3 de marzo de 2021
11 de septiembre de 2008

Rural.- El PP denuncia "descoordinación" entre agentes forestales y voluntarios en el monte y la Xunta defiende el modelo

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario del PP denunció hoy que en varios distritos forestales de Galicia existe "descoordinación" entre los agentes forestales y los voluntarios que participan en el dispositivos de vigilancia y defensa del monte gallego, organizados por la figura del 'coordinador de voluntarios'.

Así lo planteó hoy el diputado del PP César Pérez Ares, quien precisamente se interesó en comisión parlamentaria por la figura del 'coordinador de voluntarios' puesta en marcha por la Dirección Xeral de Xuventude e Solidaridade. Según dijo, en varios distritos los agentes que dependen de Medio Rural y los coordinadores "no se conocen".

Pérez Ares, que recordó que el voluntariado en prevención de incendios surgió a raíz de la oleada de fuegos vivida en 2006 --a la que se refirió como "la mayor catástrofe medioambiental de la Galicia moderna"--, pidió hacer "entre todos" un plan de voluntariado en el monte gallego que sea "sensato y sin partidismo", de forma que pueda haber "una coordinación real".

En nombre de la Administración gallega, la secretaria xeral de Benestar Social, María Jesús Lago, informó de esta iniciativa puesta en marcha por la Dirección Xeral de Xuventude e Solidariedade y destacó que más del 60 por ciento de las más de 10.000 personas que participaron hasta el momento en este programa de voluntariado repiten, por lo que analizó que lo hace porque están "de acuerdo con la coordinación" que existe.

A petición del PP, la alto cargo de Vicepresidencia ofreció datos sobre la figura del 'coordinador de voluntarios', y reconoció que son personas contratadas y que el proceso de selección y la gestión se le encomendó a Tragsatec. Así en 2007 se seleccionaron a 25 personas que eran titulados superiores o medios en el ámbito medioambiental, agrario o forestal y que tenían "experiencia suficiente".

El coste de esta iniciativa ascendió, según Lago, a 650.000 euros, que fueron financiados por la Vicepresidencia de la Xunta y la Consellería de Medio Rural. Además, analizó que este programa de voluntariado es "beneficioso para el monte y para el país" y que "atiende las inquietudes de la ciudadanía", que está interesada en colaborar para evitar incendios. Por ello, comprometió que la Administración seguirá trabajando en este proyecto.