30 de mayo de 2020
27 de junio de 2018

Dos detenidos de una banda que cometía estafas en España tras una denuncia en Oleiros

Estafaban a particulares, entidades de crédito y establecimientos comerciales con "una vida paralela fabricada"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Área de Prevención del Puesto Principal de la Guardia Civil de Cambre (A Coruña) ha detenido a dos individuos, un hombre y una mujer, que se dedicaban como medio de vida a estafar a particulares, entidades de crédito, establecimientos comerciales y establecimientos hoteleros. Pertenecían a una banda que operaba en territorio nacional y que ha sido desarticulada tras una denuncia en Oleiros.

   Según ha informado el Instituto Armado, en el marco de la denominada 'Operación Capelán, el hombre y la mujer fueron detenidos a raíz de la denuncia de una ciudadana anónima la cual les había alquilado un apartamento turístico en la localidad de Santa Cristina, en el municipio coruñés de Oleiros.

Cargando el vídeo....

   La afectada, ante el hurto de un televisor y los daños provocados en el inmueble por dichas personas, puso en conocimiento de agentes del Puesto de Cambre la supuesta identidad de los inquilinos, pero los guardias comprobaron que las identidades facilitadas eran falsas.

   Seguidamente, una vez que los inquilinos abandonaron el citado establecimiento hotelero, se estableció un dispositivo de búsqueda por la localidad de Santa Cristina, por el que se logró interceptar minutos más tarde a estas personas escondidas en el interior de una cafetería. Tras ser requeridos por la Guardia Civil para que mostraran su identificación, facilitaron nuevamente una identidad falsa.

   Por tales motivos, los agentes sospecharon se pudieran dedicar "de manera generalizada a la comisión de más hechos delictivos utilizando la identidad de terceras personas", han relatado las mismas fuentes, que señalaron que los agentes procedieron a la detención por usurpación de identidad, así como por hurto y daños, ambos cometidos en el interior del establecimiento hotelero.

   Fueron trasladados a dependencias oficiales para su plena identificación, los cuales, "tras una intensa labor de información por parte de la Guardia Civil", aseguraron las mismas fuentes, se les logra identificar "sin ningún género de dudas como S.C.B. y M.V.S.".

ORGANIZACIÓN

   Ambos individuos, según los investigadores, supuestamente lideraban "una organización delictiva dedicada a cometer estafas contra personas particulares a través de documentos nacionales de identidad falsificados" y a la "fabricación de una vida paralela alrededor de cada identidad usurpada", destaca la Benemérita, a través de contratos de trabajo, nóminas falsificadas, adjudicaciones de nuevas direcciones de correo electrónico, así como datos de contacto creados al efecto para dicho perfil (correos electrónicos, terminales de telefonía móvil, un domicilio falso, etc).

   El Instituto Armado destaca que el cabecilla de la organización, S.C.B., contaba con numerosos antecedentes penales por delitos contra el patrimonio y se encontraba huido de la Justicia desde 2016, fundamentalmente por la comisión de estafas por todo el territorio nacional con requisitorias de búsqueda, detención y personación en vigor.

   Asimismo, estaban en fase de investigación "numeroso hechos delictivos presuntamente cometidos por los detenidos y relacionados con este ilícito penal cometidos por todo el territorio nacional, además de haber determinado la autoridad judicial su inmediato ingreso en prisión", resaltan las mismas fuentes.

DOCUMENTOS INTERVENIDOS

   En el momento de la detención fueron intervenidos numerosos documentos de identidad de diferentes personas, varios equipos informáticos, memorias USB, una impresora láser, numerosa documentación entre la que se encontraban tarjetas de crédito y débito expedidas por entidades bancarias a nombre de otras identidades, numerosos terminales de telefonía móvil, multitud de tarjetas de telefonía SIM, así como una cantidad importante de diferentes tipos de sustancias psicotrópicas. Los detenidos han sido investigados también por un posible delito contra la salud pública por tráfico de drogas.

   Entre toda la documentación intervenida, la Guardia Civil destaca "multitud de facturas a nombre de terceras personas", la cual se clasificaba en archivos en función del tipo de documentación, así como anotaciones manuscritas en las que se vinculaba cada uno de los créditos adquiridos por cada perfil falso a la identidad correspondiente al igual que una "gran cantidad de nóminas falsificadas expedidas por empresas ficticias".

   Los agentes comprobaron la amplia labor de explotación que estos realizaban de cada una de las falsas identidades con el fin de adquirir dinero en efectivo a través de préstamos bancarios y "poder realizar todo tipo de compras online, o a través de tarjetas de crédito expedidas por grandes establecimientos de venta de tecnología".

   Además, realizaban "siempre compras de productos tecnológicos de gama alta, para lo cual se servían de un minucioso trabajo administrativo para llevar a cabo un control exhaustivo de la actividad económica generada con la elaboración de engaños individualizados".

   Los detenidos se encontraban asentados en los últimos meses en la provincia de A Coruña y conseguían datos de las víctimas a través de sus DNI, "en su mayoría sustraídos previsiblemente por personas de su entorno delictual y a través de una extensa ingeniería social", aseguran las mismas fuentes.

MODUS OPERANDI

   El modus operandi que usaban consistía en obtener de manera fraudulenta documentación personal de una persona, "a la que se le asociaba una vida ficticia perfectamente creíble, se le creaba un trabajo falso con una falsa remuneración, y así hasta crear un verdadero entramado de identidades", concreta el Instituto Armado, a la que las entidades bancarias, así como grandes establecimientos comerciales otorgaban todo tipo microcréditos al consumo de hasta 3.000 euros para la adquisición de productos tecnológicos de alta gama que posteriormente venderían en portales online de segunda mano dejando el único rastro.

   Los detenidos vivían de manera itinerante para no levantar sospechas, alojándose siempre en apartamentos turísticos con una identidad ficticia y no pagaban el alquiler y destrozaban los

   apartamentos en los que se quedaban.

   En el momento de la detención se encontraban con otras dos personas a las cuales utilizaban para realizar portes a cambio de pagos en especie --fundamentalmente productos tecnológicos--, de los cuales uno de ellos fue detenido y puesto en libertad por los agentes.

   Los detenidos han sido puestos a disposición judicial tras lo que la autoridad judicial ha decretado su ingreso en prisión. El proceso se encuentra en fase de instrucción, por lo que se continua con las investigaciones con el fin de esclarecer "todos los posibles hechos delictivos cometidos por dichos individuos", concluyen las mismas fuentes.

Para leer más