si no tenemos unos ojos y unos oídos de cada gallego que esté en el territorio de manera que los propios incendiarios se sientan seguidos y rechazados por la sociedad y podamos tener en tiempo y forma toda la información disponible, la lucha contra los incendiarios es mucho más difícil", ha destacado.

"Octubre nos da trabajo; para evitar problemas, hemos decidido ampliar las medidas un mes más. Es una medida estructural importante y se abordará una ampliación progresiva en la duración durante los próximos años", ha explicado.

EFECTIVOS EN LA LUCHA CONTRA INCENDIOS

En esta misma línea, Fernández-Couto ha señalado que, en Ourense, habrá unas cien brigadas propias o contratadas por empresas públicas y otras cien brigadas de Ayuntamientos y Grupos de Emergencias Supramunicipales (GES).

Asimismo, la provincia contará con una base en Xinzo de Limia de dos aviones de carga en tierra y una base BRIF en Laza con dos helicópteros medios, cada uno de ellos con brigada de extinción. Además, la Xunta de Galicia cuenta con cinco helicópteros de extinción, cada uno de ellos con sus brigadas, y dos helicópteros de coordinación.

El director xeral de Ordenación Forestal también ha explicado que los dos helicópteros de coordinación que operan en Galicia cuentan con medios de vigilancia y seguimiento reforzados. Mientras, uno de los helicópteros lleva un sistema de vídeo que puede transmitir en directo vídeos de los incendios y el otro puede fotografiar, de forma que, en tiempo real, pueden transmitir vídeo y foto además de coordinar.

INCORPORACIÓN DE CÁMARAS DE VIGILANCIA

Otras de las novedades en el operativo contra incendios de este verano será la puesta en marcha de 41 nuevas cámaras de vigilancia en los montes del territorio gallego, que se suman a las tres existentes.

Fernández-Couto ha señalado que la mayoría de estas cámaras, que "permiten ver lo que pasa en el territorio en tiempo real", estarán en Ourense y comenzarán a funcionar en los montes de la Comunidad "próximamente".

"Son cámaras que dan información sobre el tipo de incendio, el color y la densidad del humo, permiten ver si hay varios incendios, la evolución o el desplazamiento", ha subrayado.

"Entre el personal de los puestos de vigilancia y estas cámaras, tendremos mucha información desde varios ángulos, por lo que habrá más capacidad de información y de discernir el número de incendios que hay y los que están apareciendo", ha subrayado.

Asimismo, ha destacado que estas cámaras cubrirán el 48 por ciento de la superficie forestal de Galicia y su incorporación no conllevará una reducción del personal humano en la lucha contra los incendios.

REDUCCIÓN PROGRESIVA DEL NÚMERO DE INCENDIOS

El director xeral de Ordenación Forestal de la Xunta ha destacado que el número de incendios registrados en Galicia se ha reducido en los últimos años. "Los 3.500 incendios actuales al año en Galicia me siguen pareciendo un disparate, excesivos, pero venimos de 10.000, que eso ya no tiene ni nombre. Es la tercera parte de lo que teníamos. Si seguimos con esa evolución, vamos bien", ha afirmado.

Fernández-Couto ha indicado que hay registros de incendios desde el año 1990. El año 1995 fue el año en el que se registraron más incendios: 15.500, mientras que ahora la media se sitúa en torno a los 3.000-3.500 incendios anuales.

Asimismo, Fernández-Couto ha apuntado que la disminución del número de incendios "es un avance de la sociedad gallega, pero hay todavía un peligro: la actividad incendiaria en esos días extremos". "Me cuesta pensar qué pasa en la cabeza de alguien que provoca incendios sabiendo las condiciones que se dan", ha añadido.

Para leer más