24 de septiembre de 2019
  • Lunes, 23 de Septiembre
  • 14 de abril de 2014

    CIG denuncia averías y falta de mantenimiento por la privatización de electromedicina

    Señala que no existen equipos de repuesto ni presencia 24 horas, y que los aparatos se reparan con piezas que "no son originales"

    CIG denuncia averías y falta de mantenimiento por la privatización de electromedicina
    EUROPA PRESS

       SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

       La Confederación Intersindical Galega (CIG) ha alertado este lunes de la existencia de diferentes "incidencias" derivadas de la privatización del servicio de mantenimiento del equipamiento electromédico en distintos hospitales gallegos, al tiempo que ha denunciado la existencia de "averías" en equipos que tardan "semanas" en arreglarse y "falta de mantenimiento".

       En una rueda de prensa en la que han participado trabajadores de distintos equipos de electromedicina, la secretaria nacional de CIG-Saúde, María Xosé Abuín, ha explicado que la "privatización de este servicio", y su adjudicación a la empresa Iberman S.A., está causando "graves incidencias" en varios hospitales y "consecuencias asistenciales" para los pacientes.

       En conjunto, los especialistas denuncian que la empresa está "incumpliendo el contrato" y las condiciones ofertadas por ella misma, lo que está teniendo "consecuencias" en la actividad de los servicios con electromedicina.

       Así, denuncian que no existe la presencia física 24 horas que se establecía en el contrato, los mantenimientos preventivos de los aparatos "no están al día", no hay equipos de sustitución en caso de avería, no se realizan inventarios y algunos equipos averiados tardan en repararse "semanas".

    INCIDENCIAS

       Xermán Rouco, delegado de la CIG, ha recordado el caso ocurrido hace algunos meses en el Hospital de O Barco, donde una mujer de parto tuvo que ser trasladada 100 kilómetros, hasta Ourense, por la avería de una incubadora.

       En la misma línea, ha apuntado, se están sucediendo "averías" en otros equipos que "tardan en repararse" y, cuando se hace, "no se emplean piezas originales". Estas averías van desde aparatos de rayos que no funcionan a falta de incubadoras o arcos quirúrgicos.

       "Hace unos días, en Santiago un dializador ardió con un paciente al lado", ha indicado Xermán Rouco, quien ha explicado que esta avería se produjo porque la empresa "no está empleando en las reparaciones piezas originales". "Parece que están esperando que ocurra una desgracia", indicado.

       La CIG ha asegurado que traslada periódicamente informes sobre la situación de la electromedicina al Sergas y a la Consellería de Sanidade, sin que, por el momento, hayan recibido una solución. El "malestar", han indicado, es "evidente" entre el personal, que incluso acude a quirófano "con miedo e inseguridad", dado que el mantenimiento "no está al día" y no existen equipos de repuesto.

    RESOLUCIÓN PREVIA "EXCELENTE"

       Xosé Vázquez, delegado en el Hospital Lucus Augusti, ha indicado que, cuando el servicio de mantenimiento se prestaba con personal del Sergas, el nivel de resolución era "excelente" y la respuesta, en caso de averías, era "inmediata".

       Sin embargo, desde la privatización del servicio, ha denunciado, un aparato para fichar los archivos de rayos en Lugo tardó 10 días en ser reparado, lo que provocó que tuviesen que aplazarse las citas de unos 40 pacientes diarios, que, además, "fueron derivados a centros privados".

       Asimismo, un arco quirúrgico de un quirófano del HULA, ha explicado Xosé Vázquez, estuvo "un mes en un pasillo averiado", hasta que se denunció el caso y se reparó.

       Los delegados de la CIG han denunciado además que, en ocasiones, se están produciendo "discusiones" entre la empresa adjudicataria y la administración sobre de quién es la competencia para arreglar determinadas averías, lo que provoca "retrasos".

       En A Coruña, según ha explicado el delegado Rafa Pérez, un electrobisturí lleva "semanas fuera de servicio", con los consecuentes atrasos; mientras que en el Hospital de Conxo, en Santiago, varios equipos de endoscopias están sin reparar, un problema que también existe en el HULA.

       Los responsables del sindicato han enumerado una lista de deficiencias en distintos centros, como el caso del Hospital do Barco, donde la sala de rayos X de Philips lleva "cuatro semanas parada" o el Hospital de Pontevedra, donde existen "problemas con los mezcladores de oxígeno en neonatos" y respiradores que llevan "semanas" fuera de servicio.

       Además, critican que no se estén llevando a cabo las "revisiones" de mantenimiento, lo que podría provocar que los aparatos "fallasen en cualquier momento". "Es como sacar el coche a la calle sin haber pasado la ITV", ha explicado Rafa Pérez.

    ALTO COSTE

       El sindicato considera que la privatización de este servicio está teniendo un "alto coste" para la administración en soluciones de emergencia, como el traslado de la mujer de parto de O Barco que fue derivada a Ourense de urgencia por una avería en una incubadora.

       Al mismo tiempo, han criticado que "no se están cumpliendo" las condiciones del contrato y que el personal que trabaja en el mantenimiento de estos aparatos "no tiene la formación ni la experiencia necesarias".

       En contraposición, los especialistas del Sergas que realizaban anteriormente este mantenimiento, "que tenían formación para ello", se encuentran realizando "otro tipo de labores" de menor cualificación o "en su puesto, pero sin nada que hacer". "No hay eficacia, ni eficiencia ni ahorro. Es una falacia", ha denunciado María Xosé Abuín.

       El sindicato ha comprometido que continuará su "reivindicación" para que se "restituya" el servicio de electromedicina "con garantías" dentro del sistema público y ha alertado de las consecuencias que tendrá la "privatización del servicio de esterilización" que plantea la Xunta.