27 de mayo de 2019
26 de junio de 2008

Rural.- Los mataderos están a pleno rendimiento tras dos días huelga de veterinarios, que apuntan a pérdidas millonarias

Este colectivo de cerca de 700 profesionales decidirán "mañana o el lunes" si retoman el calendario de protestas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los mataderos de Galicia están hoy a "pleno rendimiento" tras dos días prácticamente paralizados debido a la huelga de veterinarios de la Xunta que, precisamente, admitieron que su paro de 48 horas ha provocado "pérdidas millonarias".

"Hay que tener en cuenta que empresas como Coren sacrifican al día 3.000 cerdos y más de 200.000 aves y han tenido que ir a Portugal", precisó a Europa Press, a modo de ejemplo, el veterinario Rubén Gómez y delegado de CC.OO.

Este sindicato, junto a UGT, CIG y CSIF, compone la plataforma convocante de estos dos días de huelga para reprobar la "precariedad" y la "falta de estabilidad" laboral con la que desempeñan su labor esto 700 profesionales, dependientes de las consellerías de Sanidade, Medio Rural, Medio Ambiente y Pesca.

Durante estos dos días, los mataderos han funcionado con los servicios mínimos, que implica que el sacrificio sólo quedaba limitado a motivos de urgencia o bienestar animal. Por ello, hoy tras contar de nuevo con la inspección veterinaria necesaria para realizar su actividad, están trabajando al "cien por ciento de su capacidad", remarcó Rubén Gómez.

De este modo, confirmó que entre "hoy y mañana" los mataderos tratarán "de compensar" las faltas de sacrificio de estos dos últimos días. En todo caso, admitió que las empresas cárnicas "no podrán recuperar" lo no vendido por la inactividad.

Unas jornadas de huelga que pueden volver a repetirse, si la Administración "continúa" sin dar respuesta a las reivindicaciones de este colectivo que van encaminadas a conseguir que estos profesionales realicen su actividad con "dignidad" y acabar así con lo que consideran "precariedad" en el desempeño de sus funciones por falta de medios "apropiados", se quejó un portavoz de la CIG, Daniel Carballo.

Al respecto, admitió que se cuenta con un servicio "muy antiguo" que data de 1992 y que exige ser "reestructurado". "No es apropiado ni adecuado para las necesidades de hoy en día", remarcó.

En concreto, estos profesionales demandan "estabilidad laboral", "redimensionamiento" de los cuadros de personal y establecimiento de un nuevo sistema de funcionamiento de los servicios de inspección veterinaria.

ASAMBLEA "MAÑANA O LUNES".

A la espera de una repuesta de la Administración tras este calendario de movilizaciones, la plataforma sindical celebrará "mañana o el lunes" una asamblea para decidir si retoman sus protestas, después de que el pasado lunes las consellerías implicadas les presentara una propuesta "raquítica e insuficiente", se lamentó Rubén Gómez.

"Su intención era que desconvocáramos los dos días de huelga y, al no hacerlo, rompieron unilateralmente la mesa de negociación", se quejó. No obstante, mostró la disposición de este colectivo a seguir "dialogando" para conseguir unas condiciones de trabajo "dignas".

Esta es una de las demandas en las que incidió Daniel Carballo (CIG) para conseguir acabar así con lo que consideran "precariedad" en el desempeño de sus funciones por falta de medios "apropiados".

Al respecto, admitió que se cuenta con un servicio "muy antiguo" que data de 1992 y que exige ser "reestructurado". "No es apropiado ni adecuado para las necesidades de hoy en día", remarcó.

DISIMINACIÓN EN CUATRO CONSELLERÍAS.

Asimismo, reprobó la "diseminación" de este servicio de garantía de salubridad animal y alimentaria en varios departamentos. "España es el único Estado de la UE con esta segregación en diferentes compartimentos", lamentó. Por ello, consideró necesario un cuerpo único coordinado por la Consellería de Presidencia.

Carballo precisó que esta situación de disgregación "dificulta muchísimo" la labor de estos profesionales. Así, relató, a modo de ejemplo, que él como veterinario, dependiente de la consellería nacionalista de Medio Rural, tiene limitada su actuación hasta la entrada del animal al matadero, "una vez allí corresponde a otro compañero de otro departamento".