29 de noviembre de 2020
6 de junio de 2006

El presidente del CFV considera "imprescindible" una red de transportes "eficaz" como "garantía de competitividad"

Advierte que el colapso sufrido en el Puerto de Vigo, pese a la "rápida" respuesta de sus responsables, "puede resurgir"

VIGO, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Club Financiero de Vigo (CFV), Juan Güell, afirmó hoy que para garantizar la competitividad de la economía, resulta "imprescindible" una red de trasporte "eficaz".

Así lo manifestó con motivo de su participación en un ciclo de conferencias organizado por la Fundación Carlos Casares en Vigo, en la que también estuvo presente en titular de los empresarios de la provincia de Pontevedra, José Manuel Fernández Alvariño.

En su intervención, Güell alertó sobre el "riesgo" de colapso de la economía viguesa "si no existe una planificación que tenga en cuenta las previsiones reales de crecimiento". Situación que se puede aplicar al Aeropuerto de Peinador, cuyas previsiones para 2010 fueron rebasadas el año pasado, la conexión con Pontevedra o la autovía de O Porriño.

En cuanto al colapso sufrido la pasada semana por el puerto olívico aseguró que, pese a la rápida respuesta de sus responsables, "el problema puede resurgir". De ahí, la necesidad de seguir adelante en la ejecución del plan portuario.

UN REFERENTE INTERNACIONAL

Asimismo, Güell recordó que entre 1995 y 2005, las exportaciones gallegas aumentaron en casi un 250%, mientras que las españolas lo hicieron en un 120%.

Por su parte, el Área Metropolitana de Vigo, registró en los últimos años de la década de los noventa unos índices de crecimiento similares a los de los mercados emergentes hasta convertirse en un referente internacional de los sectores de la automoción, la pesca y el granito. Y todo ello, indicó, "sin las infraestructuras adecuadas".

En cuanto al crecimiento demográfico que ha experimentado Vigo en los últimos 35 años, que ronda el 47%, lamentó que no se hubiera tenido en cuenta la evolución pasada y el potencial futuro del Área Metropolitana, con el fin de adecuar las infraestructuras a las necesidades reales.

En este sentido, invitó a todos los agentes sociales y económicos a hacer de Vigo una urbe "agradable y amable", en la que estén garantizadas la competitividad y el bienestar.