22 de noviembre de 2019
  • Jueves, 21 de Noviembre
  • 30 de noviembre de 2009

    El Consistorio de Vigo demanda por unanimidad la galleguidad de las cajas, pero los grupos discrepan de las alternativas

    Caballero ve "acoso" a Caixanova a favor de la fusión, el PP lo acusa de "localismo trasnochado" y el BNG pide una "alianza estratégica"

    VIGO, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Los tres grupos municipales de la Corporación de Vigo aprobaron hoy por unanimidad demandar que los centros de decisión de Caixanova y Caixa Galicia permanezcan en la comunidad, así como manifestar la necesidad de aprobar una nueva Ley de Cajas. No obstante, discreparon sobre las alternativas de futuro, ya que mientras el PSdeG rechazó la integración de las dos entidades financieras gallegas, el PP advirtió de que las cajas, a nivel individual, "no tienen futuro" y el BNG apostó por una "alianza estratégica" entre ambas.

    En la sesión plenaria de hoy se debatieron conjuntamente dos propuestas sobre las cajas de ahorros, una de ellas defendida por los socialistas, donde se instaba a la Xunta a que "no obstaculice" y permita a Caixanova desarrollar su proyecto empresarial "autónomo, estable, solvente y eficiente", así como el mantenimiento de su identidad como institución financiera, con su sede en Vigo y con su nombre actual. La iniciativa no salió adelante al abstenerse el BNG y votar en contra el PP.

    En cuanto a la moción del grupo nacionalista, tras una enmienda presentada por su portavoz, Santiago Domínguez Olveira, se aprobó por unanimidad pedir que los centros de decisión de las dos cajas permanezcan en Galicia, así como manifestar la necesidad de aprobar una nueva Ley de Cajas de ahorro. Esta propuesta, igual a la aprobada por los tres partidos en el Parlamento de Galicia, recibió el apoyo unánime de los grupos municipales de PSOE, BNG y PP.

    CABALLERO DENUNCIA "ACOSO" A CAIXANOVA

    El alcalde de Vigo, Abel Caballero, quien intervino como portavoz del grupo socialista, aseguró que Caixanova tiene un proyecto "solvente" y "capaz de seguir aguantando la crisis" y, según añadió, sin tener necesidad de acudir al FROB. Sin embargo, denunció que la Xunta "está acosando" al proyecto de la caja viguesa y acusó al presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, de ejercer "enormes presiones" a favor de una fusión con Caixa Galicia.

    A juicio del socialista, esta fusión sería una "absorción" a Caixanova por parte de Caixa Galicia y, además, la entidad resultante estaría en una situación "débil". Así, el alcalde vigués afirmó que el Ejecutivo gallego está "defendiendo intereses localistas de otras ciudades" al querer "resolver un problema del norte de Galicia con el trabajo del sur".

    Caballero defendió la posibilidad de Sistemas Institucionales de Protección (SIP), siempre que Caixanova mantenga el "liderazgo" y su sede en la ciudad olívica. Así, auguró que "no habrá fusión" de las cajas gallegas ya que, según recordó, el Consejo de Administración de Caixanova se ratificó el pasado jueves en su rechazo a esta vía.

    Finalmente, destacó que defender el plan de Caixanova es defender un proyecto "serio" para Vigo y, por tanto, también para Galicia, y criticó que la presidenta del PP local, Corina Porro, opte por "permanecer callada" en este tema.

    BNG PROPONE UNA ALIANZA ESTRATÉGICA

    Por su parte, el teniente de alcalde destacó que, en la situación económica actual, "lo prioritario es mantener la galleguidad" de las cajas y aseguró tener "cada vez más claro" que la solución será "una alianza estratégica" entre las dos, de forma que puedan fortalecerse y no se conviertan en una "moneda de cambio de PP o PSOE". Así, discrepó de la postura del PSOE, ya que, a su juicio, "conservar el nombre" no significa mantener el poder de decisión e incidió en que "apoyar a Vigo y Caixanova es apoyar que el poder de decisión esté en Galicia y, por tanto, en Vigo también".

    Domínguez Olveira se remitió a las palabras del director general de Caixanova, José Luis Pego, quien afirmó ante sus empleados: "no podemos seguir solos" y que la entidad "trabaja en un SIP". A juicio del nacionalista, "el debate" no está en si las cajas se mantienen en sus respectivas ciudades o si se fusionan o no, sino en que "sigan con su poder de decisión en Galicia".

    Así, explicó que a la hora de buscar alianzas, se abren varias posibilidades, ya que la fusión "se puede dar", pero puntualizó: "cuidado que es distinto fusión que absorción". En este sentido, incidió en que, si se aprueba la integración de las cajas gallegas, "se puede garantizar perfectamente que las dos mantengan su entramado y la capacidad de decisión" en Vigo y A Coruña.

    En el caso de un SIP entre las dos cajas, destacó que también se mantendría el poder de decisión en la comunidad, aunque incidió en que incluso podría haber alianzas con otras entidades foráneas "siempre que se garantice la galleguidad". Así, destacó que si el centro de decisión no se queda en la comunidad, "ni Caixanova podrá decidir, ni Vigo podrá tener un desarrollo económico adecuado a la primera ciudad de Galicia".

    Finalmente, el nacionalista juzgó que se ha llegado a la actual situación por la "absoluta indefinición" de la Xunta sobre el futuro de las dos entidades financieras y la acusó de esperar a ver qué pasaba con Caja Madrid. Por ello, defendió la necesidad de una nueva ley de cajas.

    PP DETECTA "LOCALISMO TRASNOCHADO"

    Por su parte, el portavoz del grupo municipal del PP, José Manuel Figueroa, defendió la necesidad de contar con "una caja fuerte para Galicia y Vigo y para que no vengan otros a tomar decisiones". Según destacó, las cajas, a nivel individual, "no tienen futuro", por lo que es necesario "defender su galleguidad y solvencia".

    El 'popular' acusó al alcalde de caer en un "localismo trasnochado" y un discurso "demagógico", así como de importarle "tres narices" las cajas. Así, consideró que Caballero mantiene su posición con "el objetivo político de atacar" a Corina Porro, un comportamiento que consideró propio del "político perdedor" que "desvía la atención atacando al adversario".

    Figueroa afirmó que Caballero "está solo" en su postura, al no contar con el apoyo del PSdeG --que propuso un SIP entre Caixa Galicia y Caixanova--, y consideró que su único objetivo es mantener la actitud "demagógica" por "un puñado de votos".

    También le acusó de "manipular" al Banco de España junto al ministro de Fomento, José Blanco, para que "tomen decisiones en contra de Galicia", al tiempo que consideró que "algunos dirigentes de cajas tendrán que explicar su posición", ya que "no se puede poner en cuestión la estructura financiera de Galicia por personalismos".

    Así, afirmó que el presidente de la Xunta trabaja "con rigor" y con el objetivo de mantener la "galleguidad", constatando que "la cuestión no se resuelve con localismos trasnochados".

    Por su parte, Caballero acusó al PP de "amenazar" a dirigentes de cajas y replicó, además, que "el alcalde no está solo", sino que "tiene detrás a toda la ciudad" cuando reivindica que Caixanova mantenga su nombre y permanezca en la urbe.