26 de mayo de 2020
12 de agosto de 2008

Rural.- Cincuenta agentes forestales exigen en Santiago un salario "justo", mejores medios y un aumento de plantilla

Aseguran "pagar el pato" de la división en el Gobierno gallego al considerar que complica las negociaciones

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Unos 50 agentes forestales exigieron hoy ante los edificios administrativos de la Xunta un salario "justo", mejores medios técnicos y un aumento de plantilla en la primera de las movilizaciones convocadas este mes en la capital gallega por la Plataforma de Agentes Forestales y Medioambientales de Galicia, integrada por CC.OO., UGT y CSI-CSIF.

Su portavoz, Alejandro Rodríguez, confirmó a Europa Press la intención de esta organización de secundar una "huelga indefinida" a partir del 10 de septiembre si los responsables de las consellerías de Medio Rural, Medio Ambiente y Presidencia --a través de la Dirección Xeral de Función Pública-- no acceden a negociar con este colectivo y ofrecer mejoras salariales y laborales "concretas". Los manifestantes expresaron hoy su malestar ante la Consellería de Medio Rural, de la que dependen unos 350 de los 550 efectivos que integran este cuerpo, al grito de 'Negociación y no imposición', 'Suárez Canal esto va muy mal' o 'Quién apaga el fuego, somos nosotros'. Las protestas se repetirán dentro de una semana frente a la sede de Medio Ambiente, departamento al que están vinculados otros 150 agentes y del que también denunciaron su falta de disposición a impulsar avances en la negociación, después de los cinco encuentros que, aseguraron haber mantenido desde enero con la Administración.

"Estamos pagando el pato de la división del colectivo de agentes entre Medio Rural y Medio Ambiente", aseguró Rodríguez, que apuntó la "dificultad añadida" que se deriva de la falta de diálogo entre los departamentos que dirigen Alfredo Suárez Canal y Manuel Vázquez. "Ellos lo niegan pero la realidad es que no se hablan, no se pueden ni ver", aseveró, tras insistir en que este factor "complica" cualquier "solución" o "acuerdo".

Con respecto al desmarque de la CIG, sin representación en la Plataforma, consideró que se debe a un "trasfondo político" que, a su juicio, vincula al sindicato nacionalista y Medio Rural, departamento gestionado por el BNG. A su vez, el portavoz de CSI-CSIF, Ramón Díaz, destacó la presencia de la CIG en parte de las reuniones celebradas con responsables de la Xunta, pese a su posterior abandono de la negociación.

REIVINDICACIONES

Una de las reivindicaciones del colectivo de agentes forestales es la mejora de la remuneración por cada guardia realizada, al cobrar 16 euros brutos por 12 horas de trabajo, así como el pago de un complemento por toxicidad, peligrosidad, nocturnidad y responsabilidad, según explicó Díaz.

Un agente forestal cobra entre 1.100 y 1.400 euros, cuantía que depende de su nivel --hay tres, 14, 16 y 18--, años de servicio y grupo --300 pertenecen al C y los restantes al D--. A esta remuneración se añaden los cerca de 240 euros que perciben por las guardias que realicen, dos cada ocho fines de semana en invierno y más frecuentes en verano.

Durante la época de máximo riesgo --julio, agosto y septiembre--, además de otro mes que elija la Administración gallega, los efectivos de este cuerpo trabajan día sí, día no en jornadas de 12 horas que pueden ampliarse a 16 "si es necesario", según detalla Díaz.

A este respecto, insistió en que su función va más allá de dirigir la extinción de los incendios, al representar a la autoridad en labores de control e inspección de actividades relacionadas con los montes, ríos, cotos de caza y pesca. "Si vengo de dirigir un incendio y me encuentro a un furtivo en un río debo pararlo y actuar", aseguró por su parte Rodríguez, después de subrayar que la carga de tareas administrativas que completa su actuación sobre el terreno es propia del grupo C de funcionarios de la Xunta.

Esta cuestión es otro de sus principales objetivos "desde hace 18 años", como apuntó el portavoz de la Plataforma. "Fuimos los primeros de España en solicitarlo y los últimos en lograr esa consideración", añadió.

Hace dos años que la Administración autonómica aprobó la incorporación de 300 agentes en esa escala, aunque, como reiteraron hoy, ese cambio no se ha materializado todavía. El ascenso supondría, según estimaron, un aumento salarial de 100 euros mensuales y el "reconocimiento de nuestro trabajo". En esta línea, Rodríguez recordó, además, que otros efectivos 150 permanecen en el grupo D.

Aparte, los representantes de los agentes cargaron contra la falta de medios técnicos --desde la renovación de los todo terrenos más antiguos hasta la dotación de prismáticos y otros equipos básicos-- así como con respecto a la necesidad de ampliar la plantilla, al cumplirse 25 años de su creación.

En esta línea, el portavoz de la Plataforma advirtió de que vigilarán los casos en los que trabajadores de empresas públicas como Seaga o Tragsa "suplanten" las competencias de un agente forestal sin contar con la capacitación requerida.