5 de diciembre de 2020
12 de mayo de 2012

Miles de personas se manifiestan en Santiago contra un sistema "que es el problema"

Miles de personas se manifiestan en Santiago contra un sistema "que es el problema"
EUROPA PRESS

Los 'indignados' denuncian que, "bajo la excusa de la crisis", se "sacrifica" la "poca soberanía que había en aras del poder económico"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Más de 5.000 personas han salido a las calles de Santiago de Compostela este sábado para rechazar "un problema" que, según han denunciado, "es el sistema", en el que los "recortes van a más y los derechos a menos", y celebrar el primer aniversario del movimiento 15M.

Bajo el lema 'No nos resignamos', han reclamado "un sistema justo en el que todos puedan ser parte de la toma de decisiones políticas, económicas y sociales" pues, como han señalado, "bajo la excusa de la crisis, la poca soberanía que había se está viendo sacrificada en aras del poder económico".

"Aunque tenemos poco que celebrar, porque el estado de crisis es aún peor, queremos seguir en las calles para crear conciencia, masa crítica y para conseguir que la gente luche por sus derechos", ha manifestado en declaraciones a los medios una de las organizadoras de la marcha, Belén Soto.

En este sentido, ha recordado algunas de las "reivindicaciones básicas del movimiento" y que, conforme ha detallado, son la redistribución de la riqueza, el derecho a una vivienda digna para todos los ciudadanos, la libertad ciudadana y el derecho a la libre expresión. Así, ha criticado que "desde el Ministerio del Interior se pretenda equiparar la resistencia pacífica con el terrorismo".

'GENTE SIN CASA Y CASAS SIN GENTE'

Al son de consignas como 'Gente sin casa y casas sin gente' o 'Reforma laboral para la Casa Real', los participantes que recorrieron las calles de forma pacífica y animada, han exigido el fin de los recortes en servicios públicos como educación y sanidad, especialmente cuando "el dinero recortado se destina posteriormente al rescate de entidades financieras privadas como Bankia".

'No es una crisis, es una estafa', han coreado los asistentes, entre los que se encontraban los nacionalistas del Encontro Irmandiño Xosé Manuel Beiras y Martiño Noriega, para reclamar "una reforma fiscal que redistribuya la riqueza producida entre todos los ciudadanos" de forma que "las necesidades básicas estén garantizadas universalmente".

Precisamente, a su llegada a la Praza do Obradoiro y en la que coincidieron con los asistentes a una boda que tenía lugar en el Hostal dos Reis Católicos, los 'indignados' pronunciaron un manifiesto en el que, además de estas cuestiones, exigieron que el Estado "no dé ni un euro más a la banca", lleve a cabo "un reparto del trabajo que conlleve a un salario digno" y "no privatice ni uno sólo de los servicios básicos a los que los ciudadanos tienen legítimo derecho".

Tras esta lectura y en la que se ha recordado la canción que se convirtió en señal para iniciar la Revolución de los Claveles en abril de 1974 --'Grândola, Vila Morena'--, los manifestantes han iniciado una asamblea, en la que, entre otras cuestiones, han debatido las actividades que llevarán a cabo hasta el próximo martes, día 15 de mayo, para celebrar el aniversario del movimiento.

Además, en cuanto a la posibilidad de que los 'indignados' tomen las plazas compostelanas, han señalado que, este hecho "no está previsto desde la organización" y que "sólo se podrá producir si surge de manera espontánea".