21 de mayo de 2019
  • Lunes, 20 de Mayo
  • 30 de enero de 2010

    Baltar reivindica sus logros electorales y apela a la "unidad" del partido como "arma" para mantener los resultados

    Asegura que los observadores enviados por el PP autonómico y nacional verán que en Ourense "se hacen las cosas como hay que hacerlas"

    OURENSE, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El presidente saliente del PP de Ourense, José Luis Baltar Pumar, enarboló sus logros electorales en los sucesivos comicios ante el congreso del partido que hoy decidirá su sucesión tras casi 20 años al frente de las filas populares en esta provincia, a las que reclamó garantizar la "unidad" del partido como "arma" para preservar en el futuro estos "éxitos".

    Durante su intervención ante los compromisarios que apenas una hora después deben elegir entre su hijo, el diputado autonómico José Manuel Baltar, o el alcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán, para sucederlo en la Presidencia del PP de Ourense, el barón proclamó que "la estabilidad y la unidad" de las filas populares es lo que las ha llevado a "conseguir grandísimos resultados" e hizo votos para que "siga así mucho tiempo más" con un nuevo equipo.

    Tras repasar sus orígenes en Coalición Galega y en Centristas de Galicia para después integrarse en el PP, Baltar habló de sus casi 20 años al frente de los populares de Ourense como "la etapa más dulce, estable y victoriosa de su historia" y presumió de que este partido "no conoce derrota electoral" en la provincia de Ourense. No obstante, reconoció que en estas dos décadas, "sucedieron muchas cosas, pero ninguna con entidad para romper la cohesión y unidad".

    Por ello, advirtió de que los resultados electorales "sólo se pueden conseguir" mediante la "cohesión". "Por separado no somos nada", proclamó para comparar al PP con el Ferrari de Fernando Alonso.

    "Para ganar elecciones hay que trabajar al 100% todos, al 100% juntos y no descuidarse ningún día", advirtió un Baltar subido en su habitual cajón para ganar altura.

    LLAMADA DE ATENCIÓN

    El presidente saliente se puso al nivel de un militante más y reconoció que deja la Presidencia del PP de Ourense "orgulloso por la victoria colectiva", por lo que quiso expresar su "deuda de gratitud" con los militantes, simpatizantes y cargos del partido.

    No obstante, a mitad de su intervención, en la cual no estaba presente Alberto Núñez Feijóo, Baltar fue apercibido por la mesa de organización del congreso para solicitarle que se ciñese a exponer el informe de gestión, a lo que replicó: "agradecerle a los militantes, no es salirse" del guión, lo que generó los aplausos de los delegados al congreso, que coreaban: "presidente, presidente".

    Pese a la llamada de atención, el histórico dirigente popular continuó en su línea argumental para llamar a "construir el partido con gente de abajo, del pueblo". "No nos podemos encerrar en los despachos", alertó a la par que pedía preservar "la herencia de los antepasados" y "sentirse orgullosos de Galicia y de Ourense".

    José Luis Baltar situó al PP "solo contra todos" los demás partidos, por lo que solicitó que los populares se hagan "fuertes" y contrapongan "su unidad" a la de PSdeG y BNG, que se alían para conseguir "el poder". Pero si la palabra unidad fue la más repetida en su discurso, la democracia fue otro de los vértices de su última intervención como presidente del PP de Ourense.

    UN MILITANTE MÁS

    Así, arrancó su alocución proclamándose un militante más. "Somos todos iguales. En este congreso no hay cargos no hoy presidente ni nada. Estamos todos equiparados, la democracia nos iguala exactamente igual a todos", argumentó antes de agradecer "especialmente" la presencia de los observadores enviados por la dirección autonómica y la nacional del partido para vigilar el desarrollo del proceso de votación.

    Baltar se dirigió a ellos como "amigos que vinieron a participar en el congreso" y aseguró que se marcharán "totalmente convencidos de que aquí se hacen las cosas como hay que hacerlas", pese a las numerosas acusaciones cruzadas entre los dos rivales en la carrera por la sucesión, lo que derivó en que el PP de Galicia y el nacional decidiesen el envío de estos observadores e incluso Mariano Rajoy tuviese que llamar a capítulo a Baltar esta misma semana.

    En cualquier caso, José Luis Baltar, que "desde hoy es un militante más", garantizó que será "disciplinado a las órdenes" del nuevo presidente "para todo cuanto quiera mandar en bien de este partido y de Ourense".

    Finalmente, reconoció que en 20 años ha cometido "muchos errores y decisiones equivocadas e injustas" por las cuales "pidió disculpas" y realizó una breve mención a Manuel Fraga, José María Aznar, Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo, a quienes agradeció su "trato exquisito y la colaboración con el PP de Ourense". "Son personas excepcionales", dijo.

    El discurso de Baltar concluyó con la mayor parte del público en pie aplaudiendo a quien fue su presidente durante los últimos 20 años, excepto algunas significativas salvedades como la del portavoz del PPdeG, Antonio Rodríguez Miranda --quien concurre como número dos de la candidatura de Jiménez Morán--, que permaneció sentado.