11 de agosto de 2020
8 de julio de 2020

Los alcaldes de PSOE y BNG piden el "retraso" de los comicios en A Mariña hasta haber "condiciones seguras"

Los alcaldes de PSOE y BNG piden el "retraso" de los comicios en A Mariña hasta haber "condiciones seguras"
Alcaldes del PSOE y BNG del distrito sanitario de A Mariña. - ALCALDES DEL DISTRITO SANITARIO DE A MARIÑA

Los regidores populares de esta comarca no se suman al documento presentado, que ven un intento de "politizar" y "crear alarma"

LUGO, 8 (EUROPA PRESS)

Los ocho alcaldes del PSOE y dos del BNG de A Mariña luguesa, comarca con un cierre de cinco días decretado desde el lunes debido a un brote de COVID-19 con más de 130 casos, han acordado pedir el "retraso" de las elecciones autonómicas de este domingo en sus municipios hasta "garantizar el ejercicio del voto en condiciones seguras y legales".

Así lo han ratificado en declaraciones a Europa Press, el alcalde de Burela, el socialista Alfredo Llano, y su homólogo de Ribadeo, Fernando Suárez (BNG), que han considerado que los comicios de este 12 de julio "no deben celebrarse" este domingo en A Mariña.

Por ello, los alcaldes socialistas y los del BNG de A Mariña han firmado este documento en una reunión este miércoles para solicitar al presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo, el "retraso" de los comicios de este domingo debido al brote de COVID-19, escrito que han trasladado también a la Junta Electoral.

El regidor de Burela ha reivindicado que "la Xunta asuma su responsabilidad y anule las elecciones" en A Mariña porque "no hay motivación y confianza". "Aún pueden subir los casos. Se están haciendo PCR a colectivos vinculados al primer brote", ha destacado, para indicar que "no está controlado".

En esta línea, el nacionalista Fernando Suárez ha explicado que "como alcalde tiene que estar por encima de la política" por su "responsabilidad sobre los que los votan, votaron o votarán". Por ello, cree "una temeridad e ilegalidad consentir que mil persona que, por prescripción médica están confinados, puedan ir a una mesa electoral".

Al respecto, ha comentado que las personas que tienen que estar "12 horas en mesa electoral recibiendo a cientos de personas" están expuestas porque "puede ir gente con el virus" a votar, hecho que ve "intolerable". "Me parece una irresponsabilidad y temeridad", ha subrayado. "Soy el representante de todos los vecinos de este Ayuntamiento y por seguridad pública no es adecuado", ha asegurado sobre la celebración de los comicios porque "no se dan las circunstancias y puede ser una carnicería".

Por ello, defienden estos alcaldes "con todos los argumentos legales, no opiniones, que las elecciones deben ser aplazadas", ha sentenciado el alcalde de Ribadeo. "La gente de A Mariña no debe ir a votar por seguridad", ha concluido tras recordar que se han suspendido las campañas electorales en esta comarca.

"CONDICIONES SEGURAS Y LEGALES"

En concreto en el documento, estos diez alcaldes --Burela, Foz, Ribadeo, Viveiro, Barreiros, Ourol, O Valadouro, Alfoz, Lourenzá y Trabada-- solicitan al presidente de la Xunta "el retraso de las elecciones en el distrito sanitario de A Mariña en tanto no se certifique el control del rebrote de COVID-19" que creen "única forma posible de que se garantice el ejercicio del voto en condiciones seguras y legales".

De este modo, en el documento, recogido por Europa Press, recuerdan que el protocolo existente para las garantías sanitarias en la celebración de las elecciones "fue elaborado para una situación de previsible 'nueva normalidad' y control del virus".

"En estos momentos la comarca de A Mariña no se encuentra en una situación de normalidad sanitaria, especialmente cuando se permite el voto a personas en seguimiento por riesgo directo de contagio y está acreditado el contagio asintomático en la mayoría de los casos", exponen.

