30 de marzo de 2020
23 de abril de 2018

El acusado de matar a golpes a su novia en Vigo admite que ella no pudo defenderse

El hombre se presentó en Comisaría unas horas después, con las manos ensangrentadas, y confesó el crimen

El acusado de matar a golpes a su novia en Vigo admite que ella no pudo defenderse
EUROPA PRESS

VIGO, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El hombre acusado de matar a golpes a su pareja en un piso de Vigo, el 6 septiembre de 2015, ha admitido este lunes, ante el tribunal que lo juzga, que golpeó a la mujer hasta matarla, sin que ella tuviera posibilidad de defensa, ya que estaba en suelo.

Así lo ha manifestado D.P.A., en su declaración en el juicio que ha comenzado este lunes en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, y ante el tribunal de jurado (siete mujeres y cuatro hombres) que enjuiciará los hechos.

El acusado ha reconocido que esa tarde mantuvo una discusión con su pareja, D.P.M., debido a los celos, y que le propinó golpes y patadas. Aunque afirmó que no recordaba haberle dado un primer puñetazo que la hizo caer, sí admitió que la había agredido cuando ella estaba en el suelo, sin posibilidad de defensa.

Del mismo modo, relató que dejó de golpearla cuando sintió que alguien llamaba a la puerta y que, tras confirmar que la víctima no tenía pulso, se puso a dar vueltas a la casa "como un descerebrado", antes de recoger sus cosas y marcharse de allí.

D.P.A. se dirigió en su furgoneta hacia Nigrán, pero tuvo un accidente de tráfico y abandonó el vehículo. Entonces "reflexionó", decidió volver y, cuando caminaba en dirección a Vigo, un coche le recogió.

Según ha explicado el propio acusado, relató a los ocupantes de ese coche que acababa de matar a su novia y que necesitaba que lo llevasen a Comisaría para entregarse.

ENTREGA Y CONFESIÓN

Dos agentes de Policía Nacional, que se encontraban en el acceso a la Comisaría vieron llegar a este hombre, con las manos ensangrentadas, según han relatado en su declaración como testigos, y éste les confesó el crimen. "Sorprendía lo tranquilo que estaba, relatando unos hechos tan graves", ha señalado uno de los agentes.

Según estos policías, el joven les explicó que había discutido con su pareja por celos, ya que ella ejercía la prostitución, y que la había golpeado hasta matarla. Asimismo, uno de los agentes ha señalado que D.P.A. mantenía un relato coherente, que estaba sereno y que llegó a preguntar si, por lo que acababa de hacer, iría a la cárcel. "Su preocupación era si en la cárcel iba a poder estudiar", ha añadido este testigo.

ACUSACIÓN

El ministerio Fiscal pide para el acusado una pena de 24 años de prisión, como presunto autor de un delito de asesinato, y mantiene que actuó con alevosía (puesto que la víctima no tuvo oportunidad de defenderse) y ensañamiento (ya que el agresor la golpeó de forma violenta, con "ira", y causando un "daño innecesario").

Asimismo, la acusación pública pide que se apliquen las agravantes de parentesco y género, aunque reconoce la circunstancia atenuante de confesión, y el hecho de que el acusado hubiera mantenido desde el principio de la instrucción su versión autoinculpatoria.

Precisamente por eso, la Fiscalía ya ha avanzado que, posiblemente, reduzca su petición de pena, que incluye también medidas de alejamiento y prohibición de comunicarse con el hijo de la víctima, así como una indemnización a éste por 300.000 euros.

En este proceso, están personadas además la acusación particular (en representación del hijo de la fallecida), y la acusación popular, que ejercen la Abogacía del Estado y una letrada de la Xunta, debido al tipo de crimen y su repercusión social.