14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 14 de marzo de 2008

    Las familias de etnia gitana realojadas en Monteporreiro abandonan sus viviendas ante el "entorno poco integrador"

    Quintana advierte a administraciones y vecinos de que la integración de los gitanos de O Vao debe ser "consensuada"

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Las familias de etnia gitana de O Vao realojadas en el barrio pontevedrés de Monteporreiro comunicaron hoy a la Vicepresidencia de la Xunta su decisión de abandonar definitivamente las viviendas que la habían asignado, al considerar que el "entorno y el clima que se vive hace imposible su integración".

    Así lo trasladó el departamento autonómico en un comunicado, en el que aseguró que se trata de una "decisión voluntaria" de los afectados, "que la Xunta apoya por ser evidente la imposibilidad de integración en las actuales circunstancias". De hecho, reiteró que ni este Gabinete ni la Consellería de Vivenda "tienen potestad para aplicar desalojos ni realojos".

    Además, hizo un llamamiento para que, "desde la responsabilidad", se facilite este proceso reintegrador y aludió al derechos de todas las personas al acceso a un vivienda normalizada.

    Por su parte, el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, advirtió hoy a todos los actores implicados en el realojo de familias gitanas del poblado de O Vao --administraciones, vecinos y afectados-- de que los procesos de integración "tienen que ser siempre consensuados" entre todas las partes.

    FOCOS.

    "Estas cuestiones hay que sacarlas de los focos de la controversia", añadió tras ser preguntado por las declaraciones del alcalde de Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, que aludió a la posibilidad de demandar a la Vicepresidencia y a la Consellería de Vivenda, ambas dirigidas por el BNG, en relación a su actuación en este caso.

    En este sentido, incidió en que trabajarán "en silencio y con perseverancia" para lograr la integración de estas familias, algunos de las cuales fueron trasladas de O Vao, en Poio, al barrio de Monteporreiro, en la capital pontevedresa. Este realojo ha provocado las protestas de los vecinos, a los que respalda Fernández Lores.

    Asimismo, Quintana recordó que el Gobierno gallego carece de competencias en la erradicación del chabolismo, labor que deben ejercer los municipios. Sin embargo, remarcó que la Xunta "no eludirá responsabilidades" porque "quiere estar al lado de los ayuntamientos".

    "Nuestro papel es apoyar a los municipios para que los procesos de erradicación del chabolismo se lleven lo mejor posible y cumplan su función", señaló en declaraciones a los medios tras realizar una visita al encuentro informático Xuventude Galiza Net.