Por ello, subrayan que "no se dan las garantías sanitarias suficientes, ni existe protocolo sanitario adecuado a la situación actual", por lo que ven el "único modo de garantizar una participación en libertad e igualdad es la suspensión de las votaciones en dicho distrito sanitario por existir un claro riesgo sanitario, no sólo para las personas votantes, sino especialmente para las que forman parte de las mesas".

Con todo, estos alcaldes avisan de que trasladan la "posible responsabilidad" derivada de que "exista algún contagio en la jornada electoral" a la Xunta, "dejando a salvo la responsabilidad de quien suscribe y de las administraciones representadas".

RESPONSABILIDAD

Por otra parte, los alcaldes demandan a la Xunta que asuma su responsabilidad en el control del cumplimiento de las medidas adoptadas con motivo del cierre de esta comarca por el brote. Al respecto, recuerdan que el 13 de marzo se constituyó "un mando único en la Xunta" y, ha matizado el regidor de Burela, "no corresponde" a los alcaldes esa responsabilidad de control, sino al Gobierno autonómico.

El texto suscrito por los alcaldes socialistas y nacionalistas recuerda que representan al 81% de los habitantes de este distrito sanitario (unos 55.000) y lamentan la "actitud poco colaboradora" de la Xunta y la "falta de transparencia en el manejo de los datos".

De este modo, tras ratificar que "actuarán de forma leal, como siempre" destinando "todos los medios a su disposición para controlar el rebrote de COVID-19", han asegurado que acatarán "todas las que las autoridades sanitarias indiquen, siempre que los medios de los que disponen así lo permitan".

"Los ayuntamientos no disponen de medios, capacidad, recursos, experiencia ni competencia alguna conforme a la legislación vigente para hacerse cargo de las disposiciones recogidas en el DOG del 5 de julio", indican y puntualizan que esa legislación "fue promulgada para la gestión ordinaria en situación de normalidad, pero en ningún caso contempla ni recoge el abordaje que requiere una situación de excepcionalidad como es la pandemia promovida por la COVID-19".

Así, consideran "una grave irresponsabilidad de la Xunta eludir la responsabilidad que le corresponde" y le piden "datos contrastable y fiables" sobre el brote y la "toma de liderazgo en la situación del rebrote y de control ejecutivo de la coordinación de todas las medidas". Y piden la constitución "urgente" de un Centro de Coordinación Cooperativa; así como de una Sala de Coordinación Operativa que gestione el 061, 112, Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Autonómica.

En caso de que estas medidas "no sean adoptadas", avisan de que les "obligará a solicitar de inmediato el auxilio de la Administración General del Estado ante la indefensión que provoca la actitud omisiva de la Comunidad Autónoma pretendiendo trasladar su responsabilidad en la gestión epidemiológica a los ayuntamientos".

EL PP VE "POLITIZACIÓN"

Frente a la reclamación de los regidores nacionalistas y socialistas, los alcaldes populares de A Mariña no se han sumado a un documento que, consideran, es un intento de "politizar" la situación y "crear alarma".

En este sentido, el regidor de Xove, Demetrio Salgueiro, ha visto en esta petición la intención de "politizar un problema que es sanitario" y que "está afectando gravemente a A Mariña". "Se está creando una alarma social en un momento delicado en el que hay muchas empresas y negocios que quieren salir de esta situación", ha explicado.

El alcalde de Xove ha considerado que, ante esta situación, "debería haber una unión" y los municipios tendrían que "actuar con responsabilidad". "Votar es algo que se puede hacer con total tranquilidad y con todas las medidas de seguridad", ha explicado, tras lo que ha recordado que se han implantado medidas adicionales.

En la misma línea, el alcalde de Cervo, Alfonso Villares, ha criticado que se cree "un miedo innecesario", que "crea un perjuicio muy grande para la comarca", por una cuestión "politizada". "Estamos poniendo el foco en una fecha, cuando esa alarma la tendríamos que tener en nuestro día a día, en todos los momentos, antes también, para ir a la compra o a una terraza", ha dicho el regidor. Ha considerado que esta actitud supone "alzar la voz de forma exagerada" y, tras garantizar la seguridad de las votaciones, ha augurado que la polémica "va a desaparecer" el día 13.