18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 18 de septiembre de 2019

    Cientos de personas despiden a las tres mujeres asesinadas en Valga (Pontevedra)

    La conmoción de los asistentes a la salida del funeral dejó que en las calles imperase el silencio

    Cientos de personas despiden a las tres mujeres asesinadas en Valga (Pontevedra)
    Funeral por las tres víctimas del crimen de Valga (Pontevedra) perpetrado por José Luis Abet Lafuente, apodado el Moro, de 45 años, que asesinó a exmujer, su excuñada y su exsuegra en presencia de sus hijos. Las exequias tienen lugar en el Auditorio de laÁLVARO BALLESTEROS - EUROPA PRESS

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Cientos de personas han despedido a las tres mujeres asesinadas en Valga (Pontevedra) en un funeral en el que tanto parientes, como vecinos y autoridades políticas han arropado a la familia de las afectadas.

    El acto ha tenido lugar este miércoles en el auditorio municipal de esta localidad pontevedresa, en la que el pasado lunes José Luís Abet mató a su exmujer, exsuegra y excuñada en presencia de sus hijos, de cuatro y siete años, momentos antes de confesar el crimen ante la Guardia Civil de Ames (A Coruña).

    A pocos metros del lugar en el que el asesino confeso ejecutó este crimen machista, este miércoles centenares de personas han trasladado el pésame a la familia de las tres asesinadas y han mostrado su dolor ante lo sucedido.

    La multitud se ha reunido a los pies de los tres féretros colocados en el escenario del auditorio municipal de Valga, que desde que fueron trasladados han estado rodeados de coronas y ramos de flores de sus seres queridos y conocidos.

    Desde primera hora de la tarde el auditorio ha acogido a los centenares de personas que han querido dar su último adiós a las tres mujeres asesinadas, un crimen en el que solo una de ellas --la exmujer del autor confeso, Sandra-- será contabilizada como víctima de violencia de género.

    Así, Sandra ha pasado a ser la tercera víctima mortal en Galicia de este 2019, junto con el caso de otra mujer asesinada en el mismo municipio en marzo y el de otra víctima en Vilalba (Lugo), que había interpuesto una orden de alejamiento a su antigua pareja.

    REPULSA ANTE LO SUCEDIDO

    Momentos antes de que se comenzase la misa solemne, varias mujeres han entrado en el auditorio con camisetas y otros accesorios que trasladaban un mensaje de repulsa a lo sucedido y que versaba: 'Contra las violencias machistas'.

    Además, autoridades como la secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva o la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, M. Carmen Larriba García, han asistido a la ceremonia.

    Ésta ha sido oficiada por el arzobispo Monseñor Julián Barrio y en ella también ha estado presente el alcalde de Valga, José María Bello. Antes de las autoridades, han llegado al auditorio cuatro autobuses llenos de vecinos y conocidos que quisieron arropar a la familia en el momento más complicado de la jornada.

    APOYO A LA FAMILIA

    Después de concluir la misa, todos los presentes se trasladaron al cementerio de la parroquia de Campaña, situado también en Valga, en el que las mujeres recibieron sepultura esta misma tarde.

    Tres coches fúnebres salieron del local del municipio cargados de coronas de flores mientras los asistentes del funeral guardaban silencio a ambos lados de la calle.

    La familia contó con un autobús para trasladarse al camposanto, mientras que otros familiares cercanos lo hicieron en coches particulares. Fue en ese momento, ante los ojos de todos aquellos que los arropaban, cuando algunos parientes directos se mostraron visiblemente afectados entre lágrimas y abrazos.

    Mientras el silencio imperaba en las calles de Valga, los asistentes del funeral se conmovían dolidos ante la situación que toda lo localidad, y en especial la familia de las tres asesinadas, estaba sufriendo.

    42 VÍCTIMAS EN 2019

    Este crimen ha reunido a todo un pueblo, pero, sobre todo, ha dejado una marca en dos niños, de cuatro y siete años, que se han quedado huérfanos. También el abuelo de ellos ha perdido a su mujer y a sus dos hijas.

    De esta manera, Sandra es una de las 1.017 víctimas de violencia de género en España desde que se empezaron a registrar estas cifras en 2003 y que forman parte de una lacra que el año pasado se cobró la vida de 48 mujeres en el país y que este año ya suma 42.

    Contador

    Lo más leído en Galicia