25 de noviembre de 2020
23 de septiembre de 2006

Vázquez que aceptó su nuevo cargo por "servicio a España" tras la "conflictividad gravísima" entre Ejecutivo e Iglesia

MÉRIDA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, subrayó hoy, con respecto a su propia renuncia a presentarse a la reelección como alcalde de La Coruña, que el propio presidente del Gobierno le habló de la "conflictividad gravísima" que existía entre el Ejecutivo y la Iglesia, y que frente a su deseo de seguir siendo primer edil estaba su "servicio a España", que exigía de él el desempeño de un nuevo cargo.

"He puesto mi granito de arena para ayudar a mejorar algo, como es el respeto a lo que la Iglesia representa, porque la Iglesia no es sólo la fe de miles de españoles sino uno de los pilares de nuestra forma de ser, de nuestra condición de españoles", indicó. En este sentido, afirmó hoy que acuerdos de la importancia del alcanzado para la financiación de la Iglesia por el Estado demuestran que se ha superado la "etapa de desconfianza" que existía entre el Gobierno socialista y esta institución. "Hoy se sabe que hay voluntad de hablar y llegar a acuerdos y entendimientos", dijo.

En declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press, Vázquez indicó que era prioritario alcanzar este acuerdo total en materia de financiación antes de que los Presupuestos Generales del Estado entraran en las Cortes, "para evitar así un debate innecesario"·

"El sistema que había, de presupuestos adicionales a la Iglesia, no era el adecuado -indicó-. Yo defendí el modelo italiano, el mejor que hay en Europa, y que es el que se va a aplicar, que va a aumentar la financiación de la Iglesia Española".

En este sentido, el embajador destacó que no se puede negar la labor de la Iglesia desde el punto de vista social, a la que se refirió como "fundamental" para vertebrar la sociedad española. "La Iglesia tiene derecho a ser retribuida en consonancia con esa ingente labor", indicó, y apuntó que, por ello, su financiación debe ser sostenida mayoritariamente por los creyentes, "pero también por el conjunto del Estado".

Vázquez, que ya hace más de cuatro meses que presentó sus credenciales ante el Papa Benedicto XVI, valoró positivamente su labor ante el Vaticano, que ha servido para "superar tensiones y muchos problemas" que existían entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la Santa Sede. También destacó el papel desempeñado por la vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, como interlocutora con la Iglesia española.

PALABRAS DEL PAPA

Sobre la polémica suscitada por las palabras del Papa sobre el Islam, Vázquez calificó de "manipulación malintencionada" que se interpretara que Benedicto XVI insultó al mundo islámico.

Indicó que el Papa, a quien calificó como el mejor teólogo del Siglo XX, pronunció en la Universidad de Ratisbona un discurso de gran profundidad "que casi nadie leyó en su integridad", en el que hablaba sobre el eterno debate intelectual de las diferencias entere la fe y la razón. "Se saca del contexto una frase, que es una cita, y se dice que el Papa insulta al mundo islámico, lo que es falso", dijo.

Lo que el Papa quiso decir, según Vázquez, es que si la fe se sustenta en la razón, nada hay más contrario a ella que la violencia. La manipulación del discurso papal, a su entender, ha sido utilizada por los extremistas, "que no tienen nada que ver con la mayoría de los musulmanes".

En cuanto a las diferencias entre comunidades islámicas y occidentales, señaló que a países como España llegan muchos inmigrantes de fe musulmana y que sólo algunos de ellos, que son una minoría de exaltados, tratan de socavar nuestro estilo y nuestra forma de vida, "y frente a eso hay que reaccionar y buscar ese diálogo interreligioso, pero con reciprocidad".

RODRÍGUEZ YBARRA

Sobre la renuncia del presidente de la Junta de Extremadura de presentarse a las próximas elecciones autonómicas, Vázquez señaló que su compañero de partido es una persona "responsable" y que se veía con limitaciones por sus problemas cardiacos para afrontar "con pasión" sus responsabilidades al frente de la Junta de Extremadura. "Que nadie haga otra lectura, porque no la hay", indicó.

Con respecto a su propia renuncia a presentarse a la reelección como alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez señaló que el propio presidente del Gobierno le habló de la "conflictividad gravísima" que existía entre el Ejecutivo y la Iglesia, y que frente a su deseo de seguir siendo primer edil estaba su "servicio a España", que exigía de él el desempeño de un nuevo cargo.

"He puesto mi granito de arena para ayudar a mejorar algo, como es el respeto a lo que la Iglesia representa, porque la Iglesia no es sólo la fe de miles de españoles sino uno de los pilares de nuestra forma de ser, de nuestra condición de españoles", indicó.