3 de abril de 2020
28 de abril de 2018

Críticos de En Marea carga contra la dirección por "asumir el relato del PP" al convocar la consulta sobre Quinteiro

Califican de "ilegítima" la consulta sobre Quinteiro y creen que la dirección vulnera el "derecho a la defensa" de la diputada

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Miembros del Consello das Mareas críticos con la dirección del partido instrumental han emitido un comunicado en el que reprueban la decisión de convocar una consulta a las bases sobre la continuidad como diputada de Paula Quinteiro, ya que creen que "viola gravemente los acuerdos fundacionales de Vigo", "pone en riesgo la confluencia" y "deja en suspenso los valores democráticos elementales" de En Marea.

En un comunicado remitido a los medios tras la celebración del Consello das Mareas que dio luz verde a la convocatoria de la consulta, que no será vinculante, el sector crítico ha acusado a la dirección del partido de "asumir el relato del PP" y "hacer la tarea de oposición ante sus propias filas".

De esto modo, creen que la dirección impulsa una consulta a las bases y no un procedimiento de revocación de cargo para "evitar" que Paula Quinteiro "pueda defenderse" ante los inscritos y, de este modo, "goce de las mínimas garantías".

Este sector, entre el que se incluyen representantes de Marea Atlántica, EU, Podemos, algunos sectores de Anova y ciertas mareas municipalistas, está enfrentado a la línea oficial que encabeza Luís Villares, al que acusan de haberse apoyado en "una minoría" del espacio rupturista para reforzar su liderazgo.

Así, consideran que la consulta a las bases sobre la continuidad en el Pazo do Hórreo de Quinteiro, la diputada que se vio envuelta en un altercado con la policía en la noche del 18 de marzo, carece de respaldo reglamentario.

"Ni el documento de Forma de Gobierno ni el Código Ético de En Marea, desaparecido de la página web, dan respaldo a este plebiscito inverso, con el que se pretende desarrollar un auténtico linchamiento político", señala el comunicado, en el que añaden que las consultas en el partido isntrumental "tienen carácter vinculante".

A renglón seguido, creen "evidente" que se trata de un "procedimiento revocatorio" porque "el objetivo" de la consulta es conseguir "la renuncia de una parlamentaria". Así, apuntan que el proceso de revocación está "desarrollado pormenorizadamente" en los documentos de En Marea.

Por ello, señalan que para iniciar un procedimiento para revocar a un representante de En Marea "es preciso una serie de garantías y requisitos de los que una consulta no necesita". "Si lo que se pretende es la revocación de un cargo, habría que acudir a la regulación de esta figura en concreto y cumplir los requisitos para la formulación de ese revocatorio", añaden.

De este modo, apuntan que "solo de esta forma" podría lograrse que los inscritos votasen sobre la continuidad de una persona de manera "informada", ya que "contarían con la documentación aportada por la Comisión de Garantías y con las explicaciones y alegaciones de la afectada, respetando así su derecho a la defensa", algo que, según los críticos, no se ha hecho en el caso de Quinteiro.

"PRESUNCIÓN DE INOCENCIA"

En esta línea, consideran que la dirección del partido instrumental, con Villares a la cabeza, no ha respetado el derecho a la presunción de inocencia de la parlamentaria, a la que se ha sometido a "un linchamiento en forma de juicio político paralelo a través de los medios".

En definitiva, los críticos consideran que la coordinadora y el sector que controla el Consello das Mareas disfraza el procedimiento de revocación de una consulta a las bases para "evitar" que Paula Quinteiro tenga "la posibilidad" de defenderse.

COORDINADORA Y GRUPO PARLAMENTARIO

A continuación, recuerdan que el Grupo Parlamentario de En Marea aprobó "por amplia mayoría" un acuerdo que respaldaba la continuidad de Quinteiro en O Hórreo que, sin embargo, no contó con el apoyo de Villares, que se abstuvo en las votaciones.

Así, indican que la coordinadora (que equivale a la ejecutiva de un partido clásico) desautorizó dicho acuerdo "sin establecer un diálogo" con el grupo y estableciendo, de este modo, una "confrotación" entre ambos órganos.

"Un espacio como la coordinadora, en el que solo está representado un grupo muy minoritario de En Marea, confrontó con el Grupo Parlamentario en el que se ve reflejada toda la pluralidad del espacio político, con la única finalidad de satisfacer sus intereses de parte", reza el comunicado.

Así las cosas, el sector crítico ve "ilegítima" una consulta que "sienta un gravísimo precedente", "tensiona el espacio político común" y, además, provoca "una fractura" con los acuerdos fundacionales de En Marea y "con el propio espacio de confluencia".

XOÁN HERMIDA

Por otra parte, el comunicado de los críticos también hace referencia a la situación de Xoán Hermida, el diputado electo que acordó unirse al Grupo Parlamentario pero que no hará efectiva su entrada en la Cámara ni renunciará a su acta hasta que se resuelva el caso de Quinteiro.

Los críticos ven en esta "estrategia sin precedentes" un intento de "retener" un acta de diputado "sin desempeñar las funciones para las cuales fue elegido", algo que, a su juicio, "secuestra la voluntad popular y constituye una forma de chantaje sin precedentes".

"O Hermida se incorpora con normalidad al grupo de En Marea o presenta su renuncia, como ya había anunciado. En el caso de no decantarse por ninguna de la dos opciones, correspondería a la Comisión de Garantías abrir un expediente informativo que tuviese por objeto la flagrante violación de los principios fundamentales de En Marea por parte del diputado pontevedrés", concluyen.

Para leer más