5 de agosto de 2020
25 de marzo de 2014

Aduanas sospechaba que la portavoz del PPdeG medió para "colocar a recomendados"

El informe de Vigilancia Aduanera constata el "temor" de Espadas y Prado a que Conde Roa empezase "a disparar hacia arriba" tras su dimisión

LUGO/SANTIAGO, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un informe del Servicio de Vigilancia Aduanera incluido en el sumario de la 'Operación Pokémon' y centrado fundamentalmente en conversaciones telefónicas de la actual portavoz del PPdeG, Paula Prado, ratifica lo crítica que era la entonces edila del PP compostelano con la gestión del exregidor Gerardo Conde Roa y también apunta que los agentes sospechaban que la dirigente mediaba para "colocar a recomendados".

Dicho documento que incorpora el sumario, al que ha tenido acceso Europa Press, desvela cómo los agentes interpretan de diferentes llamadas --principalmente entre Prado (que no está imputada en la 'Operación Pokémon') y el entonces jefe de gabinete del alcalde, Ángel Espadas-- que ambos "intercambiaron el nombre de personas recomendadas para contratarlas".

El informe, por ejemplo, incorpora una conversación telefónica del 30 de marzo de 2012 en la que se constata este "intercambio" de nombres para su contratación. "Para ello, buscan en el ordenador los currículos y cómo adaptar los requisitos que van a pedir para cubrir (los puestos) a lo que ofrece cada uno en su currículo, relacionado parece con los programas de cooperación", constatan los funcionarios de Aduanas.

Mientras los agentes de Aduanas clasificaban las conversaciones de Prado, de las que se desprenden otros supuestos como que su hermano, el abogado Luciano Prado, habría supuestamente "filtrado" datos judiciales a cargos populares, los diálogos telefónicos ratifican lo crítica que era la entonces edila con la gestión de Conde Roa y que desconfiaba de sus "chanchullos".

"Paula dice que Gerardo no está haciendo las cosas bien, Espadas dice que realmente no están haciendo nada, Paula dice que lo poco que hace huele a pelotazo urbanístico, que es todavía peor que lo que había, que menos mal que no hay oposición que, si no, se los comerían", recoge el informe, en referencia a una conversación entre Espadas y Prado de enero de 2012.

El 30 de noviembre de 2011, se recoge una conversación entre Espadas y Prado para "ver una cosa de los papeles de su cajón". Al principio el que fue asesor de Conde Roa no entiende a qué se refiere, pero finalmente en la conversación se da cuenta de que se trata de una "cuestión de currículos", según explica Aduanas.

-- Paula Prado: "(...) Quería hablar contigo una cosa de lo que tienes en, en los papeles que tienes en tu cajón, ¿sabes?"

-- Ángel Espadas: "De los papeles que tengo en mi cajón... Ah de los currículos"

-- Paula: "Sí"

-- Ángel Espadas: "Pero dime, dime por teléfono, ¡hombre!"

En una llamada posterior, puesto que la anterior se corta, Paula Prado le pregunta a Ángel Espadas si "tiene el cajón abierto" y si se "lo puede mirar" y añade: "Bueno, eh, si hay alguno que me eso, te lo marco allí y después te digo, ¿vale?". Espadas acepta y se despiden. En este punto, Aduanas concluye que presuntamente se refieren a los "currículos", puesto que venía de la conversación anterior.

Entre la información referida a los contratos, el documento de Vigilancia Aduanera incluye un mensaje de texto que Paula Prado envía a Albino Vázquez Aldrey refiriendo que es la "madre de una afiliada", que es de la "quinta" del entonces concejal, que posteriormente dimitió al ser detenido en el marco de las investigaciones de la jueza de Lara.

"Cuarenta y largos. Pero es una tía súper competente, la tuve yo de ujier y vale para un roto y un descosido", describe Paula Prado sobre la progenitora de la afiliada a Novas Xeracións. En el informe de Aduanas se incluye que la mujer trabajó en 2012 para el Ayuntamiento de Santiago (además de ingresos por el Servicio Público de Empleo y Silicia Servicios), mientras que en años anteriores figuran ingresos del Servicio Público de Empleo, del Ayuntamiento de Santiago y de la Xunta.

AQUAGEST Y PAPEL DE LUCIANO PRADO

En el transcurso del informe se recoge otra conversación en la que Ángel Espadas le pide a Paula Prado que gestione un encuentro con el entonces portavoz del PP en Lugo y diputado en el Parlamento, Jaime Castiñeiras, con el delegado de Aquagest, José Luis Míguez, para tratar el contrato presuntamente de gestión del ciclo del agua del Ayuntamiento de Lugo.

Otro pinchazo telefónico desvela que Luciano Prado advirtió que Adrián Varela tenía que "dejar de ver a los de Sermasa" inmediatamente, la entonces edila, muy molesta --según constata el informe--, da a entender que habrá represalias: "¡Vive Dios! Que hurgamos en todos los expedientes y que no quede títere con cabeza".

El documento refleja que Prado habla de recopilar la información y que afirma que "ella no lo saca, pero lo envía a un medio, para que paguen a un abogado y se defiendan". El informe apunta también que ella sugiere esperar "a fin de año" para "no relacionarlo" (el paso de sacar información a la luz) "con lo de Gerardo".

"DISPARAR HACIA ARRIBA"

En el transcurso de las conversaciones, Vigilancia Aduanera informa de una interlocución entre los principales actores del informe en el que los investigadores detectan un "temor" a que Gerardo Conde Roa "empiece a disparar hacia arriba" después de su dimisión como alcalde, tras la investigación por un delito de fraude fiscal contra él por la que fue condenado.

Así, en esa conversación, Paula le indica que le llamó su hermano, a quien telefoneó CPS, cuyo propietario, el constructor Antonio (Ramos), también llamó a Ángel Espadas, para mostrarle su "preocupación" por que a Reyes Leis la nombrasen coordinadora del grupo.

En la conversación hablan de que Gerardo "va a publicar un libro y una noticia" y Paula Prado asegura que el exalcalde "es capaz de arremeter hacia arriba" y que "si no le dan nada empieza a disparar hacia arriba, hacia los muñecos". Espadas queda en hablar con CPS y en informarle después.

Un día después, el 9 de mayo de 2012, Espadas le envía un mensaje de texto a Paula Prado en el que le dice que habló con Antonio (Ramos) y que "nada de nada", que la "fuente es insignificante".

En su declaración ante la jueza, el edil de Deportes, Adrián Varela, reconoce ante la jueza que "Antonio Ramos", al que identifica como "constructor", puso "dinero" para la campaña del PP, aunque matiza que él en ningún momento ha visto recibir cantidades y que él no era el tesorero del partido.

Sin embargo, en una conversación intervenida a este concejal y a Ángel Espadas --que era el jefe de gabinete de Gerardo Conde Roa--, Adrián Varela le comenta que, en el caso de que el actual regidor, Ángel Currás, tuviese intención de "prescindir" de él (por Espadas), le iba a "recordar, decir que va a haber gente que le va a ir a pedir 40.000 o 45.000 euros... gente que puso dinero en la campaña electoral y que quieren que tú (a Espadas) sigas ahí, para empezar...".