19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 24 de febrero de 2008

    Rural.- Montes de Pontecaldelas (Pontevedra) afectados por incendios acogerán parcelas de investigación sobre el castaño

    La anticipación de temperaturas primaverales provoca que se tengan que acelerar las acciones porque las plantas empezaron a brotar

    PONTEVEDRA 24, (EUROPA PRESS)

    Los terrenos de la Mancomunidad de Montes de Pontecaldelas (Pontevedra) afectados por los incendios forestales de 2006 se han convertido en "parcelas de investigación" donde se han plantado hasta tres clones distintos de castaño híbrido. El objetivo de esta iniciativa es comprobar 'in situ' los resultados de crecimiento y producción de los clones seleccionados para saber cuál se adapta mejor a la zona.

    La plantación, en la que participaron vecinos y comuneros de Pontecaldelas, se llevó a cabo este fin de semana en una superficie de tres hectáreas situada en el lugar de Chaín, donde dos años atrás existía un pinar que resultó devastado por el fuego. Los ejemplares de castaño híbrido plantados, que fueron suministrados por la Consellería de Medio Rural se plantaron de forma agrupada en distintas parcelas, sobre las que se realizará una labor de seguimiento.

    La Mancomunidad de Montes de Pontecaldelas es uno de los colectivos inscritos en la línea de ayudas impulsada por Medio Rural, que destina a estas "parcelas piloto" unos 80.000 árboles para la producción de madera de calidad y otros usos combinados, como la cosecha de castañas o especies del ámbito de la micología, según informaron a Europa Press fuentes de la organización.

    También se actuó en la zona de Regato do Piñeiral, en el lugar de Ínsua, donde se procedió a la plantación de unos 500 árboles de siete especies distintas, todas ellas autóctonas y propias de terrenos de ribera: aliso, sauce, abedul, sanguiño, avellano, laurel y roble. En esta plantación, que también contó con la participaron de la Consellería de Medio Rural y la empresa Integra Futuros Sostibles, colaboraron unos 30 voluntarios.

    CONCIENCIACIÓN.

    En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Mancomunidad de Montes de Pontecaldelas, Alberto Lema, destacó la importancia de celebrar estas jornadas de divulgación y concienciación ambiental y subrayó que su objetivo es dar a conocer la importancia de los "fondos de valle" y los riachuelos como "zonas protectoras" del ecosistema vivo, así como la necesidad de su restauración tras los incendios que afectaron a la zona.

    Estas iniciativas forman parte de un proyecto que se inició en noviembre de 2007, con la eliminación de los rebrotes de eucalipto y acacia que sobrevivieron al fuego. Las labores de recuperación del terreno continuaron con la creación de "fajas anti-erosión" y culminaron con la reforestación de especies autóctonas. La primera jornada de trabajo se celebró el pasado 9 de febrero, con la plantación de unos 2.000 árboles en el monte vecinal de Rego das Bidondas.

    Esta tarea continuará el martes y miércoles de esta semana con la celebración de sendas jornadas divulgativas dirigidas a escolares de la provincia. La Mancomunidad de Montes de Pontecaldelas continuará el proyecto en la zona de Ínsua, con la preparación de otra parcela de terreno, en cuya recuperación participarán comuneros y vecinos del lugar, a los que también Alberto Lema pretende implicar en la protección del medio ambiente.

    PRIMAVERA PRECIPITADA.

    Lema --que está recogiendo estas experiencias en un blog-- indicó que debido a las altas temperaturas de este mes, los promotores del proyecto se han visto obligados a acelerar las acciones previstas, puesto que "con la primavera precipitada, las plantas han comenzado a brotar".

    Sin embargo, la recuperación de estas superficies afectadas por los incendios "no siguen un criterio forestal", sino que prioriza la regeneración natural de la zona, "respetando lo que había", puntualizó Alberto Lema. "Una cosa es ayudar y otra modificar", añadió el presidente de la Mancomunidad, que apuesta por aprovechar la toponimia tradicional, favoreciendo que en cada parcela crezcan las especies que ya había.

    El proyecto de la Mancomunidad de Montes de Pontecaldelas forma parte de un Plan Marco de Valorización del Monte, con una vigencia de diez años, que consta de tres partes. La primera de estas fases está destinada a la recuperación de las zonas da valle y braña, con el objetivo de "recuperar la humedad del suelo y evitar la desertización".

    La segunda y tercera fases prevén la adaptación al marco legal, con la adecuación de las masas forestales a infraestructuras y zonas habitadas, y un análisis de las actuaciones previstas en relación a su repercusión económica y social.