26 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Rural.- Medio Rural detecta interés de "muchos" productores para incorporar al Banco de Terras sus fincas abandonadas

El régimen de alquiler del Bantegal busca poner a producir 10.000 hectáreas incultivadas a finales de año

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Banco de Terras (Bantegal), que se puso en marcha el pasado 5 noviembre, ha despertado interés de "muchos productores" que se han puesto en contacto con la Consellería de Medio Rural para incorporar sus fincas a este régimen de alquiler con el que el departamento que dirige Alfredo Suárez Canal pretende rescatar del abandono 10.000 hectáreas al finalizar el año, de las 200.000 dejadas a monte que registra Galicia, el 70% de su terreno útil.

No obstante, el objetivo es que en tres o cuatro años 10.000 agricultores o ganaderos alquilen a un precio medio e 134 euros por hectárea y durante un tiempo mínimo de cinco años unas 100.000, que supondrán redimensionamientos de sus explotaciones para hacerlas más rentables.

En declaraciones a los medios ante de presidir el Consello Forestal, Suárez Canal reveló que no sólo los propietarios de fincas productivas incultivadas se han puesto en contacto con Medio Rural para poner a disposición sus fincas en el Bantegal, sino en este mes y medio de vida, el Banco de Terras ha generado una "enorme expectativa" entre "muchos" agricultores y ganaderos que necesitan tierra para incrementar la base territorial de sus explotaciones o para incorporarse a esta actividad.

Con todo, Suárez Canal recordó que se trata de un instrumento que de reciente inicio. Por ello, Medio Rural baraja que no será hasta "el primer trimestre" de 2008 cuando empiece a producir "los primeros resultados con transacciones concretas de alquiler y arrendamiento".

JOVENES Y MUJERES.

El Banco de Terras va dirigido a todo aquel que deseen instalarse como agricultor pero, especialmente, a jóvenes y mujeres. De esta forma, potenciará las explotaciones encabezadas por jóvenes, sobre todo, en zonas afectadas por el envejecimiento de la población o el éxodo rural. Además, se mejorarán las explotaciones gestionadas por mujeres y se facilitará el acceso a las mismas de agricultoras que hayan sufrido violencia de género. Asimismo, supondrá a los propietarios una deducción del 95% de la cuota tributaria en impuestos de transmisión patrimonial.

Precisamente, desde su puesta en marcha Suárez Canal ya había destacado la "muchísima demanda" por parte no sólo de agricultores y ganaderos, fundamentalmente jóvenes, que quieren acceder a estos terrenos para redimensionar sus explotaciones y hacerlas más rentables, sino también por parte de los propietarios que "estaban esperando contar con una garantía pública de renta y que no supone pérdida de titularidad".

En la actualidad existen cinco comarcas --Deza, Terra Cha, Xallas, Ordes y Limia-- en la que, por su elevado interés agrario, la consellería tiene especial motivación para que se favorezcan este tipo de contratos. No obstante, cualquier persona propietaria de una finca puede poner su terreno a disposición el Banco de Terras e igualmente, cualquier ganadero o agricultora gallego, puede acceder a él para redimensionar su explotación.

Para ello, se cuenta con una base e datos, al que los interesados pueden acceder por internet y que facilitará incluso localizaciones fotográficas gracias al SITGAL. Asimismo, podrá conocer los precios de los terrenos que variarán según el cultivo.

PRECIOS.

Precisamente, finalmente, el arrendamiento será un 33,7% más barato de lo previsto inicialmente por la Consellería de Medio Rural, tras la "presión" ejercida por los sindicatos agrarios para contar con valores "más asequibles" y "atractivos".

Los precios se han establecido tomando como base la cotización actual de los arrendamientos de fincas agrarias y serán muy diferentes en función del uso de la tierra --huerta, viñedo, frutales, regadío, prados, pastizales o forestal-- y la parroquia donde estén ubicados.

De igual modo, Medio Rural también aclaró, por su parte, que la existencia del Banco de Terras no supone que desaparezcan las prácticas --muy habituales en zonas como la Terra Chá (Lugo)-- entre ganaderos que tienen incultivadas sus fincas y las ceden sin ningún tipo de coste para que sus vecinos las tengan cuidadas y productivas.

INTERÉS DE LOS JOVENES Y EMIGRANTES.

Suárez Canal también ha comentado en ocasiones anteriores que en este interés por redimensionar las explotaciones a través del alquiler de fincas por el Banco de Tierras se encuentran los jóvenes, colectivo que pretende que a final de legislatura se incorpore a la actividad agraria en una cifra de 5.000.

No obstante, la consellería también admitió que hay un alto índice de emigrantes que ya han mostrado a este departamento su interés en incluir las fincas con las que cuentan en Galicia en el Banco de Terras para que no estén incultivadas e improductivas.

La misma actitud, según adelantó Medio Rural, que muestran propietarios de terrenos agrarios situados en otras provincias en la que habitan o que están totalmente desvinculados con la actividad rural, por lo pretenden que estas fincas pasen a integrar el Banco de Terras, que prevé disponer de 100.000 hectáreas al final de la Legislatura.

El objetivo del departamento de Suárez Canal es incrementar la superficie agraria útil de Galicia, que en estos momentos se sitúa alrededor de las 750.000 hectáreas, el 25% del territorio total de Galicia.