15 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

A Coruña contará con un nuevo juzgado de lo Mercantil antes del verano para afrontar casos de insolvencia empresarial

Galicia tendrá en 2009 nueve nuevos órganos judiciales, que incluyen tres plazas de magistrado en el TSXG y seis juzgados

A CORUÑA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El conselleiro de Presidencia, José Luis Méndez Romeu, explicó hoy que la situación económica actual, junto con el expediente de Martinsa-Fadesa, motivaron la creación de un nuevo Juzgado de lo Mercantil en A Coruña, que se hará efectiva antes del próximo verano.

Méndez Romeu explicó que la creación de este nuevo juzgado es "prioritaria", por lo que será el primero de los nuevos que entre en funcionamiento. A Coruña contará entonces con dos juzgados de lo Mercantil para hacer frente al aumento de los casos de insolvencia empresarial motivados por la situación económica actual, así como por el caso Martinsa-Fadesa, "uno de los procesos concursales con mayor pasivo".

El presidente en funciones del TSXG, Antonio González-Nieto, ya advirtió de la situación de colapso en la apertura del año judicial que tuvo lugar el pasado 10 de octubre, en cuyo discurso consideró que este juzgado debería crearse antes de noviembre, "fecha en la que comienza el periodo de impugnaciones" y que debería contar con una jueza (que pende de ser nombrada por el Consejo), un secretario (competencia del Ministerio de Justicia) y varios funcionarios.

"El concurso voluntario de Martinsa-Fadesa y de seis de sus filiales es el procedimiento concursal de mayor pasivo que se ha declarado nunca por un tribunal español", señaló y explicó que cuenta con "evidente complejidad" por involucrar a intereses muy diversos de terceros, "desde bancos y entidades de crédito, hasta compradores de viviendas, vendedores de suelo, subcontratistas y trabajadores"; lo que supondrá la dedicación exclusiva del juzgado durante varios meses.

NUEVOS ÓRGANOS JUDICIALES

Méndez Romeu participó hoy en la sede del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en la comisión mixta ordinaria entre la Xunta y el TSXG que se centró en el reparto de las nueve nuevos órganos judiciales que corresponden a la comunidad autónoma para el próximo año.

En concreto se decidió la creación de tres nuevas plazas de magistrado en el TSXG "por tratarse de un órgano fundamental para el funcionamiento de la justicia gallega", que se repartirán en dos para la sala de lo Contencioso-Administrativo, que centra su actividad en recursos contra decisiones de la administración; y una tercera para la sala de lo Social.

Por lo demás, se creará un juzgado de lo Social de A Coruña, uno de Familia de Vigo, dos de Primera Instancia en Ferrol y Lugo, y uno mixto en Tui. Una decisión que González Nieto consideró "correcta", si bien reconoció que "las necesidades son mayores". De este modo, apuntó que, de haber sido posible, se necesitarían nuevos juzgados en lugares como Sarria o Betanzos, que esperó puedan crearse "en los años próximos".

No obstante, el presidente en funciones del TSXG abogó por atacar "la base del problema" que se centraría en la reducción de los procesos mediante la potenciación de la conciliación, la mediación y el arbitraje, ante lo que sería necesaria una reforma de las leyes procesales.

UBICACIÓN EN A CORUÑA

En referencia a la ubicación de los diferentes juzgados de A Coruña para reducir el colapso de la sede actual, Méndez Romeu avanzó que, hasta que estén listos los nuevos edificios en el territorio de la Autoridad Portuaria todavía pendientes de desafectación por parte de Fomento; parte de ellas se instalarán de manera provisional en el edificio Proa del barrio de Matogrande.

En concreto explicó que deben ser "jurisdicciones completas" para evitar la "disgregación, confusión y problemas" y que finalmente serán los cuatro de lo Contencioso-Administrativo y los dos de lo Mercantil, que supondrán la reorganización de los juzgados de la calle Monforte a partir de diciembre. "Esta reorganización mejorará las condiciones de trabajo como el de Violencia de Género; supondrá la creación de zonas de atención a las personas y salas de espera; y mejorará las condiciones de trabajo de la Fiscalía", afirmó.

Sobre esto, Méndez Romeu reconoció que la decisión "no fue consensuada, sino simplemente comunicada después de escuchar todas las opiniones y ponderarlas". "No se pude hacer por consenso porque es una situación que se va a prolongar durante tres o cuatro años y debe tomarse bajo criterios de eficiencia y estabilidad para los trabajadores", dijo.

En este sentido apuntó que se descartaron "propuestas no racionales" como la de trasladar sólo las plazas de nueva creación. "Cada año se crean nuevas plazas y eso supondría una complicación externa e interna que no beneficiaría a nadie", sentenció.