25 de septiembre de 2020
14 de enero de 2009

Gallegas.- Feijóo propone un "contrato" a los gallegos, que incluye la necesidad de "regenerar" el sector privado

Se ofrece a "darlo todo" contra la crisis y compromete su "integridad personal" en cumplir sus propuestas para devolver "ilusión" a Galicia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Partido Popular de Galicia (PPdeG), Alberto Núñez Feijóo, se comprometió hoy a cumplir un "contrato integral" con el pueblo gallego si gana las próximas elecciones autonómicas, y, entre su decálogo de propuestas que otorga prioridad a la actual situación de crisis económica, incluyó la necesidad de "renovar" y "regenerar" el sector privado y "refundar" el público.

Durante la lectura del 'Manifiesto Electoral para un nuevo futuro de Galicia' ante más de un centenar de dirigentes del partido, Feijóo abogó por efectuar "cambios serios, reflexivos y profundos" en todas las esferas de la sociedad y, con el propósito de convertir a la Xunta en el "mejor aliado" de los gallegos contra las dificultades, prometió "darlo todo" si logra acceder a la Presidencia del Gobierno gallego el próximo 1 de marzo.

Así, proclamó que el cumplimiento del "contrato" con el electorado gallego supone tanto un "compromiso político" como "moral y personal" y comprometió en ello su "energía política" y su "integridad personal". "No entiendo la política como el arte de no mojarse o como ejercicio de ahogar a los demás", expuso.

"Creo conocer bien a Galicia y a mi gente", continuó y, después de recordar que nació en el rural y que se formó en el ámbito urbano, se equiparó con los gallegos de su generación para prometer involucrarse con la sociedad en la lucha contra la crisis.

ALIANZA DE PARTIDOS PERDEDORES

Así, se ofreció a facilitar la creatividad de la sociedad así como a aglutinar equipos y esfuerzos. "El gobierno del PP no será un problema, como desgraciadamente es hoy el bipartito", garantizó, y prometió crear el clima de confianza en Galicia para que "florezca la iniciativa y la responsabilidad".

De este modo, dio por hecha la victoria electoral del PPdeG y que a partir del 1 de marzo Galicia va a "recuperar la ilusión" tras el "desencanto" que ocasionó, según él, el Gobierno bipartito en esta legislatura.

El líder de la oposición se mostró muy crítico con la coalición de socialistas y nacionalistas, a la que se refirió como una "alianza de partidos perdedores, de desencuentro en la gestión y de falta de ideas". Como ejemplo de esto, puso la "crisis de gran calado" que, en el caso de la comunidad gallega, tiene una "dimensión singular" por la "ceguera" del Gobierno central y del autonómico.

En esta línea, reprochó a ambos ejecutivos que retrasaran las medidas para frenar las dificultades económicas y achacó a esta "irresponsabilidad" que la crisis se extienda "con virulencia" y que el paro crezca de forma "dramática".

ALIANZA CON LOS CIUDADANOS

Tras tachar de "inaceptable" que los gobiernos pretendan "engañar" a los ciudadanos, Feijóo rechazó que esta haya sido una legislatura "bonita", como afirmó el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y, por el contrario, se refirió a la situación de desempleados recientes, universitarios o mileuristas.

No obstante, abogó por mirar al futuro "con realismo" e invitó a los gallegos a afrontar la crisis para salir "reforzados" de ella. Aunque reconoció que "no será fácil", apeló a algunas de las características de la sociedad gallega, como la "fuerza, voluntad o gran capacidad de trabajo". "Ya vivimos situaciones difíciles y les dimos la vuelta", resolvió, y animó a "ponerse a ello" dado el actual contexto económico.

"Los gallegos somos mejor que estos cuatro años de bipartito", resumió, y propuso "realismo" y "determinación" para contrarrestar a la actual Xunta "que fue por detrás de su pueblo". Tras diagnosticar que el actual momento necesita una "gran responsabilidad individual y colectiva", Feijóo expuso una batería de propuestas para evidenciar que el PP estará "a la altura de las circunstancias" si se impone en las autonómicas.

"Dirigiré una Xunta unida, competente, capaz y entregada a la tarea de afrontar la crisis", proclamó, y agregó que los populares no frenarán ningún proyecto beneficioso para la comunidad, al contrario que socialistas y nacionalistas, a su entender.

"LLEGÓ EL MOMENTO"

Así, usó el lema de precampaña del PP para afirmar que "llegó el momento" de luchar contra "las crisis" y justificó la utilización de este plural en que, además de la crisis económica, también existe una "crisis política".

Al respecto, Feijóo se ve "preparado" para afrontar estos "desafíos", entre los que incluyó la necesidad de garantizar la "austeridad" de las instituciones públicas, la reformulación de la estructura económica, a la reducción de los impuestos de las familiar.

También defendió la necesidad de superar los "antagonismos y dualismos ideológicos" y, en este sentido, garantizó que el PP no seguirá "ninguna directriz ideológica que prejuzgue el análisis objetivo, reflexivo y consecuente".

Precisamente en clave ideológica, el líder de los populares gallegos definió a su partido como una fuerza "humanista y galleguista", que, dijo, mira a Galicia como "una sociedad abierta, de gentes libres e iguales". Al hilo de esto demandó que las ideas no sean "líneas de demarcación insalvables, murallas para entendimiento o factores de división irreparable".

IDIOMA: NI IMPOSICIÓN NI MENOSPRECIO

Otro de los puntos de su "contrato" con los ciudadanos se refiere al idioma gallego, que propone "amar y usarlo como medio de integración, respeto y deferencia", en lugar de como "arma de imposición". "Ni fomentarlo por la fuerza ni consentir su prohibición o menosprecio", resolvió.

Asimismo, consideró que "llegó el momento" de lograr la "igualdad real" entre hombres y mujeres y la "cohesión intergeneracional" así como de reconocer que todos los integrantes de la sociedad son "necesarios" e "imprescindibles". A mayores, apostó por recuperar el sentido "fecundo" de las leyes, un aspecto en el que la Administración debe "dar ejemplo".

Finalmente, el presidente del PPdeG se comprometió a instaurar "una sola Galicia", sin que haya gallegos de "primera y de segunda" y apostó por "superar el partidismo y el clientelismo como carcomas de los cimientos de la vida democrática". Al hilo de esto, reflexionó que la oposición "merece ser escuchada", por lo que se comprometió a que tenga un espacio en los medios públicos.

"Este y ningún otro es mi compromiso; este y ningún otro es nuestro compromiso", concluyó entre los aplausos de los dirigentes populares.