12 de julio de 2020
6 de junio de 2020

Dormir en cabañas, burbujas o faros: el aislamiento y "singularidad" de estos alojamientos "juegan a su favor"

Las reservas, sobre todo para el mes de agosto, se "reactivan con fuerza" en Rías Baixas y A Mariña y favorecen al turismo rural

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Dormir en una cabaña sobre un árbol, dentro de una burbuja desde la que ver el firmamento nocturno o disfrutando del mar en primera línea, en un pequeño faro. Estas son solo algunas de las opciones que ofrecen los alojamientos alternativos en Galicia, una opción que, por su "singularidad" y su "aislamiento", elementos que "juegan a su favor", recobra fuerza en la era post COVID-19.

"Sin duda, su singularidad y situación juegan a su favor, en este caso el aislamiento, pero también los servicios con los que cuentan y la calidad de la experiencia que ofrecen", destaca el presidente del Clúster Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal, que apunta a los "criterios de diferenciación" como una baza importante del sector de cara al futuro.

En un panorama cargado de incertidumbre por la reactivación turística posterior a la COVID-19, y con Galicia como uno de los destinos favoritos a nivel nacional, el sector hace hincapié, una vez más, en la necesidad de "especialización" y "apuesta por la excelencia" en la oferta turística y, de modo especial, en los alojamientos.

Las previsiones apuntan a que el turismo gastrónomico, así como el de bienestar y, fundamentalmente, el de naturaleza, experimentarán un auge de cara a esta temporada, animada por los espacios al aire libre.

En este panorama, se revitalizan opciones con un alto componente de aislamiento, como las cabañas en árboles, como es el caso de las de Outes o los Nidos de Carnota, ubicados en esta localidad coruñesa, y que ya registran reservas. Asimismo, atraen miradas los 'campings' y 'gamplings' alternativos, como es el caso de Albarari, que dispone de tiendas 'burbuja' desde las que realizar observaciones astronómicas en Sanxenxo y A Coruña, que ya se promocionan como experiencia "contacto cero", aislamiento y "distancia social" de cara a este verano.

También otros establecimientos alternativos, como los faros, tienen adeptos. De hecho, el faro de Illa Pancha, en Ribadeo (Lugo), o el Semároforo de Fisterra, en esta localidad coruñesa, tienen muchas de sus fechas de julio, y especialmente de agosto, ocupadas.

TURISMO RURAL Y APARTAMENTOS

Desde el Clúster Turismo de Galicia reconocen que los apartamentos turísticos y las casas rurales son los establecimientos que en mayor medida han "captado el interés" de los viajeros "de forma más inmediata" para este verano en Galicia.

Sin embargo, confían en que las reservas "se irán inclinando de nuevo hacia los hoteles a medida que transcurran las semanas y se vayan implantando los protocolos higiénico-sanitarios" que garanticen la protección contra el coronavirus, apunta Cesáreo Pardal en declaraciones a Europa Press.

La falta de concreción sobre las condiciones de movilidad tanto nacional como internacional --en el caso de Galicia con la vista puesta en Portugal--, así como las circunstancias específicas de este año, hacen que el sector considere "difícil" determinar qué son unas buenas previsiones para los próximos meses.

No obstante, sí constatan que "las reservas se han ido incrementando en las últimas semanas" y que "los destinos de sol y playa siguen estando entre los más demandados".

"Vemos que se han reactivado con fuerza las reservas en las Rías Baixas y en A Mariña lucense", apunta Cesáreo Pardal, que también evidencia un volumen importante en el turismo rural y en el ámbito urbano, vinculado a una oferta cultural y patrimonial. "La situación es complicada, pero tenemos esperanzas de poder trabajar bien", destaca.

En cuanto a los periodos, los alojamientos registran un mayor número de reservas hacia el final de julio. "Agosto muy bien y septiembre aceptable", apunta el responsable del Clúster que, no obstante, anima a ser "cautos", ya que estas reservas dan "una imagen positiva" en relación a la paralización de estos meses, pero "no suponen la recuperación del sector", que ha sufrido un "impacto brutal" con la crisis.

CRITERIOS ÚNICOS

Sobre la posibilidad de que los sistemas de control de aforos y accesos a playas influyan a la hora de que los viajeros reserven su estancia en Galicia, el presidente del Cluster aboga por las ventajas que supondría tener "criterios únicos" que orientasen con mayor facilidad a los turistas.

"Más que la implantación de sistemas de control de aforo, lo que puede complicar la llegada de viajeros es la incertidumbre o las diversidad de criterios o de sistemas de control que se implanten
en cada ayuntamiento", reconoce Pardal, que vería "positivo" si se contase "con criterios y un sistema único para el acceso a los arenales".

No obstante, ha hecho hincapié en la necesidad de "priorizar el sentido común y la responsabilidad individual" en el cumplimiento de las normas y para garantizar el adecuado distanciamiento en todos los contextos.