21 de noviembre de 2019
14 de enero de 2009

Innova.- Investigadores del CSIC de Santiago y Granada logran un tipo de álamo que elimina el TNT de aguas y suelos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Santiago de Compostela y de Granada han logrado modificar álamos que eliminan los restos de trinitrotolueno (TNT) por lo que se consigue "descontaminar" el agua y los suelos.

Según explicó hoy esta agencia, que depende del Estado, los resultados de la investigación sobre la biorremediación con árboles, publicada en la revista estadounidense 'Environmental and Science Technology', demuestran que al incorporar al 'álamo temblón' un gen de la bacteria 'Pseudomonas putida' "aumenta" su capacidad de "resistencia y de absorción" del contaminante.

Asimismo, precisó que como se deduce del estudio efectuado durante cinco años por la Estación Experimental del Zaidín --CSIC en Granada-- y del Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia --CSIC en Santiago--, las plantas actúan con el TNT "como si fueran una especie de hígado verde" a través del cual el contaminante se convierte en una sustancia inocua y "secuestrado" en los tejidos vegetales.

Como observó el CSIC, aunque todos los árboles disponen de enzimas que atacan a los contaminantes, su eficiencia se supera por parte de algunos microorganismos, por lo que la capacidad del árbol "mejora" si se le transfieren estas últimas.

UN EXPLOSIVO DIFÍCIL DE ELIMINAR

Así, indicó que la inclusión del gen de la bacteria "mejora" la capacidad del árbol de "tolerar y eliminar" trinitrotolueno, tanto de aguas como de suelos contaminados.

Además, la investigación ha demostrado que con este método experimental, una vez absorbido por las raíces, es "muy poco" el contaminante que llega al tallo, por lo que la caída de hojas o su consumo por herbívoros "no supone ningún riesgo".

Este explosivo, altamente tóxico para los seres vivos y resistente a la degradación biológica, se encuentra en amplias zonas de Europa y Estados Unidos a causa de las guerras y de la presencia de fábricas de armamento.

Actualmente, según apuntó el investigador de la Estación Experimental del Zaidín Pieter van Dillewijin, se emplea para su eliminación el método de la excavación y de la incineración, un proceso "caro y poco benigno" para el medio ambiente.

SIN RIESGO DE DISPERSIÓN

"Si bien existen otros métodos más económicos como el compostaje, su implementación es más limitada y a menudo sin datos fiables", añadió el investigador.

Zaidín Pieter van Dillewijin puntualizó que entre las especies de árboles, los álamos son "especialmente apropiados" porque tienen unas raíces muy profundas capaces de alcanzar a acuíferos, un alto nivel de transpiración que le permite bombear grandes cantidades de agua y contaminantes y un crecimiento rápido.

Agregó además que son especies "fáciles" de transformar genéticamente y precisó que, al emplearse plantas hembras, "no hay riesgos" de dispersión del transgén por polen.

No obstante, el experto aclaró que se trata de "un proceso lento" que podría demorarse entre cinco y diez años. Asimismo, señaló que hay un umbral máximo de contaminación para la planta y tampoco se conoce "a la perfección" qué ocurre con los derivados del TNT cuando los absorbe el vegetal o cuando éste muere.