3 de agosto de 2020
25 de mayo de 2010

El PP ve el momento de las diputaciones como "red de protección" municipal y rechaza reformarlas como pide el BNG

El PSdeG también vota en contra de la propuesta porque apuesta por reformar el Estatuto para reformular el papel de las diputaciones

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El debate sobre la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local en el pleno, auspiciado por una proposición legislativa del BNG, finalizó con el rechazo del grupo mayoritario de la Cámara, que defendió que "lejos de la desaparición" de las diputaciones, "es el momento de apostar por ellas como red de protección a los ayuntamientos".

Por contra, los nacionalistas insistieron en tachar estas instituciones de "inútiles" y "arcaicas". "Es posible constitucional y legalmente dotar al Parlamento de la capacidad de legislar el régimen local", recalcó el promotor de la iniciativa, Alfredo Suárez Canal.

Además de los votos contrarios de los populares, también rechazaron la proposición de ley del BNG los socialistas, quienes apostaron por una reforma del Estatuto de Autonomía para reformular el papel de las diputaciones. Al tiempo, consideraron que "no es el lugar" la Cámara autonómica para iniciar el debate sobre la Ley de Bases de Régimen Local, máxime cuando hay una iniciativa de este tipo registrada en el Congreso de los Diputados.

Así las cosas, la discusión sobre el papel de las diputaciones provinciales estuvo salpicada por referencias de la oposición a la gestión "caciquil" de determinados entes y, de forma velada, respecto a las gobernadas en Galicia por el PP --Ourense y Pontevedra--. Además, el diputado popular Antonio Rodríguez Miranda aludió al real decreto del Gobierno central sobre el endeudamiento de los ayuntamientos y la modificación realizada hoy sobre el texto publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

"CONTRAPODER DE LAS COMUNIDADES"

Suárez Canal realizó un repaso sobre el origen de las diputaciones y recordó que el nacionalismo nunca estuvo a favor de estas instituciones creadas, a su juicio, como un "contrapoder" al Estado. No obstante, matizó que la iniciativa legislativa de hoy no se concibió para "suprimir las diputaciones" --algo que defiende el BNG, matizó--, sino para "otorgar a la comunidad las competencias sobre régimen local".

"Se trata de residenciar (en la Cámara autonómica) todo el ámbito de régimen local en relación a las diputaciones", explicó el político nacionalista, quien consideró que, en la actualidad, "es casi un imperativo" debido a la necesidad de "fusionar ayuntamientos y racionalizar la administración".

Asimismo, defendió esta modificación como medida de "austeridad" y porque evitará "duplicidades" en los servicios. En este sentido, se mostró seguro de que si se hacen "unos retoques legales, se reparten las competencias entre los órganos que ya existen --consorcios, mancomunidades, ayuntamientos-- y asume la comunidad las competencias, los ciudadanos ni se enterarían". "Una muestra de su carácter inútil", sentenció en referencia a las diputaciones.

El parlamentario nacionalista también advirtió de que los entes provinciales son organismos "prácticamente sólo de gasto y no ingresan" y puso como ejemplo de ello que el 94 por ciento de los presupuestos de la Diputación de Ourense corresponden a "transferencias del Estado o deuda". A renglón seguido, avisó del carácter "caciquil y discrecional" que tiene la gestión por parte de las diputaciones provinciales.

"¿Tienen miedo de perderlas y no gobernar en ellas y por eso quieren suprimirlas?", inquirió el parlamentario popular al censurar que el BNG quiera eliminar unos entes en los que gobierna. "No me imagino a un republicano al que se le impida formar parte de un gobierno en una Monarquía", replicó Suárez Canal, quien defendió la presencia del BNG en los organismos provinciales para "cambiarlos desde dentro".

REFORMAR EL ESTATUTO

También la socialista Mar Barcón concordó con la necesidad de reformular el papel de unas entidades que "no pueden ser criaderos de caballos, tener 30 porteros, que sirven para alimentar tránsfugas o mociones de censura o que se aprovechan para organizar congresos de partidos", argumentó en referencia a las de Ourense y Pontevedra.

Sin embargo, justificó el voto en contra de su grupo porque, en su opinión, el "escenario natural" de esta iniciativa debe ser el Congreso de los Diputados. "No compartimos el camino", aseveró Mar Barcón, quien consideró la necesidad de llevar a cabo "una reforma integral" de la normativa de bases de régimen local, tras 25 años desde su entrada en vigor.

Además, la parlamentaria socialista recalcó la necesidad de reformar el Estatuto de Autonomía como marco que "redefina el ámbito competencial" de estas entidades y caminar hacia otras de carácter supramunicipal, como en Cataluña en donde están recogidas en su nuevo texto estatutario.

NECESARIAS

Aunque el representante del PPdeG apostó por la promoción de nuevas fórmulas para la gestión de servicios, como una estructura supramunicipal, áreas metropolitanas o consorcios entre ayuntamientos para determinadas acciones, subrayó que es "el momento de apostar por ellas como red de protección", puesto que desarrollan una "gestión insustituible" de fondos.

A propósito de esta gestión y de lo que denominó "insuficiencia crónica" presupuestaria de los ayuntamientos para poder financiarse, Rodríguez Miranda arremetió contra las medidas del Gobierno central que afectan a los ayuntamientos y censuró actuaciones como el Plan E, del que resultaron "obras de ornato".

"PEPE GOTERA, CHAPUZAS A DOMICILIO"

A ello, sumó que el Gobierno central rectificase el real decreto sobre endeudamiento de los ayuntamientos lo que, advirtió, provocará que los municipios recurran de forma muy relevante a la deuda "hasta final de año" porque "sabrán que a partir de ahí" no podrán. "Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio", bautizó Rodríguez Miranda esta actuación.

Además, el diputado del PP acogió también las tesis del PSdeG a la hora de considerar que la ley de bases debe someterse a reforma en el ámbito estatal, donde reside la competencia para ello. "Pedimos el aval del Parlamento gallego, porque no es lo mismo que si lo defienden dos diputados", repuso Suárez Canal para indicar que, si bien el Bloque registró esta reforma en el Congreso, no tiene cupo suficiente para introducir todas sus propuestas.