20 de enero de 2020
  • Domingo, 19 de Enero
  • Sábado, 18 de Enero
  • 3 de junio de 2009

    Rural.- Xunta y Diputación de Pontevedra dedicarán 1,1 millones a rescatar la Semana Verde de su "práctica bancarrota"

    Hidalgo critica la falta de respaldo del bipartito y ve viable la autofinanciación del recinto con "apoyos iniciales"

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Xunta y la Diputación de Pontevedra dedicarán este año un total de 1,1 millones de euros a "reflotar" la Semana Verde como actuación de "urgencia" para "garantizar" el futuro de la feria internacional. El presidente del patronato de la Fundación y conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, denunció hoy que su departamento ha encontrado una situación de "práctica bancarrota" que ponía "en riesgo", según apuntó, el pago de las nóminas de julio de sus 41 trabajadores.

    Los acuerdos entre las consellerías que forman parte del patronato de la Fundación Semana Verde --además de la de Presidencia, Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Economía e Industria, Medio Rural, Cultura y Turismo-- y el ente provincial pontevedrés, que aportarán 850.000 y 250.000 euros, respectivamente, serán aprobados mañana por el Consello da Xunta.

    En la rueda de prensa de presentación de la XXXII Semana Verde de Galicia --que se celebrará entre los días 11 y 14 de junio--, Rueda insistió en que la situación era "francamente delicada", pese a las declaraciones de apoyo realizadas por el Gobierno bipartito, y comprometió una "apuesta decidida" de la Xunta y de la Diputación de Pontevedra para hacer viable esta feria internacional a través de una "gestión profesional" que, además, dinamice "toda la comarca" y "el sector rural".

    "Vamos a pasar de las declaraciones vacías y de la propaganda a los hechos", aseveró el conselleiro, quien priorizó, tras haber encargado un plan de viabilidad, la inversión de los "recursos necesarios" fondos para "encauzar" y situar "en buen rumbo". "La realidad es que no había prácticamente nada", reiteró.

    Una afirmación que suscribió la directora gerente de la Fundación Semana Verde, Paloma Hidalgo, quien criticó la falta de respaldo económico del Gobierno bipartito. "En la anterior etapa no pudimos contar con el apoyo económico que necesitábamos, la situación estaba en suspenso", manifestó.

    No obstante, avanzó que los estudios de viabilidad elaborados revelaron la posibilidad de impulsar acciones dirigidas al "autosustento" y "autofinanciación del recinto", pese a que, como reconoció, se necesitarán "apoyos iniciales" para alcanzar ese objetivo. Hidalgo defendió la existencia de una "nueva Semana Verde" con un "concepto renovado" y un carácter multisectorial de la feria, que estará abierta a todos los públicos.

    Aparte, señaló que se convocarán nuevos monográficos bianuales orientados a los sectores forestal y agroganadero, así como otras actividades para "explotar el recinto" y superar su enfoque meramente ferial. Estas iniciativas, como indicó, estarán "encauzadas debidamente" y se someterán a "un control presupuestario adecuado", agregó.

    GESTIÓN EMPRESARIAL MODERNA

    Cuestionada por los constantes problemas financieros de la Fundación, Hidalgo defendió que el control presupuestario pasará "por optimizar la gestión interna de recursos humanos, materiales, económicos y actuando como se hace en una empresa moderna, con objetivos de rentabilidad".

    Así, Hidalgo precisó que el presupuesto de la presente edición de la Semana Verde es "un 56 por ciento más bajo en contención de costes" que en 2007 --no se compara con la feria de 2008, de características especiales al ser la primera en aplazarse, de junio a noviembre, a raíz de los problemas financieros de la Fundación-- y calificó de "importantísimo" el esfuerzo en ahorro de costes "pese a que el certamen ocupará un espacio expositivo mayor".

    A este respecto, Rueda abogó por una reducción de los gastos de mantenimiento "pero garantizando los puestos de trabajo".

    Por otra parte, el conselleiro no descartó una reforma de la composición del Patronato --integrado por 17 patronos, de los que siete son representantes de las distintas consellerías de la Xunta--, aunque priorizó la "actuación de urgencia" para, posteriormente, "analizar la situación" de este órgano.

    En este sentido, apostó por una "gestión profesional" y patronos "con dedicación" y "seguimiento directo", así como implicados "desde la perspectiva de aportación económica" y del "mantenimiento" del patronato.

    REDUCCIÓN DE LA ACTIVIDAD FERIAL

    El presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, garantizó la colaboración económica del ente provincial "conjuntamente con otros patronos" y en la mejora de las infraestructuras de acceso al recinto, tras asegurar que se han detectado "bastantes deteriores".

    Así, consideró una "muy buena noticia" la apuesta por la viabilidad de esta feria y de la Fundación, tras criticar que la "vida" y el "dinamismo" de la comarca del Deza "cayó espectacularmente en los últimos cuatro años". Louzán confió en que las instalaciones y el recinto vuelvan "al esplendor" que, a su juicio, perdió durante la anterior legislatura.

    "Contamos con el capital humano ansiado para poner en marcha el nuevo ciclo de la Fundación Semana Verde", manifestó. Aparte, el presidente de la Diputación de Pontevedra lamentó el "déficit importante" registrado en el funcionamiento de los recintos feriales de la provincia --calificó de "nula o escasa" su actividad-- y recordó que esa circunstancia repercutió en la actividad de sectores como la restauración o la hostelería.

    328 EXPOSITORES

    Un total de 328 expositores directos que representarán a firmas de 19 países estarán presentes en la XXXII edición Feira Internacional Semana Verde, que inaugurará el próximo jueves 11 el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. La superficie expositiva ocupará 58.560 metros cuadrados.

    El evento, con más de 50 actividades programadas, tendrá un carácter multisectorial --sectores forestal, agroganadero y alimentario, así como jardinería, horticultura ornamental, artesanía, caza y pesca, animales domésticos y decoración-- y estará abierta a todos los públicos, con un alto componente de ocio en sus cuatro días de duración.

    Paralelamente, se celebrará el Salón Alimentario del Atlántico (Salimat), que sí mantendrá su carácter profesional y al que acudirán 50 importadores de 12 países.