3 de abril de 2020
8 de septiembre de 2008

Rural.- Productores e industrias firman un contrato homologado que regulará la compraventa de patata

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

Productores e industrias firmaron hoy un contrato homologado que regulará la compraventa de patata en la comarca ourensana de A Limia y fijará un precio base para este tubérculo tanto en la venta orientada a su consumo directo como a las empresas de transformación. Al importe mínimo establecido, --que se decidirá antes del inicio de la próxima campaña, en marzo--, se añadirán incrementos en función de la calidad de la materia prima.

Así lo decidieron hoy representantes de productores, almacenes, industrias y la Consellería de Medio Rural, en la reunión de la Mesa da Pataca que se celebró en Ourense. El acuerdo estará vigente hasta mayo del año que viene, fecha en la que se podrá prorrogar por tres años más.

La medida, que podrá ser suscrita por cada productor con el almacén o industria a la que suministre su materia prima, establece que cada partida sea catalogada en función de las muestras que se tomen en el punto de recolección o almacenado del tubérculo.

A este respecto, la Administración agraria gallega se comprometió a aportar medios personales y materiales para efectuar el control de los pesajes, muestras y análisis, a fin de que cada partida sea correctamente catalogada.

Además, durante la reunión de la Mesa da Pataca se acordó la posibilidad de que los productores compren de modo conjunto la patata dirigida a la siembra para que, así, se reduzcan sus costes de cultivo. Sólo el Sindicato Labrego Galego (SLG) se desmarcó de esta decisión, al considerar que el documento aprobado hoy constituye un instrumento a favor de los almacenistas y no de los productores, según denunció en un comunicado.

LA RELEVANCIA DE LA PATATA

Medio Rural recordó que la producción de patata tiene una gran importancia económica en la comunidad gallega, tanto para su consumo en fresco como para la industria de frito. Galicia registra una Indicación Geográfica Protegida (IGP) que ampara la variedad de tubérculo Kennebec que se produce y envasa en cuatro comarcas, A Limia (Ourense), Bergantiños (A Coruña), Terra Chá y Lemos (Lugo).

La producción de tubérculo bajo este distintivo de calidad superó los siete millones de kilos el año pasado mientras que las previsiones para la campaña actual elevan esa cifra hasta los diez millones de kilos.