23 de mayo de 2019
  • Miércoles, 22 de Mayo
  • 30 de junio de 2014

    Más de 12.600 personas emigraron de Galicia en 2013

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

       Galicia perdió un total de 14.763 habitantes a 1 de enero de 2014 respecto a la misma fecha de 2013, de forma que decreció de 2.761.970 a 2.747.207 residentes, según datos hechos públicos este lunes por el Instituto Nacional de Estadística.

       Este decrecimiento en la Comunidad gallega es del 0,53%, un caída más acusada que la media estatal (-0,47%). De esta forma, en 2013 hubo una entrada de 8.721 inmigrantes en Galicia a lo largo de todo 2013, mientras que emigraron un total de 12.623 personas.

       De las personas que emigraron, 5.166 eran de nacionalidad española, mientras que 7.458 eran extranjeros. Así, mientras en todo 2012 emigraron de Galicia 10.130 personas, a lo largo de 2013 esta cifra aumentó en 2.493 emigrantes hasta llegar a 12.623 (+24,6%).

       En este saldo migratorio negativo de 3.902 personas en Galicia, hay una pérdida de 2.638 hombres y de 1.264 mujeres menos, según los datos del INE.

       Por provincias, Pontevedra tuvo entre el 1 de enero de 2013 y el 1 de enero de 2014 el peor saldo migratorio, al perder 1.568 personas; seguida de A Coruña (1.429 residentes menos); Ourense (con un descenso de 738 habitantes) y Lugo (con un decrecimiento de 168 personas).

       De las 12.623 personas que emigraron, un total de 4.324 lo hicieron a países de la Unión Europea, mientras 1.222 se fueron a países del resto de Europa. Por su parte, hubo 4.911 emigrantes a países de Sudamérica, mientras que 792 se fueron a países de América del Norte. A África partieron 626 emigrantes, a Centro América (488); a Asia (195) y a Oceanía (66).

    DATOS ESTATALES

    Relacionadas

       Un total de 547.890 personas se marcharon al extranjero durante el año pasado y de ellas, 79.306 eran de nacionalidad española, según la Estadística de Migraciones difundida este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que revela una caída de la población por segundo año consecutivo: España perdió 220.130 habitantes en 2013, a cuyo cierre se contaban 46.507.760 ciudadanos.

       Según explica el INE, esta caída poblacional tiene entre sus factores el saldo migratorio negativo que dejó el año pasado, cuando se marcharon 256.849 personas más de las que llegaron a España. Esta cifra es un 80,2% mayor de la registrada en 2012 y es fruto de un descenso del 4,3% de la inmigración sumado a un aumento del 22,7 por ciento de las emigraciones.

       Esto, junto a un saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) de 36.719 personas, hizo que se intensificara el ritmo de la caída de la población ya apuntada en 2012, cuando la cifra de habitantes se redujo un 0,19%, frente al 0,47 por ciento de 2013. El tamaño del país está así menguando desde que al cierre de 2011 alcanzase su punto álgido: 46.818.216 habitantes, el número más alto de la década.

    79.306 EMIGRANTES ESPAÑOLES

       Sobre los que se marcharon, la estadística indica que el 14,5% del total, 79.306 personas, eran españoles, de los cuales, 52.160 habían nacido en España. También había españoles entre quienes llegaron al país el año pasado, un total de 33.393 personas, el 11,5% del total. Dejaron de figurar así cerca de 46.000 nacionales al cabo del año.

       El resto de los emigrantes, 468.584, eran extranjeros. De hecho, durante el año pasado el éxodo de población foránea aumentó un 20,4% respecto de 2012, con la salida de 210.936 personas. En paralelo, la llegada de inmigrantes cayó un 5,4%, hasta situarse en 257.648.

       Las salidas y el proceso de nacionalización, por el que 230.581 extranjeros se convirtieron en españoles el año pasado, dejaron al cierre del mes de diciembre una reducción global de la población foránea en España del 7,82%, es decir, 4.676.022 ciudadanos de terceros países.

       Aunque todas las nacionalidades registraron saldos migratorios negativos, las mayores reducciones en términos relativos se produjeron en las comunidades peruana (perdieron al 23,76% de sus habitantes), colombiana (un 22,75 menos), boliviana (22,22% de reducción), ecuatoriana (20,96% menos) y argentina (15,20% de caída).