19 de noviembre de 2019
28 de octubre de 2014

Implantado el primer corazón artificial de Galicia a un paciente con insuficiencia cardíaca refractaria

"Tuve miedo cuando me lo propusieron, pero no me lo pensé", asegura el receptor, un vimiancés de 38 años

   A CORUÑA, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Profesionales del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac) han implantado el primer corazón artificial de última generación de Galicia. El dispositivo, denominado 'HeartWare', ha sido implantado a un paciente de 38 con una insuficiencia cardíaca refractaria que, al presentar un elevación severa de la presión arterial pulmonar, no podía ser candidato a un trasplante cardíaco.

   En el acto de presentación de los datos de la intervención ha estado presente el director de Procesos Asistenciales de la Xerencia Integrada de A Coruña, Ramón Ares, junto con el jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca, José Joaquín Cuencia, y la medica adjunta del Servicio de Cardiología, Marisa Crespo.

   El paciente, Juan Carlos Agustín, vecino de Vimianzo (A Coruña), se halla ya de alta tras la cirugía, practicada el pasado 7 de octubre por un equipo multidisciplinar del Chuac. De este modo, Galicia se convierte en la tercera comunidad autónoma que utiliza este proceso, practicado en otros dos centros en España: La Clínica Universitaria de Navarra en Pamplona y el hospital La Fe de Valencia.

   Como consecuencia de su cuadro de insuficiencia cardíaca refractaria, el paciente presentaba ingresos hospitalarios muy frecuentes y una capacidad muy limitada para realizar actividades cotidianas. Sin embargo, ahora, los profesionales médicos pronostican que pueda "desarrollar una vida vital, afrontando los esfuerzos normales", ha señalado Cuencia.

   El jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca ha indicado que el paciente está "en proceso de recuperación" de la cirugía realizada. Ya ha sido dado de alta, aunque permanece en el hospital de pacientes para evitar largos desplazamientos hasta su casa, y ahora deberá seguir controles médicos para vigilar su evolución y el funcionamiento del dispositivo mecánico.

"TENÍA UNA VIDA MUY LIMITADA"

   "Tuve miedo cuando me lo propusieron, pero no me lo pensé", ha asegurado Juan Carlos, que ha explicado que antes de la implantación de dicho dispositivo "tenía una vida muy limitada". "Ahora al caminar ya no me canso. Aguanto más", ha añadido.

   Con el dispositivo implantado, el más avanzado de los disponibles en la actualidad, la expectativa de vida "es muy buena", según la medica adjunta del Servicio de Cardiología, que ha explicado que esta terapia "no sustituye" al trasplante, descartado hasta el momento para el paciente coruñés al padecer un problema pulmonar que lo contraindicaba.

   Según han explicado los profesionales médicos, el aparato implantado a este vecino de Vimianzo podría rebajarle la presión arterial pulmonar y, por tanto, no se descarta que en un futuro este paciente pueda ser trasplantado.

   Así, el equipo medico ve en esta tecnología una alternativa para enfermos con patologías incompatibles con el trasplante, como el caso de Juan Carlos. Un dispositivo del que, en una evaluación provisional, podrían beneficiarse al año "entre 3 y 5" pacientes dentro de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca, según ha cifrado el jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca.

FUNCIONAMIENTO

   Este aparato, que se incluye entre los dispositivos más avanzados de la denominada asistencia ventricular de larga duración, funciona como un apoyo mecánico al corazón insuficiente y resulta eficaz para restablecer el flujo de sangre normal al resto del organismo.

   El dispositivo consta de diferentes componentes, entre los que destaca una bomba, que se implanta dentro del tórax y que mediante pequeño motores hace circular la sangre desde el ventrículo izquierdo cara a la arteria aorta.

   A través de la piel y mediante un cable o línea conductor, la bomba está conectada a un controlador externo, que es un pequeño ordenador que recibe alimentación a través de baterías recargables, que cuentan con una autonomía de unas cuatro horas.