19 de octubre de 2020
25 de septiembre de 2020

La valedora do Pobo insiste en que se regulen los plazos máximos de las listas de espera en el Sergas

La valedora do Pobo insiste en que se regulen los plazos máximos de las listas de espera en el Sergas
La valedora do Pobo, María Dolores Fernández Galiño, presenta en comisión la memoria de la institución de 2019 - PARLAMENTO DE GALICIA (CAPTURA)

La oposición agradece el rumbo tomado por la institución desde la llegada de Fernández Galiño y el PP pide que estudie la ocupación ilegal

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La puesta en marcha de una normativa autonómica que regule los plazos máximos de las listas de espera en el Sergas y que dé amparo a los pacientes que rechazan la opción de ser intervenidos en un centro privado figura de nuevo entre los asuntos que pone sobre la mesa el Valedor do Pobo, cuya titular, María Dolores Fernández Galiño, ha presentado este viernes ante la Cámara gallega el informe anual de la institución.

Fernández Galiño ha acudido a la Comisión de Peticiones para informar a los grupos parlamentarios de las actividades desarrolladas por el Alto Comisionado del Parlamento autonómico a lo largo de 2019. Esta es la segunda ocasión en la que la valedora acude a presentar la memoria anual de la institución, si bien hace un año lo hizo apenas mes y medio después de asumir el cargo, por lo que, tanto en comisión como en su comparecencia ante el pleno, puso el acento en que la memoria que defendía hacía referencia a una etapa anterior.

Este viernes, los grupos de la oposición (BNG y PSdeG), que se habían mostrado muy críticos durante el tiempo de su predecesora Milagros Otero, han aplaudido el rumbo tomado por la institución, a la que el Partido Popular ha pedido que elabore un estudio sobre el "aumento" de la ocupación ilegal de viviendas en Galicia.

La valedora, que inició su intervención con un recuerdo para las víctimas de la pandemia, ha destacado la puesta en marcha a lo largo del pasado año del decálogo con el que se comprometió a dotar a la acción de la defensoría y cuyo análisis corresponde una de las novedades principales del informe de este año.

Con la lucha por la igualdad y el feminismo como "ejes transversales", el Alto Comisionado desarrolló en 2019 actividades en distintos ámbitos articulados en torno a los derechos humanos, como la lucha contra la aporofobia, la protección de menores y mayores, el respaldo a las minorías étnicas, la transparencia de las instituciones, el apoyo a colectivos LGTBI, los derechos lingüísticos de los gallegohablantes o la erradicación de la violencia y el acoso en distintos ámbitos.

Sobre esto último, Fernández Galiño ha señalado la aprobación de un protocolo interno dentro del Valedor para la eliminación del acoso laboral que incorpora la novedad del mediador confidencial, una figura que insta a introducir en todas las organizaciones laborales en aras de "erradicar el cáncer" que, a su juicio, suponen estas situaciones.

En cuanto a los derechos del uso del gallego, el Valedor do Pobo tramitó en 2019 un total de 48 quejas, la mitad de ellas procedentes de A Mesa pola Normalización Lingüística y el Observatorio de Dereitos Lingüísticos. En el 49% de los casos, el expediente se resolvió favorablemente.

Asimismo, en el compromiso con los derechos de jóvenes y mayores, la entidad que preside Fernández Galiño inició un plan de inspección en los centros de estos colectivos que se vio frenado por la pandemia de Covid-19. En este sentido, la valedora ha demandado el compromiso de las instituciones para actuar ante episodios de soledad en la tercera edad, especialmente en sus "consecuencias más devastadoras" como es el fallecimiento sin acompañamiento.

LISTAS DE ESPERA

En números, el 88% de las quejas tramitadas por el Valedor en 2019 correspondieron a la Administración autonómica (10,78% a los ayuntamientos y el 0,37% ayuntamientos) con un peso especial de la "demanda de servicios públicos" relativos a política social, educación o sanidad.

Sobre esto último, y tras reconocer que el Sergas cumple la ley en las patologías de prioridad uno, Fernández Galiño ha vuelto a poner sobre la mesa una demanda ya explicitada en la memoria de la institución del pasado año: la necesidad de contar con una normativa que fije plazos máximos para las listas de espera y que ofrezca alternativas para los pacientes que rechacen acudir a un centro privado en sustitución de uno público. También ha puesto el foco en el incremento de plazas de pediatría, otro de los aspectos que concentró parte de las quejas recibidas el pasado año.

Tras las preguntas de los grupos, se ha comprometido a velar por que las instituciones aboguen por reducir la denominada 'brecha digital' tanto por razones socioeconómicas como geográficas, toda vez que la pandemia ha revelado las desigualdades que existen en el acceso a las nuevas tecnologías por diferencias de renta, edad o localización.

En educación, una de los asuntos que concentró mayor número de quejas en 2019 fue la propaganda que el colectivo 'Hazte Oír' hizo llegar a distintos centros educativos en la que denunciaba lo que denominan como "ideología de género".

En este sentido, después de que PSOE y BNG cuestionasen la razón por la que no figura como investigación cerrada en el informe y responsabilizasen de ello a la Consellería de Educación, la valedora ha afirmado que el expediente está cerrado y que la "demora" se debió a que "se estaba contactando con los directores de los colegios" que supuestamente recibieron estos panfletos.

GRUPOS

Por parte de los grupos, los diputados de PP (Paula Prado), BNG (Daniel Castro) y PSdeG (Isaura Abelairas Rodríguez) han agradecido el trabajo de la institución y han invitado a Fernández Galiño a continuar la senda abierta desde su llegada al Alto Comisionado, especialmente en el combate de la violencia de género.

Con todo, el parlamentario nacionalista Daniel Castro ha mostrado su "preocupación" por el "notable descenso" del número de personas que acudieron al Valedor el pasado año, una caída que, no obstante, el Bloque no liga a que la institución esté "ausente" de las problemáticas de Galicia, sino en "quizás una minusvalorización de la institución y su desconocimiento" en la sociedad.

Así, y tras mostrar su satisfacción por que un tercio de las personas que se comunican con el Valedor lo hagan en gallego y que la procedencia de quejas del ámbito rural esté casi igualada al mundo urbano, Castro ha emplazado a la institución a "actuar de oficio con más fuerza" en asuntos como la violencia machista y el patriarcado, la "vertebración" del territorio a través del transporte público o la protección de los mayores, especialmente los que viven en residencias.

Por su parte, Isaura Ableiras (PSdeG) destacó el "impulso" dado al feminismo dentro de la institución desde la llegada de la actual valedora, a la que ha pedido "contundencia cuando sea necesaria" frente a la violencia machista y los "discursos de odio".

La socialista, que ha señalado que la "mayor parte" de las quejas relativas al mundo laboral proceden de las listas de contratación del Sergas, también se ha detenido en la situación de los mayores, especialmente aquellos que viven solos, un ámbito en el que anima a trabajar a la valedora. "Hagamos lo posible para evitar que mueran solos", ha subrayado.

Por último, la parlamentaria popular, Paula Prado, ha destacado la caída del número de quejas relacionadas con la sanidad y ha pedido al Valedor que "esté pendiente" de los proyectos relacionados con plantas de gestión de residuos, un asunto que, según la diputada, está provocando "muchísima sensibilidad" en las zonas donde se planean instalar.

Además, Prado ha emplazado al Alto Comisionado a estudiar la ocupación ilegal de viviendas en Galicia, que presenta "el mayor incremento" del Estado.

Contador

Para leer más


Lo más leído en Galicia