11 de noviembre de 2019
13 de enero de 2010

El PPdeG ve "sorprendente" que el mismo día el PSdeG lamente el paro y rechace un hospital que creará 1.600 empleos

Louzán tilda de "frentistas" a los alcaldes que se oponen a la construcción del nuevo hospital en Pontevedra

SANTIAGO/PONTEVEDRA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario del PPdeG consideró hoy "sorprendente" que en el "mismo día" en que el secretario xeral del PSdeG, Manuel Vázquez, se reúne con el ministro de Trabajo para expresarle su preocupación por la situación del paro en Galicia, su grupo en la Cámara gallega "rechace" la construcción de un nuevo hospital en Pontevedra que supondrá la creación de 1.600 empleos.

Así se mostraron los 'populares' en relación a la reunión de los grupos parlamentarios del PSdeG y BNG de esta mañana, en la que ambos mostraron su rechazo al proyecto previsto por la Xunta (la edificación de un nuevo hospital para la localidad) y le reclamaron al Gobierno autonómico que retomase la ampliación del centro ya existente, el de Montecelo.

En un comunicado de prensa, el PPdeG lamentó que socialistas y nacionalistas "antepongan los intereses políticos" frente a la "altura de miras" que exige la ciudadanía. Así, para el portavoz de Sanidade del grupo del PPdeG, Rosendo Fernández, lo producido hoy constituye "una de las paradojas que caracterizan al PSOE gallego".

A este respecto, argumentó que, por un lado, "Vázquez se entrevista con el ministro bajo una apariencia de preocupación por la situación del paro" en Galicia y, paralelamente, su partido "critica la creación de 600 puestos de trabajo directos y mil indirectos", en un momento "especialmente significativo" por el entorno económico actual.

Rosendo Fernández, que mostró la disposición de su partido a "escuchar a todo el mundo", calificó de "insólito" que varios alcaldes se movilicen para "rechazar la construcción de un hospital" y se posicionen contra los intereses de sus vecinos. "Creo que es la primera vez que veo que un alcalde protesta porque le construyen un hospital", aseveró.

GRUPO "FRENTISTA" DE ALCALDES

También el presidente provincial del PP en Pontevedra, Rafael Louzán, se refirió a los regidores de los municipios que rechazan este proyecto y piden retomar el proyecto anterior y los calificó de "frentistas".

El dirigente 'popular' lamentó que estos alcaldes formen un "frente político", para rechazar el mismo proyecto que durante años reclamaron, incluso con manifestaciones, y aseguró que la apuesta de la Xunta por construir "un hospital de calidad y que mejore el que actualmente" hay "es una demanda clara de los ciudadanos del área sanitaria de Pontevedra".

Louzán invitó al alcalde de la ciudad de Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, a sumarse al proyecto impulsado por la Xunta ya que, según dijo, "garantizará la puesta en marcha de una infraestructura de calidad y de futuro para todo el área sanitaria".

DAR "FACILIDADES"

En esta línea, el presidente de la Diputación señaló que en temas de interés general, como es la creación de un nuevo hospital, "todos deben dar las máximas facilidades para que se construya con rapidez y se ponga en marcha de una vez por todas".

En opinión de Rafael Louzán, la oposición del alcalde de Pontevedra al proyecto de la Consellería de Sanidade constituye "un intento reivindicarse", frente a la firme apuesta del Xunta de Galicia de sacar la delante un nuevo hospital.

"Me gustaría que el alcalde de Pontevedra estuviese a la altura de las circunstancias para ofrecer a los ciudadanos una infraestructura sanitaria de calidad y con futuro", concluyó Louzán, convencido de que "si no es así, los ciudadanos hablarán".

PROYECTO "MÁS IMPORTANTE" PARA PONTEVEDRA

Por otro lado, el diputado del PPdeG Rosendo Fernández incidió en que oponerse a el nuevo centro hospitalario es "oponerse proyecto sanitario más importante de Pontevedra" y lamentó que los representantes socialistas y nacionalistas "lo rechacen por intereses exclusivamente políticos".

Según indicó, el proyecto que dejó el bipartito para la ampliación de Montecelo presenta "problemas constructivos y limitaciones" e impedía la posibilidad de mejora por su "diseño rígido". Por contra, aseguró que el diseñado por el Ejecutivo de Feijóo constituye una propuesta "modular, con capacidad de ampliación y de futuro".