6 de agosto de 2020
25 de marzo de 2014

Los peritos de la Guardia Civil defienden su labor pero no dan pruebas de que la camiseta de Asunta no se contaminara

MADRID/SANTIAGO, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los dos peritos de la Guardia Civil que han declarado este martes a petición del juez que investiga la muerte de Asunta Basterra han asegurado que hicieron bien su trabajo, pero no han aportado pruebas que permitan demostrar o descartar una posible contaminación que habría provocado que en la camiseta de la niña aparecieran restos de semen con el AND del que es el tercer imputado por el crimen, Ramiro C.J.

Así lo ha transmitido a Europa Press el abogado de R.C.J., Alberto Martín, que asiste a esta declaración que se realiza desde Madrid por videoconferencia. Según ha manifestado, los guardias civiles han sembrado "todas las dudas del mundo".

"Han dicho que no tienen evidencias ni de una cosa ni de la otra", ha afirmado, en alusión a la contaminación que se pudo haber producido durante el análisis pericial por el hecho de que en el laboratorio de la Guardia Civil en Madrid había un preservativo con el esperma de su cliente, relacionado con una denuncia por violación que aún está sin juzgar.

Además, los peritos tampoco han precisado si esa posible contaminación pudo ocurrir antes o después del traslado de la camiseta de una ciudad a otra, insistiendo únicamente en que hicieron su trabajo "muy bien, todo perfecto", ha indicado Martín.

Para el abogado del tercer imputado --los otros dos son los padres de Asunta, Rosario Porto y Alfonso Basterra--, lo importante era no tanto que los peritos reconociesen que efectivamente se produjo una contaminación por la cual el perfil genético de R.C.J. apareció en la camiseta que llevaba la niña el día que falleció, sino que admitiesen que esa hipótesis existe y que está avalada por unos argumentos.

Según Martín, "las coincidencias de personal, de tiempo y de instrumental" en el análisis pericial y las pruebas testificales y gráficas aportadas para acreditar que su cliente se encontraba en Madrid el día que se cometió el crimen en Santiago --por el que además están imputados los padres de la niña, Rosario Porto y Alfonso Basterra-- "ponen de manifiesto que se ha producido una contaminación, accidental o como fuere".

DESIMPUTACIÓN

Aunque ha destacado la relevancia que tendría el reconocimiento de una contaminación, Martín ha dicho que no espera que los guardias civiles cambien su versión porque se están "protegiendo a sí mismos". En su opinión, "habría sido mejor y más independiente una investigación externa" sobre la actuación de los servicios de criminalística del Instituto Armado, aunque ha admitido que es una opción "poco viable".

En cualquier caso, ha señalado que sería sólo "una prueba más" que debería llevar a la desimputación de su cliente, algo que, según ha afirmado, están "esperando desde hace tiempo".

Para leer más