28 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

Sanidade vacuna niñas de 14 años frente al virus del papiloma humano para prevenir en un 70% el cáncer de cuello uterino

El 80% de las mujeres tuvieron contacto con el virus y la tasa de mortalidad del cáncer que provoca es de 2,3 por cada 100.000

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Sanidade comenzará el lunes a vacunar adolescentes de 14 años de edad frente al Virus del Papiloma Humano (VPH), de modo que, con "este extraordinario instrumento de prevención", se podrán prevenir un 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino -cérvix- provocados por esta infección.

Así lo anunció hoy la conselleira del ramo, María José Rubio, en rueda de prensa en Santiago. Además, explicó que durante lo que queda de año se vacunarán 5.121 niñas nacidas a partir del 1 de julio de 1994, a medida que vayan cumpliendo los 14 años, puesto que el riesgo de contraer una infección por VPH es más alto en los primeros años a partir del inicio de las relaciones sexuales.

Con este fin, la Dirección Xeral de Saúde Pública adquirió 78.000 dosis para el período 2008-2010, con una inversión de más de 7,7 millones de euros. Según su titular, Ramón Medina, quien compareció también ante los medios de comunicación, esta vacuna se distribuirá en más de 600 centros de salud, de modo que la cobertura de vacunación se encuentra "entre las más altas de Europa y del mundo".

Medina también elogió el "importante hito" que supone esta incorporación al calendario de vacunaciones, que se está llevando a cabo en toda España, por la "protección" que supone para las mujeres frente a una infección que puede causar un cáncer. También celebró que, actualmente, el calendario gallego es "uno de los más avanzados del mundo", puesto que cuenta con todas las vacunas "eficientes".

A pesar del "avance en la lucha contra el cáncer" que supone esta vacuna, la responsable de la Administración sanitaria gallega advirtió de la "necesidad" de hacerse revisión periódicas cada tres años y de utilizar "protección" en las relaciones sexuales para evitar enfermedades de transmisión sexual (ETS) y embarazos no deseados.

VPH Y CÁNCER DE CÉRVIX

El grupo del VPH contiene más de 100 tipos diferentes y casi la mitad de ellos se transmiten por vía sexual. Además, algunos son de alto riesgo y potencialmente cancerígenos. De hecho, tal y como apuntó Medina, esta infección constituye la ETS más frecuente en la población sexualmente activa.

Aunque la vacuna sólo se administra a niñas de 14 años con la intención de iniciar la prevención antes que la vida sexual, fuentes de Sanidade explicaron a Europa Press que las mujeres sexualmente activas pueden también vacunarse si no padecen la infección. No obstante, puntualizaron que la vacuna se centra en los tipos 16 y 18 del VPH y, por lo tanto, si una mujer padece uno de ellos, quedará protegida frente al otro.

El coste de esta herramienta de prevención, que no está recomendada en mujeres mayores de 26 años de edad, es de unos 470 euros, puesto que se administra, por vía intramuscular, en tres tomas. La segunda se pondrá un mes después de la primera, y la última, a los seis meses.

En cuanto al cáncer cérvico, es el segundo tumor en frecuencia en mujeres en el mundo y, en Galicia, ingresan anualmente en hospitales una media de 369 féminas por esta causa. Además, se calcula que el 80 por ciento de las mujeres sexualmente activas estuvieron en contacto con el virus en algún momento de su vida.

Su mortalidad en la Comunidad gallega es de 50 casos al año, una tasa ajustada a la europea de 2,3 mujeres de cada 100.000; mientras que la edad media de defunción a nivel estatal se sitúa en los 62,5 años de edad.

PREVENCIÓN

La prevención frente a este tipo de cáncer se desarrolla en dos fases, es decir, con la vacuna y con cribados cada tres años, con el fin de lograr una detección precoz de la patología. Se trata, según Rubio, de "apostar por una actuación integral" y, al mismo tiempo, fomentar hábitos sexuales y de vida "saludables".

Esta estrategia de prevención secundaria se realizará en mujeres de entre 20 y 65 años de edad siempre que hayan tenido actividad sexual, mediante una citología, prueba que consiste en la recogida de células superficiales del cuello del útero para comprobar su normalidad.

Por otra parte, Ramón Medina aclaró que la necesidad de realizar una vacunación de recuerdo es "científicamente indescartable", aunque la expectativa de los anticuerpos que contiene prevé "una protección muy largo plazo".