13 de agosto de 2020
20 de octubre de 2008

Emalcsa defiende que el agua de A Coruña "nunca ha estado tan supervisada y tan controlada" como ahora

La empresa culpa del mal olor y del mal sabor del agua a la sequía

A CORUÑA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director general de Emalcsa, Jaime Castiñeira, defendió esta mañana que el agua de A Coruña y de su área metropolitana "nunca ha estado tan supervisada y tan controlada" como ahora, saliendo así al paso de la postura de veinte vecinos de la ciudad y de su área de influencia que, durante el último mes, han venido denunciando que el agua de sus casas olía y sabía mal.

Castiñeira apoyó la postura de la empresa en los más de 130 análisis que se han hecho en los "más punteros laboratorios de España", y que certifican que el agua de A Coruña "cumplía estrictamente" el Real Decreto que determina la aptitud de las aguas para el consumo humano, con unos datos de salubridad "excelentes".

Preguntado por cuáles podrían ser los motivos de las denuncias de estos vecinos, el director general de Emalcsa apuntó al hecho de que "las aguas del embalse no se hayan podido renovar" por culpa de la sequía que ha sufrido la zona durante agosto de 2007 y mayo de este año, y que han provocado que el embalse de Cecebre registrara "cifras mínimas históricas de nivel de llenado", al descender hasta el 22 por ciento.

Un hecho que, según Castiñeira, provoca que el agua almacenada "puede adquirir un mayor y olor y sabor orgánico", que no se ha detectado en las plantas de tratamiento del agua que tiene Emalcsa, pero "sí para la percepción de algún vecino puntualmente".

Además de esta explicación, el responsable de Emalcsa quiso dejar claro durante la rueda de prensa en la sede de la empresa que "el agua de A Coruña es el mismo para todos", siendo imposible diversificarlo en zonas y menos en edificios.

VISITAS PERSONALIZADAS

Al margen de los estudios y de los análisis que ha hecho la empresa responsable del suministro del agua, los vecinos que denunciaron su caso han tenido la posibilidad de que se analizara individualmente su agua, dando como resultado que "el 50 por cierto decía que ya no le pasaba" y, el resto, se debía a la instalación interior de sus domicilio.

Unas medidas que se han llevado a cabo para demostrar que Emalcsa trabaja sólo para sus accionistas que "son todos los ciudadanos de A Coruña", y que su único fin es el de "mantener el mejor servicio posible". Por último, Jaime Castiñeira expuso que, "dados los cambios climáticos que se están produciendo", Emalcsa hará los estudios "pertinentes" para que no se vuelva a repetir la situación que se ha vivido durante el último mes.