16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • 6 de junio de 2018

    El futuro político de Feijóo acapara el protagonismo y cargos gallegos del PP destacan sus méritos para suceder a Rajoy

    El presidente se reserva sus planes, pero el compromiso con Galicia hasta 2020 que hasta ahora reivindicaba desaparece de su discurso público

    El futuro político de Feijóo acapara el protagonismo y cargos gallegos del PP destacan sus méritos para suceder a Rajoy
    XUNTA

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El futuro político del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ante la sucesión de Mariano Rajoy en el PP, capta toda la atención de las cámaras, de la oposición y también de sus compañeros gallegos de partido. De hecho, cargos de la formación han destacado ya públicamente sus méritos para optar al liderazgo del PP estatal, aunque todos están a la espera de sus pasos.

    La jornada de Feijóo este miércoles empezó en el Parlamento de Galicia, donde tenía sesión de control en el pleno ordinario. Numerosos fotógrafos, cámaras y periodistas le esperaban en la entrada principal del Pazo do Hórreo, la que el presidente suele utilizar habitualmente, pero esta vez optó por evitar a los medios a primera hora y entró por el aparcamiento subterráneo.

    Ya en el hemiciclo, la oposición no desaprovechó la oportunidad y le exigió que clarifique si optará a liderar el PP en España. Ana Pontón (BNG) y Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) alertaron de los "riesgos" de que pueda "cobrar" como presidente de la Xunta pero tener "la cabeza" en Madrid. Luís Villares (En Marea) le echó en cara un "currículo en B" de casos de "corrupción".

    Feijóo optó por no desvelar sus planes pero tampoco descartó participar en la carrera sucesoria y emplazó a la oposición a "preguntarle" sobre su futuro en la siguiente sesión de control del 20 de junio, una respuesta en la que, populares gallegos consultados por Europa Press, interpretan como un indicativo de que, "como mínimo, se lo está pensando".

    La otra "pista" que no pasó desapercibida a sus compañeros de filas es que ni en el pleno ni en sus otras dos intervenciones públicas ante los medios de comunicación, a la salida del Parlamento y en Ourense, respectivamente, mencionó Feijóo el compromiso con Galicia hasta 2020 que, hasta ahora, reivindicaba cada vez que tenía ocasión.

    A la salida del Pazo do Hórreo, que sí abandonó por la puerta principal, Feijóo se limitó a recordar que el PP todavía "no ha convocado el congreso". Miembros de su equipo, que tuvieron que aguantar las preguntas de los medios en los habituales corrillos del café posterior a la sesión de control, intentaban con poco éxito calmar la expectación que hay en torno al futuro del presidente.

    "CUANDO TENGA ALGO QUE DECIR, LO DIRÉ"

    La prueba definitiva de la jornada llegó en Ourense, donde tenía un acto y donde tuvo que enfrentarse de nuevo al revuelo mediático. "Vamos a trabajar", apeló a su llegada al Campus, sin atender a las cuestiones que se referían a su decisión acerca de si optar o no a liderar el Partido Popular.

    En todo momento, ha intentado centrarse en el acto oficial en la ciudad de As Burgas y no ha sido hasta el final, antes de entrar en su coche oficial, cuando se ha dirigido a los medios para trasladar un mensaje: "Cuando tenga algo que decir, lo diré". A renglón seguido, se ha limitado a manifestar que este jueves él y su Gobierno tomarán decisiones en el Consello de la Xunta.

    INCUESTIONABLE APOYO GALLEGO

    Si en privado hay unanimidad en que razones "políticas" (sus buenos resultados electorales consecutivos y su mayoría absoluta autonómica, excepcional en España) y "estratégicas" --suscitar un mayor "consenso" interno que otras dirigentes que están en las quinielas como María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría--, este miércoles han llegado los primeros pronunciamientos públicos.

    Aunque predomina la prudencia, hay cargos que se han pronunciado en actos públicos y han ensalzado los méritos de su jefe de filas. Fue preguntado, por ejemplo, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, quien admitió tener "sus preferencias", aunque eludió, entre risas, apuntar a Feijóo, y recordó que la decisión es suya.

    Más contundente ha sido el portavoz del PP en el Senado, el lucense José Manuel Barreiro, quien ha señalado al de Os Peares como uno de los candidatos "claros" para optar a dirigir el partido, si él decide dar el paso. El delegado de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, ha apuntado que "le sobran cualidades" para dirigir el PP.

    El presidente de Nuevas Generaciones (NN.GG.) del PP y miembro del Comité Ejecutivo del partido, el vigués Diego Gago, ha afirmado que Feijóo está entre las personas que, por su trayectoria y resultados, "se ha ganado la legitimidad" de estar en el pensamiento de los militantes como posible sucesor de Rajoy.

    Otros cargos del Gobierno y del partido han evitado públicamente pronunciarse con contundencia porque "todos", remarcan fuentes del partido consultadas por Europa Press, son conscientes de que la decisión última es suya. Y aunque Feijóo pueda tener "la ambición", reconocen, "la presión no se la quita nadie".

    ¿QUÉ PASARÁ EN GALICIA?

    En esta coyuntura, la percepción general en las filas del PPdeG es que están a la espera de que Feijóo pueda mover ficha, aunque creen que no se anticipará a los tiempos que marquen las normas del propio congreso. Él mismo remarcó este miércoles que todavía no está siquiera convocado.

    El principal temor es que un paso adelante de Feijóo y que sea finalmente el elegido para suceder a Rajoy precipite en Galicia unos movimientos que en principio se preveían más pausados. "Pero en el nuevo escenario político están sucediendo cosas nuevas y muy rápido", reconoce una de las fuentes consultadas por Europa Press.

    Con el escenario abierto no se descarta ninguna opción, ni siquiera que Feijóo pudiese compaginar presidir la Xunta y liderar el partido temporalmente --aunque hay dirigentes que no acaban de verlo-- y adelantar las autonómicas llegado el caso.

    La otra opción sería agilizar un proceso orgánico de renovación en el PPdeG similar al del PP estatal, con el vicepresidente, Alfonso Rueda, como opción "lógica" para dirigir la Xunta mientras tanto. Pero todas las quinielas del PPdeG están pendientes del paso que decida dar Feijóo.

    Para leer más