19 de noviembre de 2019
  • Lunes, 18 de Noviembre
  • 25 de septiembre de 2019

    AMP.-DEA.-Feijóo promete que los gallegos pueden contar con él para "un futuro cierto" y garantiza no ser "rehén" del PP

    Receta "moderación" situándose como referente de "centralidad" y reafirma que su "compromiso" con Galicia está "más vigente que nunca"

    AMP.-DEA.-Feijóo promete que los gallegos pueden contar con él para "un futuro cierto" y garantiza no ser "rehén" del PP
    Intervención de Alberto Núñez Feijóo en el Debate sobre el Estado de la Autonomía 2019PARLAMENTO DE GALICIA

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El futuro político del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y su posicionamiento ideológico en el contexto estatal y de su propio partido, el PP, ha adquirido protagonismo en el que será el último Debate del Estado de la Autonomía de su tercer mandato, a la espera de que anuncie si vuelve a optar a presidir el Ejecutivo autonómico, como ya le han pedido públicamente algunas voces de su partido, empezando por Pablo Casado.

    En esta coyuntura, Feijóo ha arrancado su intervención ratificando que prevé agotar los 12 meses que faltan de la X Legislatura --lo ha reafirmado con el anuncio de doce medidas demográficas, una por mes--, acompañando este mensaje de una segunda idea: la de que su "compromiso" con Galicia está "más vigente que nunca". Y ha añadido que los gallegos pueden contar "con él" y con la Xunta en el reto de garantizar "un futuro cierto para los próximos 12 años".

    Feijóo, quien ha proclamado que "el modelo es Galicia" y lo ha contrapuesto con la "inestable" situación política estatal, ha optado por cerrar su discurso, de más de dos horas, con un listado de agradecimientos a quienes han colaborado con la Xunta en la labor del Gobierno en los últimos años, pero también ha dado un paso adelante.

    Y es que, a renglón seguido y parafraseando la polémica frase que Sánchez dirigió a Podemos, ha garantizado que los gallegos "sí pueden dormir tranquilos en lo que respecta a la Xunta" ante los peligros de un empeoramiento en la situación económica, las "incertezas internacionales y nacionales", ante una política "de división y trincheras", los que "deterioran la convivencia", el "egocentrismo que se desentiende de los intereses generales" o "ante los incumplimientos".

    Frente a todo ello, ha enfatizado que la Xunta "garantiza la estabilidad y la seguridad", la "planificación" y también el cumplimiento del Estatuto y la Constitución. Asimismo, ha subrayado que el Ejecutivo autonómico "gobierna para todos" y, en el polo opuesto a "chantajes y menosprecios" --como el que atribuye al Gobierno por la financiación y la deuda de 700 millones-- , ha indicado que la Xunta "garantiza un gobierno que gobierna para todos".

    "NO HAY MAYOR HONOR QUE SERVIR A GALICIA"

    "No sabemos si del próximo 10 de noviembre saldrá por fin un Gobierno para España, pero Galicia puede estar segura de que sí tiene y tendrá en la Xunta todo aquello de lo que carecemos ahora en la nación", ha aseverado Feijóo, quien ha asegurado que su formación quiere "lo mejor para España" porque los gallegos "forman parte del país", pero ha trasladado que la comunidad "sí será independiente de la política y de los políticos que no están a la altura".

    "Lo de menos es el futuro de los que estamos aquí", ha señalado, dando a entender que reduce la relevancia de que los focos mediáticos se sitúen constantemente sobre cuáles son sus pasos. "Lo de más es que Galicia tiene despejado el suyo (futuro) para los próximos 12 meses y hay que garantizar un futuro cierto para los próximos 12 años", ha apostillado.

    "Galicia nos convoca y, para este reto, los gallegos pueden contar con la Xunta de Galicia y pueden contar conmigo. No hay mayor honor que servir a Galicia. Ninguna", ha concluido Feijóo.

    "NI FUI, NI SOY, NI SERÉ REHÉN DE NINGÚN PARTIDO"

    Previamente, Feijóo ha insistido reiteradamente en reivindicar su modelo de gestión y ha defendido que, en todo lo que dependa de él y mientras dependa de él, "los intereses de Galicia jamás se verán sometidos a otros intereses menores, minoritarios, y mucho menos aún extremos".

    "Hay quien antepone su conveniencia ideológica, partidista e incluso personal a Galicia. Pero yo soy, por encima de cualquier cosa, el presidente de Galicia. No fui, ni soy, ni seré nunca rehén de ningún partido. Ni tan siquiera del mío. Soy militante de Galicia", ha garantizado, pocos días después de que los populares gallegos hayan presentado la renovación de la imagen corporativa del partido que reduce las siglas y da todo el protagonismo al nombre de "Galicia".

    La afirmación de que no es ni será "rehén" de ningún partido, ni siquiera del PP, ha sido, junto a los principales anuncios de la mañana de este miércoles, una de las proclamas más aplaudidas por la bancada popular.

    En este escenario, ha manifestado que aspira a "preservar el modelo de Galicia". "Porque, además, es "el propicio para seguir fijándose nuevas metas en la próxima década". "Hablar del medio o largo plazo casi parece imposible en la política de hoy. Pero no lo es para Galicia. Galicia va mucho más allá de esa política del titular del día siguiente, el tuit más o menos ingenioso o el guión del entretenimiento televisivo", ha advertido.

    De hecho, con el objetivo de preparar la Galicia de la próxima década, ha apuntado que su Ejecutivo ya está elaborando el 'Plan Estratéxico 2021-2030, "un modo de gestionar que está avalado en el fondo y en la forma por los dos anteriores".

    MODERACIÓN

    Feijóo, quien en el marco de su partido se ha ido situando en el ala más de centro frente a otros dirigentes con discurso más duro y no desaprovecha ocasión para censurar extremismos ya sea a la izquierda o a la derecha del espectro político, ha aprovechado también su discurso para reivindicar Galicia como "una comunidad estable y centrada".

    "Por eso, desde la Xunta, lo que tratamos es de llevar a las instituciones la centralidad de su pueblo. Estar centrados significa, en primer lugar, lo que es evidente en lo ideológico: moverse en la moderación", ha proclamado.

    Enfrente, ha lamentado que últimamente se intente "que la gente confunda moderación con debilidad", cuando "la principal fortaleza de un país" es que "las distintas fuerzas políticas" que representan "distintas visiones de los ciudadanos" sean capaces de converger en aquello que "une" en vez de "potenciar continuamente" lo que "separa".

    "Pero estar centrados también tiene un segundo significado que tiene tanta o más importancia en este momento. Estar a lo que hay que estar. Estar centrados en los ciudadanos", ha zanjado.