6 de agosto de 2020
11 de septiembre de 2009

El Consultivo ordena al Sergas aumentar la indemnización a una niña a la que tardaron 3 años en hacer una prueba oftalmológica

La inspección médica también avaló la compensación a la menor, de siete años, que sufre un glaucoma y tiene limitado su campo de visión

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Consello Consultivo de Galicia ha ordenado al Servizo Galego de Saúde (Sergas) que incremente hasta 77.000 euros la indemnización a una niña que ahora tiene siete años de edad y sufre un glaucoma con un campo de visión limitado, la cual tenía que someterse a una prueba oftalmológica, pero ésta se demoró tres años.

Previamente, la inspección médica del Sergas ya había estimado que las autoridades sanitarias debían indemnizar a la familia de la menor con la suma de 57.000 euros. Ahora es el Consello Consultivo el que concluye que la demora de tres años en la exploración ocular de la niña, que había sido operada de cataratas bilaterales, pudo provocar la aparición del glaucoma y los "graves daños oculares", por lo que debe ser indemnizada con 20.000 euros a mayores en concepto de daño moral a los padres.

Tras las resoluciones de la inspección médica y del Consello Consultivo, ahora el Sergas debe decidir, en un período de uno a dos meses, si dicta el acto administrativo para aceptar el pago de la indemnización o si judicializa el caso y recurre a los tribunales.

El abogado de El Defensor del Paciente en Galicia, Cipriano Castreje, aseguró a Europa Press que "sería anómalo, irracional y absurdo que, a la vista de dos informes favorables, Sanidade decidiese prolongar el sufrimiento de la familia, con el consecuente mayor gasto que generaría recurrir a los tribunales".

CASO

La niña, que responde a las iniciales A.R.R. nació en el año 2002 en el Hospital Materno Infantil de A Coruña y le fue diagnosticado que sufría cataratas congénitas bilaterales. Por ello, fue derivada al Hospital La Paz de Madrid, donde fue intervenida, pero en mayo de 2003 se le detectÓ una reproliferación cristalina en el ojo izquierdo y volvió a ser remitida a La Paz para ser operada.

Desde junio de 2003 hasta febrero de 2007, los médicos intentaron en varias ocasiones en el Hospital Teresa Herrera de A Coruña practicarle la revisión pertinente, pero la paciente se oponía y se resistía, por lo que no se le controló en ningún momento la tensión ocular.

No obstante, en febrero de 2007 la niña fue sometida a la revisión con anestesia y los médicos le detectan glaucoma pos afaquia, por lo que fue de nuevo remitida al Hospital La Paz. En el centro madrileño la volvieron a operar, pero sufre una gran pérdida de visión en el ojo derecho.

RESOLUCIÓN

El Consello Consultivo resuelve que la "omisión prolongada de la asistencia sanitaria" que necesitaba la paciente no debió haber sido impedida por la falta de colaboración de la niña, ya que se acabó realizando la prueba de control clínico con anestesia, "lo que ya pudieron decidir poner en práctica con anterioridad, sin que consten las razones de esa omisión, dando lugar a un agravamiento de la dolencia".

Para el órgano consultivo, la asistencia sanitaria recibida por A.R.R. fue "incompleta e insuficiente, ya que no se realizaron los controles periódicos de la tensión ocular, lo que elevó el riesgo cierto y porcentualmente elevado de que los niños con cataratas congénitas puedan desarrollar un glaucoma". Así, concluye que hubo una "injustificada" demora.