21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 24 de febrero de 2008

    9-M-Feijóo cree que hay riesgo de que los alumnos gallegos tengan que preguntar "si pueden hacer exámenes en castellano"

    Asegura que la reforma fiscal del PP beneficiará al 95 por ciento de los jóvenes y que es un "guiño" para que se queden en Galicia

    PONTEVEDRA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, se comprometió hoy a defender "hasta las últimas consecuencias" la libertad lingüística "para que cada uno hable en lo que quiera", ya que, en su opinión, con la actual política del bipartito, los alumnos de la comunidad acabarán preguntando "si pueden hacer el examen en castellano" en lugar de preguntar "si pueden hacerlo en gallego", como ocurría, según Feijóo, cuando él estudiaba.

    En un acto con jóvenes en el que también participó la candidata del PP por Pontevedra, Ana Pastor, Núñez Feijóo lamentó que el número de personas bilingües en España sea un 35 por ciento, muy por debajo, según dijo, de los niveles de otros países de Europa, como Alemania, en donde el número de habitantes bilingües es, según el PP, de un 44 por ciento, en Francia, un 62 por ciento, o de Italia, un 35 por ciento. Por eso, Feijóo apostó por fomentar la preparación de los gallegos en el extranjero. "Pero el extranjero no es Ponferrada", bromeó.

    Antes, el líder de la oposición en Galicia aprovechó también para replicar a las últimas declaraciones de los otros dos líderes políticos gallegos que, según dijo, lanzan "un insulto por día" al Partido Popular. Así, respondió al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, quien ayer aseguró que Feijóo "no conocía las vacas y que tenía muy mala leche".

    "No sabía que Touriño había comprobado ese dato", bromeó. En contra, confesó que, cuando era pequeño, "le gustaba una niña" de su pueblo que era lechera, y a la que, según explicó, acompañaba a repartir leche. "Y ver ahora a un hijo de un coronel diciendo que no conozco eso de la leche", ironizó.

    También se mostró sorprendido por la afirmación del portavoz nacional del BNG, Anxo Quintana, quien comparó a su formación política con "el Obama de estas elecciones". "Después de tanto tiempo antiamericano y antiyanqui ahora quiere ser Obama; pues yo quiero ser político gallego y político español", espetó.

    REBAJAS FISCALES.

    Tras esto, Feijóo hizo un repaso de las principales promesas del Partido Popular para los jóvenes, a los que, según dijo, hay que devolver el protagonismo y darle una solución para sus "doce problemas", en referencia a los que tienen cada 30 días para llegar a fin de mes.

    En ese sentido, destacó que el pasado año 2006 fue el ejercicio en el que "más jóvenes salieron de Galicia, un total de 12.000. Asimismo, recalcó las informaciones que prevén que más de 3.000 gallegos tendrán que irse a Canarias por las crisis de la construcción, así como que cien mil portugueses que trabajan en la comunidad gallega volverán al norte de Portugal por la desaceleración económica de España.

    Frente a ello, prometió que si el PP gana las elecciones fomentará el que llamó "contrato dual" en virtud del cual las empresas que contraten a jóvenes recibirán beneficios fiscales, siempre y cuando permitan a estos trabajadores tener un "horario flexible" para trabajar y para estudiar.

    De hecho, opinó que "lo mejor que uno puede hacer es formarse" y destacó que "eso no es una propuesta conservadora, sino progresista", por lo que señaló que otro de sus planes consiste en que los jóvenes puedan tener periodos de formación en el extranjero.

    Asimismo, destacó las rebajas fiscales anunciadas por el Partido Popular, que "conseguirán que el 95 por ciento de los jóvenes y casi 180.000 mujeres gallegas no paguen el IRPF" y concretó que, de este modo, la juventud gallega dispondrá de dos mil euros más cada año para gastar. A su juicio, estas medidas son un "guiño para que los jóvenes se queden a trabajar en Galicia", de tal modo, que la generación "mejor" preparada de Galicia se se quede en la comunidad para aportar su "inteligencia y su conocimiento".

    Frente a eso, contrapuso la promesa de devolver 400 euros a todos los contribuyentes que hizo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, algo que, según dijo, es "insolidario" porque no beneficia a las rentas más pequeñas, y lo atribuyó a "su improvisación y frivolidad".

    De igual modo, criticó el "impuesto revolucionario" aprobado por el Gobierno Zapatero en referencia al canon digital que sólo beneficiará "a determinados señores que ya viven muy bien" y que, según sus cálculos, le costará a cada español unos 300 euros más cada año. "No puede ser que sustituyamos la necesidad de proteger la propiedad intelectual para que todos ayudemos a pagar lo que le interesa a Zapatero", aseveró.

    Asimismo, arremetió contra el candidato del PSOE por A Coruña, el también ministro de Cultura, César Antonio Molina, quien ayer dijo que "la próxima legislatura será la del AVE", algo que confirma, en su opinión que "esta no lo fue". "Dirán esto hasta 2020 cuando nos colocarán alguna traviesa que les sobre por ahí", espetó. También aludió a que la ministra de Vivienda, Carme Chacón, viva en una casa de 600 metros cuadrados, lo que en su opinión, "es por lo que es ministra de Vivienda".

    COLOQUIO.

    Tras su intervención, los más de 200 jóvenes que participaron en el acto hicieron varias preguntas que dieron lugar a más de una anécdota. Simulando la entrevista de Gabilondo al candidato del PP a La Moncloa, Mariano Rajoy, uno de los jóvenes preguntó a Feijóo si sabía cuál era el municipio de Galicia de mayor extensión o el que tiene menos habitantes de la provincia de Pontevedra, preguntas que Feijóo respondió correctamente. "Usted sí que sabe de historia de Galicia y no Touriño", juzgó el joven.

    Otra de las asistentes preguntó a Feijóo, por ejemplo, por un lugar para perderse, a lo que él contestó "contigo en cualquier sitio de Galicia". También desveló que entre sus gustos musicales preferidos estaría "cualquier canción de Aute".

    Por su parte, la presidenta de Nuevas Generaciones en Vigo, Begoña Romero, arremetió contra la política educativa del Gobierno socialista que tildó de "tremendo fracaso" ya que, según los datos del PP, uno de cada tres alumnos no acaba la enseñanza obligatoria. Así, criticó la asignatura 'Educación para la ciudadanía' que, en su opinión, "pretende adoctrinar a los jóvenes" y es "una intromisión intolerable del Estado que atenta contra la libertad constitucional de padres e hijos". "Premian la mediocridad, penalizan el esfuerzo y criminalizan al profesorado", opinó. También Romero abogó por la "paz lingüística" que garantice el dominio tanto del gallego como del castellano. "El BNG arrastra al PSOE al monolingüismo en gallego y el PSOE se deja por debilidad", dijo.

    Finalmente, el presidente de Nuevas Generaciones en Pontevedra, Javier Dorado, acusó al Gobierno socialista de tratar a los jóvenes "como un cero a la izquierda" y apostó por "hacer justicia" el 9-M. En ese sentido, aplaudió algunas de las promesas del Partido Popular si gana las generales, como avalar créditos a jóvenes que quieran comprarse una vivienda o fomentar el empleo entre la juventud.