22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 12 de octubre de 2008

    Orozco cree que el nuevo puente sobre el Miño puede estar "acabado tranquilamente" en 2010 "si se trabaja bien"

    El regidor no cierra la puerta al pacto con el BNG, aunque advierte de que no será "ninguneado" por un grupo con cuatro ediles

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El alcalde de Lugo, Xosé Clemente López Orozco, consideró hoy que "si se trabaja bien, como hay que trabajar", el nuevo puente sobre el río Miño comprometido por el Gobierno central "puede estar acabado tranquilamente" en el horizonte del año 2010.

    En una entrevista en la Radio Galega, recogida por Europa Press, el regidor lucense calculó que para que esté rematado en 2010, el proyecto deberá estar aprobado este mismo año, de tal forma que se licite en marzo o abril de 2009 y las obras estén acabadas a finales del año siguiente.

    El alcalde socialista, que gobierna en minoría, también se refirió a la posibilidad de alcanzar un pacto con el BNG en el municipio, acuerdo sobre el que dijo que "jamás" cerrará esa puerta y destacó que es mejor "ponerse de acuerdo que andar a la gresca".

    En todo caso, advirtió a los nacionalistas de que no está dispuesto "a ser ninguneado por un grupo que tiene cuatro representantes" y les reclamó que tengan en cuenta que "cuatro nunca son igual a doce", en alusión a la representación de BNG y PSdeG en el ayuntamiento.

    Además, avisó de que "los chascarrillos y dejar quedar mal no ayuda a llegar a un pacto" y trasladó al BNG que si quiere formar parte del Gobierno local en Lugo debe "aceptar el sistema tal cual es". "No puede haber dos alcaldes y no puede haber un sólo teniente de alcalde", sentenció.

    PRESUPUESTOS Y POLICÍA LOCAL

    También en materia de acuerdos, avanzó que la próxima semana se reunirá con la oposición --PP y BNG-- para presentarles el proyecto de presupuestos para 2009 y se mostró dispuesto a escuchar sus propuestas y modificarlos, "excepto en lo sustancial", ya que no recortará "ni un euro" para políticas sociales.

    Frente a ello, proclamó que le da igual si se tiene que quedar sin un euro para gastos de protocolo y debe pagar los viajes oficiales de su bolsillo. Además, avanzó que el ayuntamiento se apretará el cinturón en las cuentas de 2009 en materias como festejos. "Igual el año que viene no podemos tener dos atracciones diarias como este año, habrá que contentarse con una", explicó.

    También en materia de celebraciones y en pleno San Froilán, Orozco restó importancia al hecho de que varios agentes de la Policía Local se encuentren de baja en estas fechas y explicó que cuando se dice que hay un 39 por ciento de agentes de baja se trata de un turno concreto.

    El regidor aseguró que se trata de un "grupo muy politizado" que pretende "echarle del ayuntamiento" y del que criticó que "no tienen un comportamiento profesional". "Mire que casualidad ponerse enfermos en San Froilán", ironizó. Finalmente, consideró que "los que están dando la vara se descalifican por si solos" y defendió el trabajo del conjunto del cuerpo.

    Por último, el alcalde de Lugo valoró con "un seis alto" la labor del Gobierno bipartito en la Xunta y aprovechó para recomendar a los socios del Ejecutivo que mejoren ciertas acciones, como la comunicación y la cohesión entre socialistas y nacionalistas. "Que no se tengan miedo los conselleiros", sugirió Orozco.