27 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

La Policía cierra la primera fase de la operación contra el tráfico de drogas en Pontevedra con 14 detenidos

El análisis de la documentación incautada podría provocar nuevos arrestos en los próximos días

PONTEVEDRA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional cerró hoy la primera fase de la operación contra el tráfico de drogas a pequeña y mediana escala en la provincia de Pontevedra con la detención de 14 personas en el poblado chabolista de O Vao, ubicado en el municipio de Poio, y en la parroquia de Mourente y en los municipios de Pontecesures y Cambados, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

No obstante, la operación contra el tráfico de drogas permanece abierta y no se descartan más detenciones en los próximos días a raíz del análisis de la documentación incautada en los diversos registros, donde se encontraron libretas con direcciones y teléfonos que podrían derivar en nuevos arrestos.

Siete de las personas fueron detenidas en el poblado de O Vao, donde se centró el mayor operativo policial, otras tres en Mourente, dos en Pontecesures y otras dos en Cambados. Siete de los detenidos permanecen en la Comisaría de Pontevedra y los otros siete en la de Vilagarcía, en donde aguardan a pasar a disposición del Juzgado número 2 de Pontevedra entre mañana y el jueves.

Todos los arrestados pertenecen a familias de etnia gitana asentadas en los municipios pontevedreses en los que se actuó y hay "bastantes mujeres" entre las detenidas y, aunque el dato exacto aún no ha sido facilitado, podrían representar "sobre la mitad de los 14 arrestados".

La Policía se incautó en esta operación de una cantidad todavía por determinar de cocaína y de heroína, así como material para manipular las sustancias estupefacientes, joyas y móviles. Además, intervino dinero en efectivo, de forma que en una sola de las casas se encontraron más de 24.000 euros.

AMPLIO OPERATIVO

En el amplio dispositivo, desplegado desde las 7.00 de la mañana para "coger por sorpresa" a los detenidos, según explicaron las fuentes consultadas, participaron 97 agentes de la Udyco, los Greco, la Policía Judicial y efectivos de la Brigada de Seguridad Ciudadana, apoyados por un helicóptero que sobrevoló durante toda la jornada la ciudad de Pontevedra y el municipio de O Vao.

Las fuentes consultadas expusieron que esta operación supone "un duro golpe" a la distribución de droga en la zona, ya que "salen de circulación algunos de los camellos habituales" y se logró incautar sustancia estupefaciente e intervenir dinero.

El mayor despliegue se registró en el poblado chabolista de O Vao, considerado por la Policía como una "zona caliente" en la distribución de droga. Agentes que intervinieron en el dispositivo explicaron que se trató de una intervención de "un alto grado de dificultad", porque en el poblado las chabolas no siguen una distribución simétrica y la policía carecía de planos de la zona. "No sabías lo que te ibas a encontrar", aseveraron.

Los efectivos policiales mantuvieron aislado los asentamientos gitanos para evitar fugas y realizaron intensos registros "chabola por chabola" para localizar droga que, supuestamente, se distribuye en estos lugares "casi siempre en pequeñas cantidades" como precisaron las fuentes consultadas.

HISTORIA DE O VAO

El poblado de O Vao es un asentamiento chabolista construido en una ladera a las afueras de Pontevedra desde que una familia en 1962 montó una primera barraca atraída por el trabajo en el servicio doméstico en una casa de la zona.

Actualmente viven en O Vao 86 familias, en su mayoría gitanas, dueñas de los terrenos donde han levantado sus viviendas. La mayoría de estas familias guardan la escritura de propiedad en sus propias viviendas.

El asentamiento se divide en dos. La zona baja, considerada como la más conflictiva, alberga 43 chabolas. Ladera arriba se sitúa el segundo poblado formado por unas casas que fueron diseñadas en 1972 por el arquitecto César Portela, Premio Nacional de Arquitectura, para atender las necesidades de una población gitana que no dejaba de crecer.

Fue durante la década de los años ochenta cuando la Policía Nacional comenzó a vincular al poblado de O Vao con la venta de heroína. Un sistema de cuevas excavadas en el monte servían tanto de almacén de droga como de escondrijo de mercancía robada que los toxicómanos arrastraban hasta el poblado para intercambiar por una dosis.

SATISFACCION

Por su parte, vecinos de la zona expresaron su satisfacción por la operación policial llevada a cabo en la zona. Así, el portavoz de la Asociación de Vecinos de O Vao, Fernando Fidalgo, señaló que esta operación "evidencia que existe un problema de conflictividad por la distribución de la droga que ha ido a más en los últimos tiempos" y recordó que "los vecinos han venido denunciando y padeciendo día a día" esta situación.