30 de octubre de 2020
9 de enero de 2020

Los centros cuentan con cerca de 4.000 especialistas en atención inclusiva, un 22% más que hace seis años

Los centros cuentan con cerca de 4.000 especialistas en atención inclusiva, un 22% más que hace seis años
IMAGEN DE RECURSO DE UN AULA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los centros gallegos cuentan este curso con cerca de 4.000 profesionales dedicados a la atención a la diversidad, lo que supone un incremento de este personal de más del 22 por ciento respecto al periodo 2013-2014.

Estas cifras, detalladas en el informe 'Galicia como referente na escola inclusiva. Situación actual e perspectivas', abordado en el Consello da Xunta, se corresponden principalmente con especialistas en pedagogía terapéutica y audición y lenguaje, orientadores, cuidadores y expertos en lenguaje de signos y atención a niños con discapacidad visual.

A todo ello hay que añadir, señala la Xunta, un total de 30 equipos de orientación específicos que evalúan cada caso particular de los centros educativos, además de la colaboración con una treintena de entidades y colectivos especializados que, mediante convenios, prestan atención a más de 21.000 alumnos.

En materia formativa durante el pasado curso, un total de 186 centros se han beneficiado de líneas relativas a atención a la diversidad, y 16.500 docentes del módulo sobre igualdad e inclusión, entre otras, mientras que 7.500 personas han participado en actividades a través de las Escolas de Nais e Pais.

Los retos de futuro en este ámbito se enmarcan en el nuevo programa 'EduInclusión'. Un grupo de trabajo está trabajando en la actualización de la legislación de atención a la diversidad y este mismo mes se iniciarán las acciones para unificar criterios de los servicios de orientación, definiendo unas pautas objetivas para la detección, identificación e intervención en los casos de necesidades específicas de apoyo educativo.

Asimismo, se pondrá en marcha un plan de choque formativo y se avanzará en la elaboración de guías y protocolos para reforzar la inclusión, como los relativos a la dislexia, apoyo conductual positivo, parálisis cerebral o trastorno específico del lenguaje.