7 de junio de 2020
5 de abril de 2020

Lugo celebra el Domingo de Ramos con una misa por streaming en una catedral desolada

Lugo celebra el Domingo de Ramos con una misa por streaming en una catedral desolada
Un cura camina con una palma bendecida durante el Domingo de Ramos en Lugo tras la suspensión de la Semana Santa por el estado de alarma del coronavirus, en Lugo/Galicia (España) a 5 de abril de 2020 - CARLOS CASTRO - EUROPA PRESS

LUGO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, ha presidido un Domingo de Ramos atípico, con una misa por 'streaming' y una catedral desolada, desprovista de feligreses.

La pandemia de coronavirus ha impedido que este año los creyentes hayan podido asistir a la misa de celebración del Domingo de Ramos. Sin embargo, la cita anual ha sido igualmente presidida por Carrasco Rouco en una catedral solitaria.

Las esculturas de personajes bíblicos y los retratados en los frescos de las paredes fueron los únicos que pudieron escuchar en vivo y en directo la misa que la diócesis de Lugo celebró con motivo del inicio de la Semana Santa.

No obstante, el escenario de epidemia global no impidió que los beatos pudiesen escuchar la palabra de Dios a través de los medios telemáticos que la diócesis luguesa habilitó ante la orden de confinamiento del Gobierno.

De esta manera, hacia las 12,30 horas de este domingo dos curas, el vicario y el obispo dieron comienzo al acto en el altar de una catedral tan desolada como el resto de la ciudad. A la entrada del edificio, los mismos sacerdotes mantenían las distancias y vestían mascarillas como medida de prevención.

MISAS Y ORACIONES

Esta estampa dista bastante de la que suele ofrecer cualquier Domingo de Ramos en la ciudad que, aunque no es popular por concentrar multitudes, sigue siendo una tradición para muchos.

A pesar de las circunstancias, la diócesis ha aclarado que los sacerdotes que puedan celebrarán los ritos de Semana Santa sin presencia del pueblo y en un lugar adecuado. Por lo que el resto de días se comunicará a los fieles la hora del inicio de las celebraciones para que "se unan en oración desde sus casas".