3 de agosto de 2020
23 de septiembre de 2009

Peritos estiman que los daños producidos por el incendio de Jenaro de la Fuente, en Vigo, alcanzan el millón de euros

Una reconstrucción descarta el uso de acelerantes y sostiene que el fuego pudo originarse en menos de un minuto y con un mechero

VIGO, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los daños provocados por el incendio originado el pasado 22 de agosto en un material de obra apilado en la calle Jenaro de la Fuente en Vigo, lo que provocó desperfectos en un edificio de siete plantas, rondan el millón de euros, entre la propia estructura y los contenidos del inmueble.

Así lo afirmó hoy el investigador de incendios y perito tasador Genaro Cabo, quien también es presidente de Seganosa, empresa cuyas instalaciones de Salvaterra acogieron hoy una reconstrucción del siniestro por la que se ha descartado el uso de acelerantes en el incendio. Esta hipótesis contradice la que sostiene el informe realizado por la empresa encargada del plan de seguridad y salud de las obras del aparcamiento que se construye en esa zona.

Según explicó Genaro Cabo, esta iniciativa nace de una actuación pericial con el objetivo de determinar las causas del fuego y por la que se decidió la realización del simulacro, en el que se han reproducido las circunstancias que concurrieron aquel día. De esta forma, se colocó el mismo material que se calcinó, así como la reja de protección que había en el lugar y "que permitía la entrada de una mano", recordó.

Así, afirmó que en el experimento de hoy, cuando ha transcurrido un mes desde el suceso, quedó demostrado que el incendio se pudo originar "en menos de un minuto y con un mechero", lo que contradice la conclusión del informe de la empresa encargada del plan de seguridad de las obras, al que calificó de "declaraciones hechas muy a la ligera".

Para demostrar la tesis de que no fue necesario un acelerante, se prendió fuego al material de obra con un mechero y se vio el progreso "desde el punto cero hasta el minuto 19", cuando quedó derretido el material plástico --polipropileno-- y se decidió extinguir el incendio, actividad en la que se tardaron 20 segundos -empleando espuma de media expansión--.

Cabo, que realiza el peritaje contratado por los propietarios del edificio afectados por el siniestro, incidió en que los resultados obtenidos permiten aseverar que "no hace falta gasolina para que plante el fuego" en este tipo de material ni ningún otro acelerante, puesto que se trata de un material con "capacidad de combustión y calorífica alta" y que, una vez que arde, las llamas pueden afectar a otros materiales, "bien por combustión o bien por fundido".

CIGARRILLO

En cuanto a la posibilidad de que el fuego se iniciase por una colilla -el detenido como presunto autor aseguró que el fuego se originó por accidente, al caerle un cigarrillo encendido--, destacó que es poco probable -de hecho en el experimento realizado hoy no funcionó--, pero que "tampoco se puede descartar totalmente".

El especialista explicó que su informe recogerá estos resultados por si "hay cualquier responsabilidad externa" que exigir, además de a las dos personas en su día detenidas -un joven como supuesto autor y otro que le acompañaba en el momento de los hechos--. Asimismo, explicó que, una vez que sus clientes se personen en el proceso judicial, podrán acceder a nueva documentación, como el plan de seguridad e higiene de las obras, entre otros. Patricia