28 de enero de 2021
20 de abril de 2006

La percepción "ilógica" de que las antenas de telefonía dañan la salud puede aumentar la brecha tecnológica de España

Los operadores advierten de que Galicia precisa duplicar su número de antenas para no frenar el desarrollo de la telefonía móvil

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La percepción "ilógica" por parte de la sociedad de que las antenas de telefonía pueden dañar la salud "aportará un retraso tecnológico en España" e incrementará la brecha tecnológica respecto a otros países, según Juan Represa, Catedrático del Departamento de Anatomía y Radiología de la Universidad de Valladolid.

Represa, que también es miembro del Comité de Expertos Independientes del Ministerio de Sanidad, aseguró que, a pesar de que más de 1.300 estudios en los últimos cinco años concluyen que las antenas no afectan a la salud, mientras que sólo el 5% apuntan que sí hay esa posibilidad, "existe una gran preocupación social por su despliegue y hay dificultades incluso para mantener la actuales".

Así, este especialista recordó que la ondas producidas por la telefonía móvil tan sólo suponen el 2% de todas las que se reciben y añadió que "si preocupan las antenas, también lo deben hacer los propios móviles, pues cualitativamente emiten las mismas ondas".

Juan Represa también se refirió a varios estudios que desmienten que hablar por un móvil sea malo para niños y adolescentes y aclaró que tan sólo no es recomendable en menores de dos años, pero por el hecho de que aún no desarrollaron su capacidad térmica. "Que no hablen por el móvil es igual que tengan que ponerse un gorro para que no les dé el sol", razonó.

Por su parte, Narcís Cardona, Catedrático de Comunicaciones de la Universidad Politécnica de Valencia, afirmó que, a pesar de que puede parecer razonable que los ciudadanos quieran alejar las antenas, esto "sólo tiene un efecto negativo", pues hay que incrementar la potencia.

ALEJAR LA ANTENAS ES NEGATIVO

Así, insistió en que sacar las antenas de las zonas urbanas no mejoran ni la calidad, ni la cobertura, ni la capacidad ni la seguridad, por lo que defendió la ubicación ordenada y cercana de antenas. También reiteró que la densidad media de esta infraestructura está en Galicia "3.000 veces por debajo del límite permitido".

Cardona y Represa intervinieron en Santiago de Compostela en el marco de unas jornadas sobre 'Los retos de la telefonía móvil en Galicia', organizadas por los operadores Amena, Telefónica Móviles, Vodafone y Xfera.

En este marco un grupo de expertos alertaron de que la falta de licencias para desplegar antenas puede poner en peligro el desarrollo de esta tecnología en Galicia. Por ello, consideran necesaria una mayor flexibilidad y compromiso de los ciudadanos y de los políticos para evitar el riesgo de una brecha digital.

Así, apuntan que la ausencia de información correcta en las administraciones y la presión de algunos colectivos contra las antenas, ha provocado que proliferen ordenanzas municipales que en muchos casos frenan el desarrollo de estas infraestructuras imprescindibles para la telefonía móvil.

Según los datos aportados por la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (Aetic), en Galicia están instaladas 3.710 antenas de telefonía móvil y son necesarias otras 3.504 de tecnología UMTS y 864 de GSM. Además, denuncia que más de 75% de emplazamientos en esta comunidad presentan problemas.

Por ello, alertan de que el efecto económico de la ralentización de este despliegue puede llegar al 1% del PIB gallego y demandan una mayor coordinación administrativa, sobre todo para superar los problemas en el rural, y evitar así que empeore la calidad del servicio y la cobertura.