13 de diciembre de 2019
25 de junio de 2009

Sánchez Izquierdo anuncia una reducción del 20% de los altos cargos de la CRTVG, con un ahorro de 700.000 euros anuales

Ve "un grave error" disminuir publicidad en los medios públicos por su impacto en las cuentas y por el que causaría en los anunciantes

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director xeral de la Compañía de Radio e Televisión de Galicia (CRTVG), Alfonso Sánchez Izquierdo, anunció hoy una reducción del 20 por ciento de los altos cargos en el ente público, que pasan de 52 a 38, y que conlleva un "ahorro" de más de 700.000 euros anuales "en costes de personal".

Durante su intervención en comisión parlamentaria, desgranó el nuevo organigrama de la compañía, que está orientado hacia "los criterios de austeridad y control del gasto público"; y explicó que tiene una estructura "más horizontal" con el fin de "favorecer" la comunicación interna.

Según apuntó, se trata de establecer una cadena de mando "ágil" y "bien comunicada", con el fin de evitar que se genere "una burocracia innecesaria" que "ralentice o eternice" la toma de decisiones. Además, está basada en los principios de "neutralidad, pluralidad y calidad".

Otro de los puntos que destacó fue la "amplia presencia femenina" en los órganos de dirección como "reconocimiento definitivo de una realidad muy intensa en los medios de comunicación", así como el hecho de que "puede haber modificaciones" en una estructura que "no es perenne". "Tiene un espíritu abierto y flexible", aseguró.

A mayores, reivindicó el papel de los medios públicos gallegos en la "normalización, promoción y proyección exterior" de la lengua y la cultura, así como en la "defensa de la identidad" para lograr "una mayor cohesión territorial". En el ámbito informativo, destacó su importancia para formar "una opinión pública" desde "la pluralidad y la objetividad".

PUBLICIDAD

En cuanto a la posibilidad de reducir la publicidad en los medios públicos gallegos, Sánchez Izquierdo lo consideró "un grave error", no sólo por su repercusión en las cuentas del medio --que en el caso de la TVG alcanzan un 10%--, sino por el "impacto" que causaría en "el sector más dinámico de la economía productiva".

"¿En qué condiciones quedarían las empresas que utilizan la TVG como canal para presentar sus productos?", se preguntó, al tiempo que entendió que se trataría de un "dramático error".

Además, sobre la posibilidad de que los medios públicos dejasen de recibir financiación de las administraciones, opinó que "no es aceptable" que la Televisión Española reciba fondos del Gobierno central y que las autonómicas no lo hagan en sus comunidades. Así, defendió la reforma de la Ley de la CRTVG "mejor antes que después".

Por otra parte, garantizó que las ayudas de la compañía al sector audiovisual gallego "se mantendrán", aunque no como "único centro de financiación", ya que razonó que "no se debe apostar por docenas de proyectos" que generarían "frustración" por ser "inemitibles".

También aseguró que la programación cultural y de debate no se eliminará y que, en caso de que "desaparezca" algún programa, será sustituido por otro "más rentable". Asimismo, señaló que su intención es que la oferta cultural "salga de horarios residuales" para situarse en la franja central.

REAJUSTE PRESUPUESTARIO

Por otra parte, evaluó la gestión del anterior equipo directivo para calificar de "aceptable" la ordinaria. No obstante, en el ámbito de la gestión estratégica, señaló que los déficits de recursos se "acentuaron bastante".

Precisamente por ello, el director xeral de la CRTVG anunció que hoy presentará al consejo de administración de la Compañía un "reajuste" de los presupuestos del ente público del año 2008.

Además, preguntado por el representante del PSdeG en la comisión, José Luis Méndez Romeu, sobre la necesidad de regular la situación de unos 220 trabajadores que se encuentran en situación "precaria", Sánchez Izquierdo reconoció que se trata de "un tema complejo".

De hecho, precisó que en la actualidad están pendientes de resolver 169 demandas de personal temporal; otras 73 de personal de las delegaciones; y que un total de 32 trabajadores fijos están reclamando sus complementos.

DIRECTOR "EVENTUAL"

El portavoz del BNG en el debate fue el ex portavoz nacional y ex vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, quien se estrenó en sede parlamentaria en el nuevo período de sesiones. Aprovechó su intervención para desear a Sánchez Izquierdo que su labor "sea fructífera" y "lo más breve posible".

"Sería un síntoma de que el Gobierno retrocede en su decisión y cumple su compromiso de nombrar al director de la CRTVG por consenso", espetó el diputado nacionalista, al tiempo que lo denominó "director eventual".

En todo caso, se comprometió a "analizarlo por su trabajo" al frente del ente público, aunque le advirtió que "recibe" una televisión líder de audiencias entre las cadenas agrupadas en la Federación de organismos de radio y televisión autonómicos (Forta). "Manténgala", sentenció.

Por su parte, el diputado socialista evidenció también su "malestar" por el "incumplimiento de una promesa" relativa al nombramiento de Sánchez Izquierdo. "No es por su nombramiento, es por la quiebra de la confianza", matizó Romeu.

Coincidió con el nacionalista en que el nuevo director xeral "hereda" una situación "notablemente mejor" que la recibida por el anterior equipo directivo, tanto en cuota de pantalla como en presupuests y endeudamiento.

"TODAS LAS BENDICIONES LEGALES"

Para el diputado popular Agustín Baamonde, Alfonso Sánchez Izquierdo fue "nombrado por el procedimiento legal", por lo que "cuenta con todas las bendiciones legales"; e insistió en que "no tiene tacha" a pesar de que la oposición "no quiera reconocer que hubo consenso".

Así, recordó que hubo "un acuerdo previo" entre el PP y el PSdeG que fue "roto" por parte del secretario xeral socialista, Manuel Vázquez, antes del nombramiento del nuevo director xeral. Respecto al bando nacionalista, admitió "no saber" si fue llamado a negociar, pero le recomendó que "asuma la situación".

"Manejaron negativamente el tema del consenso, al anteponer su escozor por estar en la oposición a su responsabilidad política", recriminó, y vinculó su derrota electoral con que el bipartito "prometió cambios, una vez agotado el proyecto del fraguismo, que ahora tendrá que hacer el PP".

"Optaron por el continuismo y el clientelismo y se repartieron el ente", reprobó, al tiempo que señaló que estas cuestiones "escandalizaron" a los votantes de izquierdas que "esperaban progresismo y modernización". Tras esto, solicitó a Sánchez Izquierdo que no convierta los medios públicos gallegos en "portavoces" del gobierno.