31 de marzo de 2020
17 de marzo de 2008

PSOE y BNG llevan a pleno la designación de un senador por cada fuerza y el PP advierte de que no renuncia al segundo

Los populares se decantan por Fraga y no consuman su amenaza de dividir el grupo en dos, pero estudian llevar el caso a los tribunales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios del PSdeG y del BNG aprobaron hoy llevar al pleno extraordinario del próximo 25 de marzo la designación de un senador por cada fuerza política, en contra de la postura del Grupo Popular, que emitió su voto negativo y advirtió de que no renuncia a lograr el segundo escaño en la Cámara Alta.

En la Xunta de Portavoces que debía ordenar la sesión, los populares expresaron nuevamente su rechazo al sistema pactado por los socios de gobierno, aunque finalmente se decantaron por proponer a Manuel Fraga, en detrimento de otro candidato, Manuel Cabezas.

Así, se votará una lista cerrada, como habitualmente se hace en la Cámara gallega, con los tres nombres --Fraga, Xabier Carro (PSOE) y Xosé Manuel Pérez Bouza (BNG)--. Con todo, los populares se quejaron de que si no proponían un nombre los otros dos grupos dejarían ese puesto en blanco.

Además, los populares avanzaron que el presidente de la formación, Alberto Núñez Feijóo, aprovechará el pleno ordinario que comienza también el 25 de marzo para preguntar al jefe del Ejecutivo gallego, Emilio Pérez Touriño, acerca del proceso seguido para asignar los senadores por designación autonómica.

En cualquier caso, el portavoz del PP, Manuel Ruiz Rivas, reiteró tras la reunión de hoy sus críticas a socialistas y nacionalistas y mantuvo la posibilidad de recurrir a la vía judicial. En este sentido, señaló que los servicios jurídicos del partido están estudiando si esta decisión no va contra la Constitución y contra el Estatuto de Autonomía.

NO SE DIVIDIRÁ EL GRUPO.

Asimismo, añadió que mantienen la petición de reconsideración del acuerdo de la Mesa de la semana pasada, cuando se decidió utilizar el sistema del resto mayor en lugar de la Ley D'Hont, que les daría dos escaños, para definir el reparto.

Sin embargo, admitió que durante Xunta de Portavoces no planteó la posibilidad de dividir el grupo parlamentario en dos para lograr el segundo senador. De este modo, los populares no dieron cumplimiento a la amenaza de su líder, Alberto Núñez Feijóo, de materializar la partición.

Por su parte, PSdeG y BNG se congratularon de que la oposición no ejecutase esa advertencia. "Si se trataba de decirle a Cabezas que preferían a Fraga podían habernos ahorrado tanto toma y daca", ironizó el portavoz nacionalista, Carlos Aymerich.

En esta misma línea, su homólogo socialista, Ismael Rego, interpretó que la "cordura se impuso" y que Feijóo "hace un favor a todos los gallegos" al no dividir el grupo. Además, consideró "lamentable" que el PP organizase un "cortina de humo" para tapar el "único problema" que existía a su juicio, que tenía dos candidatos para un mismo puesto.