19 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Rural.- El 60% de los cotizantes en el Régimen Agrario en Galicia son mujeres frente al 10% de Castilla y León

La ley que integra estos trabajadores del rural en Autónomos supondrá un alza de su cotización para que cuenten con una pensión más alta

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 60 por ciento de los cotizantes en el Régimen Especial Agrario (REASS) en Galicia son mujeres, frente a un porcentaje más bajo en otras comunidades como es el caso de Castilla y León en el que se reduce a un diez por ciento.

Así lo reveló y celebró el secretario de Estado de la Seguridad Social en su intervención de clausura de una jornada informativa celebrada en Santiago de Compostela sobre la Ley de Integración del Régimen Agrario por cuenta propia en Autónomos, que Octavio José Granado definió como "bonita" porque permitirá a los cotizantes del campo contar con la mismas prestaciones de jubilación un empresario o trabajador por cuenta propia.

"No te sentirás discriminado con respecto a otros trabajadores al saber que no te jubilarás con la mitad de pensión que tu hermano con empleo en el sector industrial", apuntó a modo de ejemplo.

Precisamente, destacó que esta ley pretende acabar con el hecho de que los cotizantes en el Régimen Especial Agrario contaban con las pensiones más bajas, "sólo superadas por las trabajadores del hogar con diez euros menos", precisó.

Así, Octavio José Granado reveló como un agricultor o ganadero cobraba al jubilarse 438 euros de media al mes, frente a los 811 euros del Régimen General y los 740 euros de los Autónomos.

El secretario de Estado de la Seguridad Social atribuyó esta baja pensión al hecho de que el REASS establecía una base de cotización "mínima" porque este régimen especial se creó con la idea errónea de que las rentas de trabajo del rural iban a ser siempre de "baja calidad e intensidad".

No obstante, destacó que, "afortunadamente", pasados 40 años las rentas agrarias sufrieron una evolución propiciada por la "enorme" modificación que supuso en la actividad agraria la innovación tecnológica y el cambio de las explotaciones, con diversificación de producción que no se limita a lo agrario y ganadero, "compatibles con la actividades medioambientales y turísticas".

De este modo, la nueva ley pretende, aumentando de una forma "razonable" la base de cotización, que agricultores y ganaderos cuenten con pensiones que "sean como el resto de empresarios de otros sectores que trabajan en España".

FRENAR LA "SANGRÍA" DE ABANDONO EN EL CAMPO.

Asimismo, destacó que esta normativa "prioriza" y contiene una "discriminación" positiva para los trabajadores del campo con el objeto de paliar el abandono que vive el rural y conseguir un "mínimo" de ocupación en el campo. "No podemos permitirnos este lujo, dislate y despilfarro por motivos sociales, medioambientales y económicos", argumentó.

Precisamente, alertó que la "sangría" de población y actividad en el campo está provocando que se llegue a un "puntó límite" de la masa crítica necesaria en el rural para incentivar el trabajo en estas zonas.