15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 24 de febrero de 2008

    Rural.- Expertos internacionales analizarán en Santiago los efectos atenuantes de la agricultura en el cambio climático

    La actividad agroganadera puede reducir hasta el 11 por ciento las emisiones totales de gases de efecto invernadero

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Expertos internacionales participarán esta semana a Santiago de Compostela para participar los días 28 y 29 en el Primer Congreso sobre 'Medio Rural, Agricultura y Cambio Climático'. En este foro se incidirá en el papel muy importante que tiene la actividad agroganadera para reducir los efectos del cambio climático.

    Precisamente, los expertos sitúan en un 11 por ciento su capacidad para canalizar a la altura de 2030 las emisiones totales de gases de efecto invernadero, a los que Galicia es "muy vulnerable", tal y como demuestra que la temperatura media ha subido en la comunidad 1,45 grados frente a los 0,6 de la media mundial.

    "Galicia es más vulnerable al cambio climático que otras regiones y en la agricultura radica parte de las soluciones", reveló Miguel Acuña, director técnico do departamento de Medio Ambiente de Unións Agrarias, sindicato que, por este motivo, ha decidido organizar en la capital gallega este congreso.

    Este foro contará, tal y como adelantó la bióloga Malú Eyo, con destacados expertos internacionales y que permitirán abordar durante los días del congreso los retos a los que se enfrenta la agroganadería gallega para definir ya estrategias de actuación en Galicia.

    Miguel Acuña incidió en la importancia de actuar en estos momentos para hacer frente al cambio climático. Para sustentar que se tomen medidas ahora, recurrió a beneficios ya sólo en términos económicos. Así, reveló que cada euro que se invierta para luchar y hacer frente al cambio climático permitirá "ahorrar hasta 20 euros que supondría estas mismas acciones en el futuro". Precisamente, destacó que técnicos de Unións Agrarias llevan ya tres años aplicando en las explotaciones agroganaderas programas medioambientales "y se nota la evolución".

    Como resultado, en Galicia cada vez más el sector agroganadero apuesta por prácticas de agricultura "sostenible y ecológica" que es la "clave" para mitigar los efectos del cambio climático como son la siembra directa, uso de fertilizantes orgánicos o la rotación de cultivos.

    Miguel Acuña destacó la importancia de estas prácticas para reducir el impacto de los gases de efecto invernadero, ya que aumentan el secuestro y canalización de carbono en el suelo.

    La aportación de la actividad agroganadera a la lucha contra el cambio climático también reside en la posibilidad de aportar combustibles renovables y alternativos a los fósiles como son la biomasa, que además generan riqueza y renta en el rural. Por ello, también consideró que a estos subsectores se les abre "una oportunidad".

    FENÓNEMOS METEOROLÓGICOS EXTREMOS.

    Sin embargo, alertó que los efectos "perjudiciales" del cambio climático en Galicia y, en concreto, en la actividad agroganadera son ya una realidad que se constata no sólo con la subida de la temperatura, sino el aumento "en frecuencia e intensidad" de los periodos meteorológicos extremos como son las tormentas, inundaciones y sequías. Éstas, precisamente, tenían un período de retorno de cada cien años, que se ha reducido a diez, con el "coste económico" que esto supone para los ganaderos, que se ven sin pastos y deben recurrir a comprar cereales y forrajes.

    De igual modo, admitió que ha aumentado "muchísimo" el riesgo de incendios forestales, "tanto en frecuencia como en intensidad"; a lo que sumó adelanto de las vendimias; y la desaparición de especies. En concreto, alertó a las hayas que en los Ancares, "están prácticamente extinguiéndose", lamentó.

    EL CAMBIO CLIMÁTICO, AUMENTA LA CALIDAD DEL VINO.

    Contrariamente a lo que pudiera parecer, existen subsectores que se beneficiarán de este cambio climático. Así, Acuña apuntó al vitivinícola, ya que la subida de la temperatura supondrá una mayor calidad de los caldos, sobre todo, los tintos, que obtendrán mayor grado de alcohol.

    De este modo, Acuña auguró la posibilidad de que zonas, hasta ahora óptimas preferentemente para los vinos blancos, podrán cultivar variedades de tintos de calidad. Al respecto, apuntó a la zona de Cambados como la gran beneficiada.