24 de abril de 2019
  • Martes, 23 de Abril
  • 9 de junio de 2008

    La Guardia Civil intensifica la búsqueda del presunto parricida de Ribadavia (Ourense) por todo el territorio nacional

    Las Fuerzas de Seguridad del Estado disponen de los datos del presunto autor de los hechos para su localización

    OURENSE, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil intensificó en la jornada de hoy la búsqueda, que se amplió a todo el territorio nacional, del presunto parricida de la localidad ourensana de Ribadavia, Luis G.G, de 41 años de edad, tras aparecer su padre de 77 años de edad muerto después de negarle el dinero que le reclamaba para drogarse.

    Así, después de rastrear sin éxito las comarcas de O Ribeiro, O Carballiño y la ciudad de Ourense, la Guardia Civil decidió ampliar su búsqueda a todo el territorio nacional facilitando a todas las Fuerzas de Seguridad datos sobre la identidad del presunto parricida.

    Según informó la Guardia Civil de Ourense, Camilo G.P., de 77 años de edad y vecino Ribadavia, fue hallado muerto en su vivienda de la calle Muñoz Calero por sus familiares, tendido en la cama, vestido y con un pañuelo enrollado alrededor del cuello, presentando síntomas de asfixia y hemorragia esofágica.

    Al personarse los agentes en la vivienda familiar comprobaron al retirar el pañuelo del cuello que el cadáver presenta un profundo corte. Posteriormente, el forense ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Complexo Hospitalario de Ourense (CHOU) para practicar la autopsia.

    EN PARADERO DESCONOCIDO.

    A raíz de la investigación de los hechos, la Guardia Civil comprobó que el hijo del fallecido, Luis G.G, de 41 años de edad, había salido de su domicilio sobre las 22.30 horas del día 6 de junio, y no regresó al mismo hasta la mañana del día 7, tras manifestar a un amigo que había tenido una discusión con sus "viejos".

    En consecuencia, los agentes consideran que el autor de los hechos pudo ser el hijo del fallecido, quien se encuentra actualmente en paradero desconocido. Las diligencias fueron remitidas al Juzgado de Instrucción de Ribadavia