20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • 17 de octubre de 2010

    La movilidad y la libre designación de altos cargos deciden la votación de la reforma de la Ley de Función Pública

    El tiempo es "escaso", ya que la Ley de Presupuestos, en la que se incluyen los 14 puntos de la modificación, se aprueba este martes

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La movilidad de funcionarios y la libre designación de altos cargos deciden la votación, este lunes, de la reforma de la Ley de Función Pública, que la Xunta pretende aprobar mediante la inclusión de 14 puntos en los presupuestos de 2011 y a la que los sindicatos se oponen.

    El rechazo de las organizaciones sindicales se deriva, principalmente, de dos disposiciones: la que abre la puerta a desplazamientos "forzosos" dentro de la Administración y la que devuelve a los puestos de nivel 28 el carácter de nombramiento "a dedo".

    La Dirección Xeral de Función Pública presentó un borrador a los sindicatos el lunes, víspera del Día de la Hispanidad, tras lo que les convocó a una reunión el miércoles en la sede de la EGAP, lugar frente al que CIG, CC.OO., UGT y CSIF escenificaron el plantón a su máximo responsable, José María Barreiro.

    Ante ésto, el departamento que depende de la Consellería de Facenda volvió a citar el jueves a los delegados sindicales, esta vez en los despachos de Función Pública, en el complejo administrativo de San Caetano.

    Tras un breve encuentro inicial, en el que se produjo un planteamiento de posturas, ambas partes acordaron alargar las conversaciones, al aplazar la votación de la reforma hasta este lunes, retirándolo del orden del día de la comisión de personal del viernes.

    FUNCIÓN PÚBLICA MUESTRA "INTERÉS POR LOGRAR UN ACUERDO"

    Entretanto, Barreiro ha manifestado en dos ocasiones, a través de su gabinete de prensa y en un acto público en el que respondió a preguntas de los periodistas, su "claro interés por lograr un acuerdo".

    Para ello, ha defendido la aceptación "sobre la marcha" de algunas de las propuestas de los sindicatos, como la retirada del precepto que libraba a los asesores de consellerías de atenerse al régimen de incompatibilidades. De hecho, el Gobierno ha atribuido este hecho a un "error".

    Sin embargo, fuentes de Facenda indican que el director xeral no ha comunicado a los sindicatos su intención de retirar ninguno de los puntos, sino que matiza que "habrá que negociarlos".

    LOS SINDICATOS MUESTRAN "CAUTELA"

    Al respecto, las centrales se muestran escépticas y muestran "cautela" hasta conocer la voluntad negociadora "real" de la Administración.

    No votarán a favor si la redacción del texto no cambia "sustancialmente", y reconocen que el tiempo es "escaso": este martes, un Consello extraordinario de la Xunta aprobará la Ley de Presupuestos.

    "Todo se verá el lunes", comentaban los delegados sindicales: "Votaremos en contra o a favor, pero lo que es seguro es que vamos a opinar".